Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Poesía   ·   Lectura   ·   Pandemia   ·   Automóviles   ·   Tecnología



Medidas que no afectan al bolsillo


Inicio > Economía
01/10/2011

1110 Visitas



Recortes que no afectan al bolsillo.


 

“Vacía tu bolsillo en tu mente, y tu mente llenará tu bolsillo”

Benjamin Franklin. 

 

Con la esperanza de que las mentes de nuestros políticos se afanen en colmar los bolsillos públicos, la ciudadanía se ha visto obligada a asumir que ciertos recortes son inevitables. Lo que no está dispuesta a aceptar es que estas renuncias no vengan acompañadas de mejoras en la eficiencia del sector público.

 

Bolsillo o mente, ¿esa es la cuestión? En mi opinión sí, lo que me lleva a defender que en sanidad, educación, industria, agricultura o cultura, los objetivos públicos deben ser redefinidos y comunicados de forma clara. A este ejercicio ha de seguir un proceso de planificación y de optimización de los recursos. Es decir, conocer qué programas, medidas y acciones cumplen los objetivos, y en qué grado, y cuáles no sirven y es preciso sustituir, por lo que constituyen un campo abonado para los recortes.

 

Sencillo sobre el papel, este proceso de depuración será inútil si no se revisa la tarea de los funcionarios públicos. En el colectivo de mayor seguridad laboral, no puede ser tabú hablar de mejora continua, trabajo por objetivos e indicadores de productividad.

 

Por poner ejemplos en dos sectores concretos de Navarra, y con programasespecíficos:

 

En industria, el futuro pasa por la internacionalización específica, donde los planes han sido demasiado generales y poco dirigidos a conglomerados con potencial (clústeres).Se requiere un análisis más profundo en la identificación de conglomerados clave para el futuro (como fue el de las renovables), y una orientación de los recursos específicamente hacia ellos. No se trata de cerrar el camino a la internacionalización de los demás, sino de poner el énfasis sólo en los conglomerados clave.

 

Por otra parte, urge implantar programas de apoyo a emprendedores y a la innovación, pero no podrán ser iniciados si no se da solución al problema de su crédito financiero, si no llevan aparejados sus propios subprogramas de financiación. El Moderna constituyó un punto de partida, pero se inició en un entorno diferente y debe revisarsea la luz de la coyuntura actual. Quizás ahora abarque mucho y apriete poco, y sea necesario afinar más en qué conglomerados apostar y cuáles deben esperar.

 

En cultura, durante los años de bonanza los recursos se distribuían generosamente, elsignificativo “café para todos”. Pero ahora toca revisar objetivos y valorar qué actividades son de interés general, tienen potencial crecimiento y generación de riqueza, contribuyen a mejorar la educación, el cultivo ciudadano o la imagen exterior. Y apostar por ellas decididamente.

 

Además, se debe hacer uso de instrumentos cuya implantación sea gratuita yproporcionen mayor apoyo y eficiencia al sector cultural. Una nueva ley de patrocinio y mecenazgo, por ejemplo, que incentive la incorporación del sector privado a la “responsabilidad cultural”, constituye un instrumento con el que reforzar el soportecultural y posibilitar un cambio de modelo en el que sectores público y privado vayan de la mano. O la introducción del contrato programa plurianual, que permitiría mejorar la planificación de los agentes culturales, y, hacer más con menos.



La historia enseña que de las crisis se sale trabajando más y mejor. Para poder hacerlo,se necesitan modelos adecuados a las circunstancias actuales. Los utilizados hastaahora se basan en esquemas más propios del siglo XIX que del XXI y este desfase ha generado el incómodo problema de la fuerte segmentación laboral en compartimentos estancos, con muy diferentes realidades. Es precisa una nueva regulación de nuestras relaciones laborales que además incentive la productividad. Pero tampoco sirve el atajo de copiar al pie de la letra regulaciones de otros países, ya que nuestra realidad sociocultural es diferente. No podemos quedarnos ahí. Debemos hacer el ejercicio. Es gratis.

 

En el ámbito internacional, los ciudadanos demandan un futuro en el que los errores los paguen quienes los cometieron. Pero no se vislumbran movimientos en esta línea. La regulación fiscal del sistema financiero internacional no llega. No se ponen en marcha nuevos fondos de garantía, ni nuevas formas de recaudación, pese a que el elenco de instrumentos recaudatorios sea abundante: desde tasas a los agentes financieros (tipo Tobin, o antiespeculación), hasta impuestos de sociedades financieras. Tampoco se ha creado un organismo de supervisión de los mercados financieros. No se pone remedio a la enfermedad, e incluso se duda sobre cómo paliar sus primeros síntomas, como la crisis griega o la de las deudas nacionales.

 

La UE, por sí sola, podría jugar un papel protagonista implantando medidas en su espacio económico, pero por ahora no tiene suficiente entidad ejecutiva frente a la de los estados que la conforman. Probablemente aquí resida el gran recorte; el del bolsillo de nuestras cuotas nacionales de poder. También es gratis. Y tal vez, como aseguraba Franklin, ayude a llenar de nuevo los otros bolsillos.

 





Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22482 publicaciones
5322 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora