Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Bitcoin   ·   Criptomonedas   ·   Escritores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Quintana Roo   ·   Política



Fauna Periodística (IV)


Inicio > Comunicación
25/09/2011

1372 Visitas



Es el estadio uno, la primera fase, el nivel más bajo. Suele llevar consigo una mezcla de miedo a lo desconocido, expectación y ganas de hacer no se sabe muy bien el qué. Llegan a las redacciones en verano, se cruzan a la puerta de los medios de comunicación con quienes abandonan su puesto en busca de unas vacaciones que pongan tierra de por medio con el día a día y el agobio de la actualidad (aviso: no hay distancia suficiente). Son los becarios, seres anodinos con los que lidiar, y a los que enseñar una profesión que ni siquiera los que más tiempo llevan en ella saben dominar a la perfección.


 

Llevo poco tiempo en el mundo del periodismo, pero ha sido suficiente como para observar una evolución negativa en la disposición de los becarios hacia sus tareas. Es cierto que cubren de forma gratuita el puesto de un informador profesional; que echan horas en redacción igual que lo hace el asalariado de turno; que se les exige la misma disposición y, de forma errónea, el mismo conocimiento de la actualidad que a cualquier otro periodista de plantilla. Pero… ¿no consiste en eso hacer prácticas? Recuerdo la primera vez que llegué a una redacción: todo era nuevo y desconocido, y todo me daba miedo. Hasta la chica del tiempo me imponía. El primer día, con suerte, tomabas contacto con las ruedas de prensa, los micrófonos, los canutazos y las tomas de sonido acompañada de un periodista experimentado. Pero a partir de ahí, lo demás corría de tu cuenta.

 

Echabas horas como la que más, demostrabas capacidad de aprendizaje, te callabas con lo que te había parecido –e incluso había sonado- a falta de respeto, colaborabas, grababas, editabas y locutabas con ganas y sabiendo que te encontrabas allá donde querías estar y haciendo lo que siempre soñaste hacer.





Pero el cuento ha cambiado un poco. Los chicos de ahora, los jóvenes estudiantes de periodismo, por lo general, han olvidado que de ese trabajo desagradecido, silencioso, gratuito y lleno de sinsabores (poniéndonos en el peor de los casos) puede nacer un puesto de trabajo. Ya no acuden con ganas de aprender; muy al contrario, llegan con ansias de imponerse en un trabajo que, en muchas ocasiones, tiene más de experiencia que de redacción brillante. Me he encontrado con chicos a los que les molesta trabajar, que no aceptan las críticas, que se niegan a aprender. Y es tan fácil como abrir los ojos y los oídos a todo lo que les rodea. He visto a becarios pedir dos semanas de vacaciones, cuando para servidora pedir un par de días era casi una misión imposible. Quieren seguir disfrutando de esos veranos de tres meses sin darse cuenta que al salir del instituto habían renunciado implícitamente a sus 90 días de sol y atontamiento. Llevan a rajatabla la ley del mínimo esfuerzo, olvidando que sus nombres quedarán íntimamente ligados a la sensación que dejen a su alrededor. Dicho de otra forma: si no haces nada, serás el vago; si no hablas, el raro; si tu máxima obsesión es lucir modelito y tacones, la pija. Pero si trabajas, te esfuerzas, aprendes y das el cien por cien, incluso en ese trabajo al que nunca volverías… puede que seas la persona a la que llamar en caso de vacante.





Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Carlos Cazurro, Hay muchas cosas que nunca entendí de lo de ser becario y que supongo que me hicieron parecer tonto en su día. De entrada no entiendo que se fomente la competencia voraz entre compañeros para conseguir unas prácticas, ni que se te exija el mismo nivel de rendimiento y conocimiento que a un profesional 'formado' pero de gratis y mirándote por encima del hombro cuando entras en la redacción. Tampoco entendí esa especie de síndrome de Estocolmo (corporativismo) con la que acaban muchos de los becarios creyéndose parte de algo cuando terminan sus prácticas...

No entendí muchas cosas en su día del tema de las prácticas. Por eso hice las que tenía que hacer para sacarme los créditos pertinentes y no repetí.

Las cosas sí han cambiado... a peor. Estamos metidos de lleno en una revisión del cuento de los altramuces. Ahora se juega con el "¿No quieres ponerte en pompa de gratis? Puedes irte, ya habrá otro que sí que quiera hacerlo...". Siempre hay alguien que bajará el listón un puntito por debajo que tú para conseguir al menos una pequeña parte de lo que en principio quería y, probablemente, ya ni recuerde.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21224 publicaciones
5197 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora