Menosprecio a la ciudadanía.

Como sus compañeros socialistas en otras ocasiones, Óscar López tiene miedo a quedarse en Castilla y León. Sabe que no tiene nada que hacer y que el futuro para el socialismo lo pintan crudo, negro y revuelto. Tan pronto como se abra de nuevo el 11-M y se conozcan las actas de las reuniones con los asesinos de ETA, la cúpula de Interior no va a tener donde esconderse. Y también a eso tienen miedo los políticos socialistas de segunda y tercera fila, como es el caso del tal López, advenedizo líder de los socialistas en las Cortes de Castilla y León.

 

. Sabe que no tiene nada que hacer y que el futuro para el socialismo lo pintan crudo, negro y revuelto. Tan pronto como se abra de nuevo el 11-M y se conozcan las actas de las reuniones con los asesinos de ETA, la cúpula de Interior no va a tener donde esconderse. Y también a eso tienen miedo los políticos socialistas de segunda y tercera fila, como es el caso del tal López, advenedizo líder de los socialistas en las Cortes de Castilla y León.
Lo que ha hecho ‘el señorito’, Óscar López,  es como hacer la peineta a los ciudadanos de Castilla y León. Es una traición más del socialismo a esta tierra, se mire por donde se mire; además de un claro gesto de desprecio a sus votantes. León y Castilla tienen entidad, empaque, categoría, dignidad y necesidades suficientes como para dedicarse a ellas en cuerpo y alma. Por eso mismo, la actitud del tal López, don Óscar, es una ‘pedorreta’ en toda regla. ¡Aquí  le esperamos para recordárselo periódicamente y en la próxima campaña electoral! Óscar López reverencia el sueldo del senado y se mofa de la ciudadanía castellano-leonesa. Nadie le ha explicado aún que “cuando hacemos la reverencia a alguien, damos siempre la espalda a otro”.

Antes que él, otros socialistas traicionaron a la ciudadanía de esta humilde tierra. Si bien se pasaron las campañas electorales acusando a los populares de estar de paso, y de estar deseando de marcharse a Madrid, fueron ellos quienes demostraron un alto grado de ruindad. Por lo visto, los sociatas se van en cuanto no ganan. Ya se les ha visto el plumero en varias ocasiones; por eso no ganan ni ganarán en Castilla y León; el socialismo en Castilla hace tiempo que perdió  el oremus, la dignidad y el saber estar; de ahí que no encuentre más ’líder’ que aquel  a quien se obliga a figurar como cabecera electoral en cada convocatoria. Han demostrado ser una casta descontrolada  y un clan de aprovechados sin límite. ¿Creen que son insultos? Pues no, son simples adjetivos aunque merecen dureza y desprecio por su reiterada actitud.

No hay más que recordar a Ángel Villalba, ex líder del PSOE-CyL,  acusando al alcalde de Valladolid porque su hijo había optado a una vivienda de Protección Oficial y, en vísperas de las elecciones autonómicas, se descubrió que la hija de Villalba tenía otra y que a día de hoy aún no ha devuelto, cosa que sí hizo el vástago del alcalde pucelano. ¡Para miccionar y no echar ni gota! Ni que decir tiene que el tal Villalba desapareció de la política regional. También se puede recordar a Soraya Rodríguez, secretaria de Estado de Cooperación internacional,  quien se hartó  de anunciar que Juan Vicente Herrera  se marcharía a media legislatura y… ahí le tienen aún, sumando votos a su partido y dando prebendas a sus ‘huestes’ castellanas y leonesas. Todo hay que decirlo.

Óscar López ha anunciado que renunciará a su sueldo como portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes para cobrar como senador; pero lo que no ha dicho es que un sueldo es incompatible con otro, por lo que ha quedado otra vez como mentiroso. ¡Otro ‘Vendeburras’ como Zapatero!  Él sabe que no quería venir a Castilla y León y aún debe recordar el miedo que confesó a ‘Pepiño’  Blanco en su día. Está aquí por presión y nada más, pese a que él pone a las cosas el color que le interesa, conviene o procede en cada momento.

Y gracias a Dios que no ha ganado las elecciones porque, de lo contrario, Castilla y León hubieran sufrido lo que no está escrito. Hay que tener en cuenta ese dato. Poco más hay que decir, salvo que el Senado se lo premie y los castellanos y leoneses se lo demanden. ¡Que lo harán, no lo duden!

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales