Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Poesía   ·   Ciencias   ·   Moralidad   ·   Reseña   ·   Libros



La espera


Inicio > Ciudadanía
29/10/2019

71 Visitas



La espera de futuras novias potenciales es una actividad en la que todos los matices de la misma se manifiestan en el curso de breves minutos, al principio solo hay ansiedad y en todo caso algunas prolijidades menores como la ingestion de pastllas de menta o tratar de verse prolijo en el reflejo de alguna vidriera cercana al lugar de la cita, pero si llega la hora estipulada y la persona no aparece uno comienza a ser dominado por la duda que trae consigo un sin fin de interrogantes. "¿Son en relidad las seis de la tarde? " "¿ Nos habiamos citado a las seis de la tarde?" "¿Era esta la esquina donde debia esperar? " "¿Era hoy la cita?" "¿Habra venido antes que yo y se habra ido? ".


Por lo demas, uno no sabe hacia donde mirar, ¿de que lado vendra?, ¿sera aquella sombra que se acerca a unos casi cien metros?. Por lo general la sombra se va pareciendo menos a la que esperabamos mientras mas cerca esta y se revela definitivamente como desconocida. Cada vez que se detiene un colectivo, inspecionamos a las personas que descienden y mas aun, miramos hacia el interior del vehiculo pensando que no se baja por error o quizas arrepentimiento.



En la vereda de enfrente una señorita esta esperando, ¿sera ella ?, ya son las seis y cuarto, seguramente estara molesta, cruzamos a la carrera solo para comprobar que la señorita es otra descoinocida, pero tambien comprobamos que la avenida es ancha y que no hemos estipulado en que vereda esperaremos. A las seis y veinte ponemos plazo a nuestra dignidad y decidimos irnos a las seis y media, al mismo tiempo vamos desarmando los mecanismos de preparacion de nuestro cuerpo y nuestro espiritu, despues de todo no era tan linda. A las seis y veinticinco no nos molesta tanto cuanto tarda en llegar la señorita , sino cuanto tarda en llegar el reloj a las seis y media. Finalmente ella llega y todo esto se olvida, o se escribe de nuevo bajo una forma de una refinada especie de placer.

Ya en el final, comprobamos que acaso solo ha consistido en una modesta teoria de la desilusion, la experiencia indica que casi siempre ocurre lo deforme, lo dsatinado, lo injusto.



Ante esa comprobacion, algunos tienden a abandonar la espera o a convertirse ellos mismos en agentes del rechazo y la traicion. Presiento oscuramente desde aca que las almas nobles tienden a desarrollar un sistema de afectos, dignidades e inteligencias que funcionan aun sabiendo la inutilidad de sus esfuerzos.

Etiquetas:   Amor   ·   Sociedad Civil

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18774 publicaciones
4733 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora