Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Filosofía   ·   Ética   ·   Chile   ·   Constitución   ·   Poesía   ·   Medio Ambiente   ·   Solidaridad   ·   Filosofía Social   ·   Periodismo   ·   Lectores



¿Liberalismo, Populismo o Alberto?


Inicio > Política Nacional
01/12/2019


236 Visitas



A días del recambio de gobierno el debate económico se sostiene en términos absolutos, del mismo modo que se sostuvo en 2015 y toda la campaña electoral, que se desarrolló durante los cuatro años del último gobierno: populismo o liberalismo.




Los defensores de cada modelo, aunque los populistas no admiten el término y hablen de "popular y distributivo" y los libertarios tampoco admiten rasgos de derecha o que los acusen de neoliberales (término que casi no se sabe para qué se utiliza) y hablen de "trabajo, productividad y mérito", defienden posiciones extremas y no aceptan ninguna instancia o propuesta intermedia. 

Sin contar el debate ideológico y clasista que sostienen, que además de inconducente, por momentos es penoso.

Sin embargo ambos extremos hablan desde el pensamiento mágico, no desde los hechos, que dejan poco margen para posiciones absolutas.

La propuesta de unos es el Estado controlando todo y administrando distribución de riqueza y la de los otros nada de Estado o lo menos posible, bajos impuestos, incluso eliminando el Banco Central.

Es realmente muy dificil encontrar soluciones de consenso, cuando cada propuesta es tan antagónica y extrema.

Soluciones que no encontró CFK en 2011 con el mayor apoyo electoral de la historia reciente y por eso terminó  poniendo un cepo al dólar y llegó de casualidad sin que le explote la economía a 2015. Y soluciones que ni siquiera intentó Macri, que empeoró prácticamente todas las variables, dañó a casi todos los sectores, llevó a la economía a una crisis inédita comparada con anteriores y al mayor endeudamiento de la historia en valores constantes. Pero además también está llegando de casualidad al final de su gobierno, que empezó con una libertad de mercado financiero como si fuera una economía central y debió poner ---otra vez-- sobre el final, un cepo mucho más brutal que el de CFK, propio de economía de frontera.

A Macri lo acusan de neoliberal que hoy es dificil saber qué significa, pero pretenden decir que "favoreció a grupos empresarios y perjudicó al conjunto" cuando en realidad, a grupos empresarios en general también los perjudicó. Incluso podríamos incluir a Bancos sobre todo nacionales que con la presión de los encajes y por absorber el Estado todos los pesos disponibles con las tasas, los dejó sin clientes crediticios, salvo de Tarjetas de Crédito. También perjudicó a todos los sectores industriales, pymes y hasta tecnológicos, a los cuales por inflación, tasas altas, devaluaciones y hasta impuestos a exportaciones que antes no se cobraban, les hizo perder muchísima actividad. Sin contar lo que se desvalorizaron las empresas en términos constantes ---dólares--- incluso las ADRs de  las cuales son accionistas sus más cercanos en algunos casos.

Con Macri solo le fue bien a los sectores especulativos en lo financiero, la mayoría del exterior (los locales a lo sumo van a mantener valor constante de su capital por la inflación acumulada) y a los sectores prebendarios, que en todos los gobiernos les va bien y les aseguran beneficios.

Si a eso se refieren con Neoliberal ---filosofía del economista Alexander Rüstow de 1938, que nada tiene que ver con este modelo---entonces está bien, Macri fue neoliberal.

Si analizamos sintéticamente el modelo Nac&Pop que le adjudican a CFK, hubo algunas leyes como AUH, Moratoria Jubilatoria; Amas de Casa  y Subsidios a la Energía, que tuvieron su lado distributivo y popular. Como también los controles de precios con los programas de Precios Cuidados y el acceso a bienes con Ahora 12 y 18, que también replicó Macri, cuando su pensamiento mágico de cómo iba a bajar la inflación, se le esfumó y debió recurrir a controles y programas. Sin embargo si analizamos cada aspecto y medida, la Moratoria incluyó a muchos sin aportes pero empeoró los ingresos bajos generales. Amas de Casa jubiló a mujeres que habían dedicado su vida al hogar y lo necesitaban, pero también a miles que tenían una posición económica sustentable.

Los Subsidios a la Energía fueron otra supuesta medida de distribución de riqueza, pero se aplicaron  a la oferta ---a Empresas--- no a la demanda -- usuarios--- lo cual funcionó similar al tarifazo de Macri, ya que los empresarios nunca perdieron, es suficiente con ver los Balances de Edesur y Edenor de 2015 para comprobarlo, mientras que todos los argentinos pagaron la diferencia en sus impuestos, los subsidiados y los no subsidiados. 

Los controles de precios y a quienes les dieron el beneficio, fueron otro detalle crucial para dar por tierra cualquier distribución de renta. El "Patriota" como llamaron a Moreno los focalizó en las pocas cadenas de supermercados que controlan gran parte del consumo masivo (hasta el 90% en algunos casos),  en primeras marcas y algunas segundas, pero de las 5 o 6 corporaciones que concentran también la producción. El mismo Moreno decía que prefería controlar a 10 corporaciones y no a más de 800 mil pymes. 

El modelo comercial que piensa CFK  es notorio aún hoy a la distancia, cuando a marcas  menores y de pymes o que no tienen acceso al gran mercado---más allá de ser de calidad o no--- les llama "cuchiflito y pindonga".

Sintetizar el modelo Macri y el modelo Cristina de este modo, deja muchos aspectos importantes afuera, pero sirve para demostrar: cómo los relatos extremos, lograron los mismos resultados o peores, si el modelo económico real no se cambia.

Indudablemente cambiamos un modelo populista con discurso de izquierda o progresista,  por un modelo populista con discurso de derecha y con un intento de ser liberal, pero que no aplicó  para nada al liberalismo.

Lo cierto es que ni CFK ni Macri fueron contra la concentración productiva, comercial, de riqueza, tierras y hasta de estructuras. 

Y no habría que olvidar, lo expuse en la nota anterior:  "Mirarse en el espejo de Chile" que la concentración de riqueza, contrastada con la asfixia a los sectores medios y bajos en sus costos de vida, provocaron esa anarquía interminable en el país vecino.

Las preguntas son inevitables: ¿Cuánto hubiera sido de distinto si los subsidios a la energía eran a la demanda-usuarios y no a la oferta-empresas? ¿Alguien auditó los subsidios a ver si no hubo corrupción por ejemplo en electricidad? Macri claramente no lo iba a hacer, sus socios y amigos Lewis, Caputo y Mindlin fueron los beneficiarios. ¿Cuánto hubiera sido distinto, si los precios cuidados eran a Pymes tanto productoras como comercializadoras y a las corporaciones las obligaban a desinvertir, elegir 1 solo canal de ventas, salir de los centros de las ciudades, ir con las grandes superficies a las autopistas y quitarle incluso impuestos al comercio y producción pyme y no de cadenas para que compitan con las corporaciones? Francia lo hizo hasta con Carrefour que allá es empresa de bandera, haciéndola salir del centro de París y otras ciudades. Como lo hizo EE.UU nada menos que con Windows y Facebook por posiciones dominantes en su rubro, teniendo que vender parte de su negocio a otros. 

No voy a definir con estos ejemplos, ni  Liberalismo o Neoliberalismo  ni Populismo o Popular, más cuando lo dialéctico  hoy es intolerante mientras que la realidad es laxa,  y nadie acepta una definición dialéctica del modelo en el que cree o que cuestiona, aunque en la vida real no exista.

Pero si voy a hacer notar, que ni las economías centrales que podemos ver como más liberales  permiten una concentración, que justamente atente contra la competencia y mucho menos cargas impositivas que presionen más a los que menos tienen. Y también que ni en las economías que se puedan considerar más populares y con mayor intervención del Estado, van contra el mercado que sostiene el crecimiento y la estructura.

¿Un modelo de crecimiento con inclusión y convirtiendo ese tercio de pobres en usuarios y clientes del mercado, no podría ser un punto intermedio y real, entre los extremos? ¿Un equilibrio impositivo, donde paguen más los que hoy menos pagan y haya menos trabas e impuestos a la producción y el consumo, no sería más distributivo?

¿Será Alberto Fernández un intermedio entre los discursos extremos dialécticos? ¿Y llevará a la realidad ese discurso intermedio y pragmático que expresa? 

¿Podrá resistir las críticas de los que se sienten liberales pese a apoyar a Macri que no lo fue, cuando tome alguna medida contra la concentración productiva y comercial?

¿Y podrá resistir las críticas de los propios, si intenta alguna medida liberal que acerque capitales y mayor inversión?

Sin duda los fundamentalismos extremos que encontraron su expresión en el Kirchnerismo y el Macrismo  aunque sea de modo circunstancial, porque ambas tendencias son históricas, en realidad son los que más retrasaron el crecimiento, impidiendo de uno y otro lado un modelo pragmático y distributivo.

En números aproximados haciendo un promedio de CFK y Macri, ya que estos últimos meses vivimos una foto congelada en lo macroeconómico y nadie tiene certezas de nada, nos da datos alarmantes.

Por ejemplo que entre 70% y 74% promedio de la recaudación total del Estado son Impuestos al Consumo y Previsionales (que pagan más sectores medios, medios bajos y pobres) y solo un 25% a 30% dependiendo de cada año, son Impuestos a bienes, riqueza, ganancias y retenciones (que pagan más sectores medios altos, altos y corporativos), si bien es cierto que en muchos años, no actualizar los mínimos de ganancias, hizo crecer el porcentaje y cada vez más trabajadores lo pagan.

Al Campo como se lo engloba a todo el sector cuando es muy distinto entre si, se lo tiene como alto aportante de impuestos y de alguna manera lo es, porque paga todos los impuestos comunes, más retenciones a las exportaciones. Sin embargo hay enormes injusticias dentro del mismo sector y los pequeños o medianos productores son los que más pagan siendo que no llegan a ser el 8% de las exportaciones totales todos sumados y los mayores concentradores, son los que más eluden y evaden, usando incluso mercados de futuros. Pero aún con esas injusticias de las concentradoras de granos, las retenciones totales al sector, no llegan al 10% de la recaudación.

Los impuestos al consumo en el caso de la energía, son los que más crecieron en función de los tarifazos, ya que se aplicaron sobre montos en esos niveles, pero a la vez cada tramo de la energía, desde generación, transporte a distribución todos pagan impuestos nacionales o provinciales, se van sumando en la cadena de valor (o desvalor) y a la vez se suman y terminan en la factura del usuario (que no puede elegir prestador) las tres rentas, de las tres empresas privadas que le hacen llegar el servicio.

¿Es sustentable para los usuarios desde residenciales a productivos o industriales, pagar un acumulado de tres impuestos y tres rentas en su factura de servicios? 

¿Podemos ser competitivos pagando tanto de impuestos y de rentas privadas, cuando la energía es el menor valor de la factura?

¿Opinan que sería populista y estatista o liberal y pro mercado, que todos los tramos de la energía sean estatales y solo paguemos renta para sostener la empresa y reinvertir y no impuestos, para que esto dé mayor competitividad a los usuarios privados? 

¿Cuál es el límite para medidas populistas y estatistas o liberales y pro mercado?

No lo sé, pero es insostenible pagar cerca de 70% de impuestos y renta empresaria en una factura y tan solo 30% de costo de la energía con todo lo que significa producirla.

No sé cuánto de esto que describo ve Alberto Fernández, tampoco sé si es que coincide con mi mirada, y cuánto se animará a cambiar. Pero lo cierto es que de no ir contra los impuestos superpuestos a un mismo servicio o producto, la suma encadenada de rentas e intermediación y la concentración comercial y productiva, va a tener muy pocas posibilidades de ir contra la verdadera causa de la inflación, que probadamente acá no solo es monetarista o por pass through.

Tampoco va a lograr una distribución de la renta aceptable, aunque rompa con posiciones dominantes, si no acerca al menos ese 70% de impuestos que recaen más sobre sectores medios y bajos, contra el 30% de impuestos que pagan (si pagan) los sectores medios altos y corporativos. No digo que sean 50% a 50% que sería lo ideal en el imaginario colectivo, pero impracticable en la realidad, pero sí  algo más cercano.

Por último para cerrar esta nota, quiero desmitificar esa frase que se repite en todos los medios  y carece de sustento. Los 8 millones de trabajadores (personas humanas y jurídicas) registrados, no sostenemos como dicen a 22 millones de cheques que paga el Estado. No voy a entrar en la paradoja de "huevo o gallina" pero lo cierto es que: más de 70% de la recaudación son impuestos al consumo, todos los de ese grupo de 22 millones que tienen algún ingreso del Estado, pagan esos impuestos. Lo demás es simple matemática, 22 millones pagan  más que 8 millones por una cuestión de cantidad.

Si esos 22 millones de cheques que paga el Estado no los siguiera pagando (una utopía total), buena parte de los 8 millones de registrados y los 5 millones de no registrados que trabajan en negro, se quedarían sin empleo.

Desde hace al menos 8 años (con el cepo 2011) los privados sobre todo los más altos en ingresos y las corporaciones, dolarizan todo su excedente y si pueden más y lo sacan del sistema. El único que pone dinero en la calle desde entonces,  es el Estado. Esto lo demuestra con claridad el 52% de capacidad ociosa en la industria, manufactura y comercio. Los privados no invierten (y con razón por las condiciones que existen) ni siquiera para sostener la actividad económica de las inversiones que ya hicieron y más de 45% de esa inversión está inactiva.

No hay derrame de arriba hacía abajo, al contrario: hay dinero que se pone en sectores estatales y abajo en los sectores  más vulnerables y están sosteniendo de este modo, la actividad de los sectores superiores.

¿Es insostenible 22 millones del estado y 5+8 millones privados? Seguro que no lo es, pero para que eso cambie y aumenten los privados aunque no baje el Estado (no haya 2 millones de desocupados y 1,5 de jóvenes desocupados) hay que hacer que los privados inviertan, dejen de dolarizar y sacar del sistema,  y los que lo hicieron, vuelvan a traer esos fondos.

Hay medidas que pueden corregir eso,  como cobrar más impuestos por dinero o capitales en el exterior o fuera del sistema, hoy con las leyes internacionales de origen de fondos y blanqueo, es dificil esconderse. Como también se pueden tomar medida para evitar dolarización de capitales, aquí siempre faltan dólares y sobran pesos.

Los términos de intercambio de comercio exterior son muy  malos, exportamos por 500 dólares la tonelada promedio e importamos por 3000 o más en promedio. Nunca alcanzan los dólares y solo es posible una balanza comercial positiva como sucede hoy en el modelo de Macri, con una actividad económica tanto interna como exportadora en niveles muy bajos. Con solo activar la economía interna, las importaciones ya subirán y el valor de cualquier celular promedio por ejemplo, es equivalente a 1 tonelada de soja. 

Hay que hacer alguna sustitución de importaciones, aunque a los liberales no les guste ninguna de las dos palabras y los populistas crean que podemos hacer todo acá. Ni hacer todo, ni importar bienes menores de China o del mundo.La realidad no está en los extremos, pero los dólares de exportaciones no son suficientes.

Los dólares no alcanzan con nuestros términos de intercambio y el nivel histórico de exportaciones, porque si bien hoy están bajas en los productos que no son del sector agro, aún estando en un nivel promedio más alto, no cubren las necesidades de divisas.

Pero mucho menos alcanzan los dólares si el sector corporativo de producción y comercialización, que es mayoritariamente multinacional, todos los productos de consumo masivo que producen o venden en pesos,  esos precios los forman en dólares y su renta excedente también la dolarizan.

Corporaciones productoras de primeras marcas y Supermercados multinacionales, tienen más del 80% del total del consumo,  y el consumo interno es más de 70% del PBI, o sea, las multinacionales controlan más de 60% del PBI en un calculo aproximado y esa enorme parte de toda la riqueza que genera el país, la piensan en dólares y dolarizan su renta para sacarla del sistema formal.

Es imposible sostener que el 80% del consumo masivo,  los argentinos lo paguen en pesos y la renta de esa comercialización, las empresas multinacionales la conviertan en dólares y demanden esos dólares al mercado local (al BCRA que es el mayor y a veces único oferente), cuando cobraron sus productos en  pesos y pagan salarios y costos internos en pesos.

Es poco común en economistas que además son consultores de esos grandes grupos económicos,  expongan esta realidad  insostenible. Si bien tampoco la exponen los economistas que se alinean al lado popular de la grieta, el propio Moreno prefería esa concentración corporativa de la producción y comercialización para controlar a una pocas corporaciones.

La idea para alguna solución sería:

Ni un liberalismo bobo que omite la concentración económica de la riqueza y  a la vez la pobreza  que tenemos, ni un populismo autoritario disfrazado de popular como fue el kirchnerismo o disfrazado de eficiente y meritorio como fue el Macrismo, ninguno de los dos modelos va a servir para cambiar, este modelo de sociedad y económico.

Y de no cambiar el modelo, Alberto Fernández solo será un nombre más que pase, que quizá mejore algunas condiciones de vida de los más afectados,  pero no va a significar tampoco algo superador,  si no se atreve a cambiar la estructura central del modelo.

La incógnita que se va a comenzar a develar el 10 de diciembre, será ¿liberalismo, populismo o Alberto? Si es que Alberto significa un cambio real.



Etiquetas:   Crisis Económica   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Dólar   ·   Mauricio Macri   ·   Macroeconomía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18864 publicaciones
4747 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora