Desvaríos de Izquierda ‘Hundida’

Lo que es aportar algo coherente, nunca lo ha hecho este tipo de izquierda radical, adocenada, encorsetada, rancia y cavernícola.

 

.
El coordinador federal de Izquierda 'Hundida', Cayo Lara, se ha vuelto a 'columpiar' políticamente al intentar explicar que el adelanto de las elecciones al 20 de noviembre "no resuelve para nada los problemas de España". Seguramente con lo de no resolver los problemas de España ha acertado pero no así con lo demás. Bien es verdad que es el camino necesario para iniciar la confianza y la recuperación. Ya lo ven, hasta en eso está dispuesta Izquierda ‘Hundida’ a condenar a la clase trabajadora.

¡Menuda desorientación tiene en sus filas ese tipo de izquierda! Su ocasional líder puede hacerles más daño que un nublado de verano. Lo cual tampoco es de extrañar  pues, si hay una formación  política que va contra corriente y que no puede entender los problemas de los ciudadanos, esa Izquierda 'Hundida'; una izquierda radical que igual aspira a acabar de destrozar a España como a 'condenar' a la clase trabajadora. Pero lo que es aportar algo coherente, desde mi punto de vista nunca lo ha hecho este tipo de izquierda encorsetada, rancia y cavernaria. Y nunca lo hará porque se basa en lo que se conoce en el mundo de periodismo como: formación de ‘colmillo retorcido’.

Otra de sus gracietas ha sido la de calificar al candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, de "velocista imprudente". Sin saber de qué habla, acusa a Pérez Rubalcaba de presionar a Zapatero para adelantar las elecciones. La única explicación a la carta de sandeces del presunto líder de Izquierda 'Hundida' es que se encuentre desconcertada la formación para afrontar unas elecciones repentinas. Su falta de planificación pone de manifiesto que estamos ante una formación política sin orientación ni perspectivas ni programa coherente. Y lo que es más grave: muy cerca del programa 'perroflauta'.

La contradicción de Izquierda 'Hundida' vuelve a salir a flote al incidir en que la credibilidad de Rodríguez Zapatero hace aguas por todas partes, sobre todo porque ha accedido a las presiones de RbCb. ¿En qué quedamos? Ni resuelve nada la convocatoria electoral ni tiene credibilidad Zapatero. ¿Entonces? Pues muy sencillo: estamos ante la indefinición del comunismo insensato y ex temporáneo, por no decir trasnochado y turbulento. Hay hombres y formaciones políticas --decía Abraham Lincolm-- que nunca han encontrado una definición para la palabra libertad. Y por lo que comprobamos, algunas personas y algunas formaciones jamás han encontrado ni encontrarán  su definición ni su palabra ni la idea de libertad.

El colmo de la insensatez y del desvarío de su líder ha sido afirmar que su formación "está preparada y lista para afrontar este nuevo reto". Se supone, como dicen algunos de sus ex militantes, que adoptarán y adaptarán el programa de los "indignantes". Ya decía William James que el arte de ser sabio consiste en saber a qué se le puede hacer la vista gorda. Pues eso. No es precisa más o mayor información.

Jesús Salamanca Alonso

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales