Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Libros   ·   Novela   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación



Los altos y bajos en las ventas de nuestra empresa


Inicio > Empresas
24/06/2019


113 Visitas






Cuando creamos una empresa, tenemos los ojos puestos en su supervivencia a largo plazo; es decir, al cabo de un año. Consolidar un negocio implica estrategias de desarrollo también a medio y corto plazo. 

El camino lo forjamos a diario, cada semana y cada mes; y cuando transcurren los primeros seis meses, ya deberíamos ser capaces de predecir si nuestras acciones derivarán en consecuencias positivas o negativas cuando transcurren otros seis. ¿Podemos establecer el mismo esquema de procedimientos y previsiones para todos los negocios? ¿Es posible, en todos los casos, gestionar el presupuesto con miras al transcurso de doce meses?

Es posible porque todas las empresas necesitan inversión económica constante e implican una serie de gastos que influyen en el ROI, es decir, el retorno de la inversión. Pero el esquema no puede ser el mismo de ninguna de las maneras. 

Todos los negocios tienen altos y bajos; es decir, meses en los que las ventas son discretas o casi inexistentes, y períodos en los que se elevan creando picos de beneficios. Son esos picos los que hay que aprovechar para recuperar parte de la inversión y, así, cubrir los gastos de subvenciones anteriormente aplicadas o pagar los intereses de los créditos rápidos de WannaCash.es que hayamos decidido solicitar en algún momento.

Los altos y los bajos, como hemos dicho, varían según el tipo de negocio. Una librería o papelería especializada en productos escolares no obtendrá demasiados beneficios los primeros meses del año, con los centros escolares todavía en plena acción. 

Sin embargo, entre los meses de agosto y octubre los padres y las madres se centran en la adquisición de material para el nuevo curso escolar, como libros de texto, agenda o lápices. Por otro lado, un hostal o un hotel de una ciudad vacacional costera incrementará sus beneficios en los meses de verano, julio y agosto, mientras que un parador de montaña en un sitio con nieve constante verá ese aumento entre diciembre y marzo. 

En resumen, tanto para amortizar un préstamo personal como la inversión en general debemos controlar esas oscilaciones en las ventas que podamos prever.





Etiquetas:   Negocios   ·   Empresas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18423 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora