Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Poesía   ·   Chile   ·   Filosofía Social   ·   Novela   ·   Consumismo



Tres consejos a la Corte Nacional de Justicia


Inicio > Derecho
19/07/2019


2382 Visitas



Budapest, 19 de julio de 2019


 Distinguidos magistrados y magistradas

Corte Nacional de Justicia

Quito, Ecuador

 

De mi consideración,

 

Me permito remitirles esta carta abierta en vista del proceso de evaluación al que ustedes están sometidos ante la Consejo de la Judicatura (CJ). Me tomo el atrevimiento de hacerles tres consejos no pedidos: (1) saber que van a ser destituidos, (2) dar batalla, y (3) salir por la puerta grande.

(1)   Saber que van a ser destituidos. La evaluación a la que ustedes están sometidos está diseñada para destituirlos. El Reglamento para su evaluación, aprobado por el CJ el 19 de febrero de 2019, contiene escuetos criterios, entre los que resaltan los criterios de “legitimidad y transparencia”, que además de violentar el principio de legalidad, deja en manos del Comité Evaluador la tarea de interpretarlos a su entera discreción. Adicionalmente, ustedes deben obtener al menos 80 de 100 puntos, puntaje que, además de no estar previsto en la ley, se contradice con el puntaje que otras autoridades públicas obtuvieron cuando fueron designadas. Basta señalar el caso de la actual Fiscal General, quien obtuvo la peor nota (10 puntos de 20) en la única prueba objetiva que realizó. Aunado a ello, nuestra legislación no prevé la conformación de “comités” de evaluación, pero ustedes serán evaluados por un comité creado ad hoc por el CJ. Ya se ha hecho público el nombre de los integrantes de ese comité, y debo reconocer que un nombre me ha llamado mucho la atención. Se trata de un individuo que además de ser presidente de un gremio de abogados, es sub-decano de una facultad de Derecho, fue parte del proceso de nombramiento de la actual Corte Constitucional, denunció penalmente a los actuales miembros del Consejo de Participación Ciudadana y ahora los evaluará a ustedes. Está en todas partes. Sabe de todo. Me recuerda a la publicidad que hace años circulaba en el país cuyo eslogan era: “Trópico seco ¡Va con todo!” El CJ pretende disfrazar el proceso de evaluación con un manto de legitimidad, cuando el único objetivo es removerlos a ustedes de sus cargos. Todos sabemos eso. Lo saben la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría que en rueda de prensa exigieron que ustedes sean evaluados cuando una de sus salas detuvo las pretensiones de la Fiscal de mantener encarcelado a un perseguido político. Lo saben los medios de comunicación que cuando hablan de ustedes no hacen un recuento de sus carreras profesionales o académicas, sino de los fallos que ustedes han dado a favor o en contra del “correismo”. El país ya vivió una cacería de brujas por parte del Consejo de Participación Transitorio. Ustedes se salvaron por el simple hecho de la fuente de su  nombramiento. Ahora que los transitorios se tomaron el CJ, siguen ustedes. Saber que van a ser destituidos les da, paradójicamente, un poder que otras autoridades no tuvieron. Sobre eso tratan mis dos siguientes consejos.

 

(2)   Den batalla.  No se queden de brazos cruzados mirando cómo el CJ continúa con su ilegal proceso de evaluación. Yo sé que la Presidenta de la CNJ protestó públicamente por este proceso. Pero protestar no es suficiente. Dar entrevistas a los medios no es suficiente. Que personas como yo no quejemos en las redes sociales, no es suficiente. Se requiere que ustedes empiecen a judicializar y a denunciar todas estas arbitrariedades. Den batalla. Hagan uso de todos los recursos legales y constitucionales que tienen a su alcance. Probablemente pierdan todos esos recursos, como los han perdido muchos de los perseguidos políticos, pero con ello agotarán la vía interna para luego demandar al Estado ante las cortes internacionales. Además, no es necesario esperar a que los destituyan. Desde ya pueden hacer uso de las vías que el derecho internacional les otorga. Denuncien el proceso de evaluación y todas las injerencias en la independencia judicial ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Pidan una audiencia pública. Soliciten que el Sistema Interamericano dicte medidas de protección a su favor. Acudan ante el Relator de las Naciones Unidas sobre la Independencia de Magistrados y Abogados. No hay nadie mejor que los pueda defender que ustedes mismos. Aprendan del pasado. Miren como las autoridades públicas fueron destituidas por los transitorios y no hicieron nada para prevenirlo. Lo peor que pueden hacer es no hacer nada.

 

(3)   Salgan por la puerta grande. No traten de complacer a sus evaluadores o a la opinión pública con miras a conservar sus puestos. Eso no es ni legal ni ético, pero tampoco les dará resultados. Miren el vergonzoso accionar del ex Presidente de la Corte Constitucional, Alfredo Ruiz, quien suspendió la sesión del Pleno de la Corte, una vez que el Presidente Moreno remitió al CNE los decretos ejecutivos que convocaban a la consulta popular de 2018. Miren como la antigua Corte Constitucional se dedicó a emitir sentencias en casos “polémicos”, tirando abajo incluso las enmiendas constitucionales del 2015. Esa actitud sumisa y complaciente a los deseos del Presidente Moreno, de los transitorios y de la prensa mercantil no les valió para nada. Todos ellos, incluido Alfredo Ruiz, fueron destituidos. Miren también el caso del CNE cesado y de su Presidenta, Nubia Villacís. Ellos dieron luz verde a la consulta de 2019, cuando debieron haber exigido al Presidente Moreno que espere al dictamen de la Corte Constitucional. Villacís incluso apareció en los medios de comunicación afirmando tajantemente que “nada ni nadie podía parar la consulta” ¿De qué les sirvió eso? ¡De nada! Villacís y sus colegas fueron destituidos. Comportamientos como ese no solo que son ilegales y antiéticos, sino que son inútiles para proteger sus cargos. La forma legal y ética es la que menciono en el punto (2) arriba. Den batalla a nivel nacional e internacional. No se sometan al poder. Ahora que saben que van a ser destituidos, salgan por la puerta grande y no por la ventana, como salieron los ex jueces de la Corte Constitucional y los ex consejeros del CNE. Salir por la puerta grande significa mantener hasta el último día su independencia. Liberen a los presos políticos injustamente detenidos y sin pruebas en su contra. Archiven las causas que reposan en sus despachos que no son otra cosa que persecución política. Cumplan su tarea de contrapoder frente a las arbitrariedades del Ejecutivo y del Legislativo. Devuelvan un poco de institucionalidad al país. Devuelvan un poco de tranquilidad a todas esas familias que tienen seres queridos encarcelados o asilados en el exterior. Juzguen conforme a derecho y no conforme a los titulares en los medios de comunicación. Salir con la frente en alto es hacer bien su trabajo. Que el país los recuerde como jueces y juezas valientes, y no como los pusilánimes de Alfredo Ruiz y Nubia Villacís.

Aprovecho la presente para remitirles mis muestras de la más alta consideración.

 

Oswaldo R. Ruiz Chiriboga

Department of Legal Studies

Central European University

Budapest - Hungary

 

 

Fuente de la fotografía.



Etiquetas:   Ecuador

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18856 publicaciones
4745 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora