Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Chile   ·   Poesía   ·   Novela   ·   Razonamiento   ·   Fondos de Pensiones



Cómo abordar los trámites de un funeral


Inicio > Empresas
13/08/2019


104 Visitas



Cuando abordamos los trámites económicos y burocráticos de la preparación de un funeral, nuestra ansiedad se acaba desbordando, y más aún, si somos familiares o amigos cercanos de la persona que acaba de fallecer. Un funeral no es una boda, no la celebramos por gusto y por propia voluntad, y con ello, no celebramos la vida, ni una etapa bonita y con futuro de nuestra existencia. Es una despedida, muchas veces una que viene sin avisar, y abarcar nosotros solos todo el trabajo de hacer cuentas y organizar un ritual, que no es una fiesta, puede venirnos grande, por mucho que sepamos exactamente qué tipo de coronas funerarias queremos comprar.


Por esa razón, no solo es sensato y necesario repartirnos el trabajo con los demás miembros de nuestra familia y con quien desee ayudar, sino en sí, con la empresa funeraria a la que decidamos contratar. Tanto en lo referente a las flores de tanatorio como en materia de entierros, alquiler de nichos en cementerios concretos, invitaciones, ataúdes, misas u otros ritos religiosos, las funerarias son, literalmente, nuestras compañeras en ese trance. Muchas de ellas ofrecen un asesoramiento completo a familias o personas individuales, de modo que, hemos de saber delegar en ellas.

Eso sí, y como hemos mencionado al principio, existen los trámites burocráticos. Por desgracia, en el sistema en el que vivimos una funeraria sigue siendo una empresa, y por lo tal, existen contratos, cláusulas legales y otro tipo de compromisos que hay que firmar literalmente. Si no nos sentimos con fuerzas para, por ejemplo, revisar el papeleo relativo al envío correcto de las flores del tanatorio de La Paz al lugar y a la fecha correcta, deberíamos dejar esa labor para otra persona en la que confiemos y a la que la pérdida no haya afectado tanto como a nosotros. Por ejemplo, un amigo.

Lo importante, al final, es que todo salga bien y podamos afrontar el trance lo más rápido posible. Si todo sale bien, si el funeral es apropiado, el proceso del duelo será un poco más llevadero. Ya de por sí es difícil, pero puede serlo menos.

 



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18846 publicaciones
4744 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora