¿Por qué quiere Pablo Iglesias el gobierno de coalición?



La misma noche electoral del 28 de abril, Pablo Iglesias ya anunció que plantearía a Pedro Sánchez la formación de un gobierno de coalición. Dijo también que conseguir este objetivo llevaría mucho tiempo -pidió a los ciudadanos que fueran “pacientes”- toca trabajar mucho, afirmó, y tener “mucha discreción”. Parece evidente que la decisión de plantear este posible gobierno de coalición con el PSOE, no la tomó Iglesias esa misma noche, sino que más bien era una estrategia y una decisión madurada por la dirección de Podemos, incluso antes de celebrarse las elecciones generales.


. Dijo también que conseguir este objetivo llevaría mucho tiempo -pidió a los ciudadanos que fueran “pacientes”- toca trabajar mucho, afirmó, y tener “mucha discreción”. Parece evidente que la decisión de plantear este posible gobierno de coalición con el PSOE, no la tomó Iglesias esa misma noche, sino que más bien era una estrategia y una decisión madurada por la dirección de Podemos, incluso antes de celebrarse las elecciones generales.
Pero vayamos a los motivos por los que la formación morada se empeña en formar parte del gobierno de Pedro Sánchez. Las razones son fáciles de entender. Podemos sufrió el 28 de abril un auténtico descalabro, pasó de los 71 escaños que obtuvo en las elecciones de 2016, a los 42 conseguidos en esta ocasión. Es decir, Unidas Podemos perdía nada menos que 29 escaños. La explicación podemos encontrarla en la crisis interna con la que llegaron a estas elecciones motivada por la decisión de Íñigo Errejón de crear la plataforma Mas Madrid. A esto se añade la salida de otros miembros de la dirección de Podemos como Luis Alegre y Pablo Bustinduy. Además, habría que valorar la influencia que haya podido tener la baja paternal de Pablo Iglesias, que le ha mantenido alejado de la actividad política varios meses. Con esta situación Pablo Iglesias es consciente de que la única posibilidad que tiene de remontar el vuelo electoral en las siguientes citas ante las urnas, es ofrecer a su electorado algo tan importante como formar parte del gobierno de España y atribuirse, por este motivo, buena parte de las políticas que se lleven a cabo desde el ejecutivo. Parece evidente que no es lo mismo apoyar a un gobierno y negociar determinadas políticas sociales, que formar parte de el e intervenir directamente en la toma de decisiones. Por otra parte, si Pablo Iglesias consigue este objetivo, se olvidaría su fracaso en las elecciones del 28 de abril y solo se valoraría como gran triunfo su entrada en el gobierno. Desde luego no habría forma mejor de rentabilizar sus 42 diputados. Esta y no otra es la razón del empeño de Unidas Podemos de formar parte del gobierno.

Pablo Iglesias ha amenazado con no apoyar la investidura de Pedro Sánchez si no se acepta el gobierno de coalición, y el PSOE, en boca de varios ministros, ha dicho ya que no habrá segunda oportunidad en septiembre. Es decir, que si Sánchez no gana la investidura en la sesión que se celebrará, probablemente, en la primera quincena de julio, no habrá otra oportunidad en septiembre -opción en la que confía Pablo Iglesias- directamente habrá convocatoria de nuevas elecciones. Esperemos que esto no ocurra, pero de ser así, sería la segunda vez en la que Pablo Iglesias impide la investidura de un presidente socialista y sin duda los electores le pasarán factura ante las urnas. Atentos

@rsanchezsa






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales