La revolución del pádel como disciplina deportiva

Desde hace un tiempo hasta ahora el pádel apenas se practicaba en España. Se trataba de un deporte minoritario y que no contaba con la legión de seguidores y practicantes que se contabiliza a día de hoy. Se trataba de un deporte a la sombra de otras disciplinas de mayor renombre como es el caso del tenis. Variantes como el frontón, o el ping pong o el squash, parecían  incluso estar más asentadas.

 

. Se trataba de un deporte minoritario y que no contaba con la legión de seguidores y practicantes que se contabiliza a día de hoy. Se trataba de un deporte a la sombra de otras disciplinas de mayor renombre como es el caso del tenis. Variantes como el frontón, o el ping pong o el squash, parecían  incluso estar más asentadas.
Pero desde hace unos años el pádel se ha convertido en toda una moda, más allá de su única práctica como actividad deportiva. Son muchos los que cada vez deciden apuntarse o probar suerte con la pala. Y es que una de las ventajas principales de este deporte es que no hace falta tener una experiencia previa para empezar a practicarlo.

Si es cierto que toda aquella persona ducha, o hábil con una raqueta o pala que haya tenido alguna experiencia similar seguro se desenvolverá con mayor agilidad sobre la pista. Pero lo cierto es que incluso a las personas que nunca han jugado al tenis se les puede dar bien este deporte.

Por qué tiene tanto público

El pádel y los clubs de pádel han ido favoreciendo esta tendencia. Primero por su profesionalización, y luego por su democratización para pasar de convertirse en un deporte ‘elitista’, o asociado con gente adinerada, a ser un deporte plural y abierto a cualquier persona evitando así clasismos y estereotipos.

¿Y por qué ha conseguido situarse en una situación tan privilegiada? Principalmente porque es un deporte de los más completos que existen. Es un deporte en el que el cuerpo está en continuo movimiento, y además se afianza el gen competitivo. Donde se aúna tanto el poderío físico como la técnica y la calidad.

Además, normalmente se juega en equipos (de dos), y esto favorece el compañerismos, sobre todo si no se tratan de competiciones profesionales y sí de partidos para practicar.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales