Fracaso escolar temprano.

 

. Así lo ha manifestado el Consejo Escolar del Estado ante la evolución negativa de las tasas de idoneidad y el fracaso escolar prematuro. Una clara muestra es el aterrizaje de un importante volumen de alumnado que desconoce las estructuras básicas de la lectura, la escritura y el cálculo en los centros de educación de personas adultas; sobre todo con motivo de la crisis laboral a la que nos ha conducido la reiterada dejadez e incompetencia de los Gobiernos de  Rodríguez Zapatero.

No es ninguna sorpresa si decimos que los porcentajes de titulación en secundaria obligatoria son muy inferiores a los de la Unión Europea. A ello hay que añadir la fuerte desigualdad existente entre las comunidades autónomas, donde las competencias básicas se quedan muy por debajo de la media en comunidades como Cataluña o Andalucía, en tanto que Navarra, Rioja o Castilla y León están muy por encima de la media española.

Dada esa situación, el Consejo Escolar del Estado ha instado a las Administraciones educativas autonómicas a superar tal realidad, así como a promover la cultura del sacrificio, el esfuerzo y el espíritu emprendedor. No ha dudado en aconsejar la continuidad de la atención a la diversidad y a potenciar actividades tendentes a superar las dificultades de aprendizaje; para ello establece como muy positivos los desdobles de grupos y los refuerzos de las áreas instrumentales, además de la orientación y el apoyo.

Algunas comunidades autónomas pasan olímpicamente de los que diga el Consejo Escolar y así les cubre el pelo; sobre todo porque los Consejos escolares de las autonomías son una figura decorativa claramente inservible y desconocedora de la realidad del sistema educativo, más preocupados de atesorar  dietas y de figurar que de ser rentables al sistema. De ello damos fe a diario desde su regulación y constitución, tal y como hemos denunciado reiteradamente en diversos medios de comunicación.

El colmo de algunas comunidades llega hasta el punto de ignorar cuanto les rodea. Comunidades como Castilla y León desprecian una y otra vez las resoluciones del Procurador del Común, no solo en temas educativos sino en cualquier ámbito; ahí tienen el silencio habido en la provincia de Ávila en cuestiones referidas al medio ambiente. Aún tenemos muchos políticos y cargos de libre designación que trabajan a piñón fijo y pensando en las elecciones autonómicas, así como en renovar su puesto de trabajo 'sine die'; sobre todo nos referimos a los cargos ‘de partido’; pero ha quedado suficientemente demostrado que consideran a la ciudadanía como su enemigo natural. Hay muchas pruebas que demuestran la falta de rigor con la que trabajan las distintas Consejerías en Castilla y León, desde los propios presupuestos generales como ha demostrado la oposición socialista hasta la dejadez en temas educativos,  como se viene observando a lo largo de las dos últimas legislaturas.

El Consejo Escolar, sabedor de la dejadez  que muestran  algunas comunidades, ha propuesto la elaboración de un Plan de Actuación Urgente y Generalizado. Con él pretende que tras las propuestas de la Mesa sectorial, se aborden los problemas en el seno de la Conferencia Sectorial de Educación. Se trata ante todo de hacer realidad la equidad educativa a la que se alude en el Título II de la LOE.

Tampoco hay que olvidar toda la batería de medidas de compensación educativa que son necesarias en los centros educativos. Pero, como de costumbre, el Consejo Escolar se suele olvidar de los centros de educación de personas adultas que, como consecuencia de la crisis, reciben alumnado que abandonaron muy temprano la educación obligatoria.

Sorprende que un importante volumen del alumnado que acude a los centros de EPA, tras seis años de primaria y cuatro de secundaria, apenas sepa leer y escribir, no saben restar, desconocen la tabla de multiplicar y no entienden lo que silabean (a veces, leer son palabras mayores). A pesar de ello, alguna Dirección Provincial de Educación de Castilla y León se empeña en ir contra la calidad de enseñanza de los centros públicos específicos de educación de adultos, ocupándose de auténticas insensateces como la impartición por uno o más profesores/as de una u otra forma de los ámbitos educativos de la educación secundaria para adultos, mientras se desentienden de la realidad y del sacrificio de los docentes, además de desconocer y atentar contra la independencia organizativa de los centros. A ello contribuyen, en gran medida, el mal asesoramiento que reciben algunos titulares de los servicios periféricos y el pleno desconocimiento de la realidad existente en ese tipo de centros.

Jesús Salamanca Alonso

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales