Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Economía   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Cultura   ·   Cine   ·   Crisis Económica



Burdo examen al Estado español


Inicio > Política Nacional
29/09/2019

190 Visitas








Si considerásemos el Estado español como un ente con raciocinio y, por ende, con capacidad crítica suficiente como para realizar valoraciones, ¿qué nota nos pondría? O mejor aún, si existiesen aquellos seres audaces y curiosos, con rostros poco comunes y voces distorsionadas que la literatura francesa, junto con la filmografía estadounidense, han dado en llamar alienígenas, ¿qué análisis les merecería nuestro dúctil Estado?

Vivimos en una sociedad dicotómica, solemos plantearnos nuestros problemas con soluciones muy dispares, o blanco o negro, y nos aventuramos apresuradamente a enraizar litigios ético-morales con aquellos que no comparten nuestra opinión. A su vez, nuestra visión cortoplacista nubla nuestros valores. Queremos lo mejor para nuestros hijos y generaciones futuras, pero les dejamos en herencia un mundo en bancarrota, que refrenda la afirmación de que somos seres racionales, no sé hasta qué punto morales. Y, por último, pero no menos importante, buscamos una vida apacible y en conjunto, donde cohabiten los valores de la solidaridad y generosidad, pero lo dejamos en manos de partidos políticos sin una idiosincrasia clara y hemiciclos de oropel.

Este breve análisis no conoce las fronteras y es por tanto aplicable a cualquier país, siendo España, nuestro objeto de estudio, un paradigmático ejemplo de lo que no se debe hacer. Nos quejamos por gusto, utilizando como fuente principal de nuestra argumentación épocas pasadas o sistemas económicos diversos, donde el bienestar social es mejor, o peor, en función de la vertiente ideológica que caracterice al individuo en cuestión. Nos asomamos al abismo de la ofensa continua, del humor con límites, del alza de las vocales neutras, de la opinión con censura y de la condescendencia absurda por no lidiar con líderes fanfarrones y altaneros que no dudan en colgarse la medalla del progresismo en cuanto tienen ocasión. Todos sus discursos, eso sí, son pronunciados en un perfecto politiqués, es decir, hablar mucho y no decir nada. Nos equivocamos si buscamos las respuestas a nuestros problemas en debates vacuos en torno a propuestas ficticias.

¿La solución? No la sé. ¿La nota? Insuficiente, nos vemos en la recuperación del 10 de noviembre. ¿Los alienígenas? Por favor, venid pronto.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18551 publicaciones
4698 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora