Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Negocios   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Ética   ·   Educación



Por seguir polarizando, se quedaron sin grieta.


Inicio > Política Nacional
02/06/2019


355 Visitas



Solo dos movidas de Cristina y sostener una actitud opuesta a la que se conocía de ella, llevó toda la discusión al centro del arco ideológico. La inacción de Macri pero sin abandonar la polarización con el Kirchnerismo, lo dejó sin grieta electoral y sin un tercero que divida al peronismo.




Dos hechos marcan que la grieta se cierra o al menos en lo electoral, va a quedar muy acotada al centro ideológico, donde todos se parecen.

Y los dos hechos aunque sus protagonistas no lo van a reconocer, tienen el mismo objetivo que quizá fue consecuencia y no causa, pero que cada vez se ve con más claridad.

Parece buena noticia que la grieta se diluya y para la sociedad, la política y la economía lo es.

No así para Macri que solo depende de ella para tener alguna posibilidad en las elecciones y tampoco de cierto modo lo es para Cristina, que debió aceptar que su imagen divide al peronismo y que si quiere ganar--aunque sea siendo parte del frente PJ--debe correrse de la escena central. Ella lo hizo,  ocupando por ahora la candidatura a vicepresidenta para posicionar a Alberto F,  y seguramente se seguirá corriendo, para que la unidad peronista se complete ¿con Massa?

Macri por su parte, aunque hay todo tipo de trascendidos de su propio entorno y de sectores de poder con respecto a que siga o se baje, no dio ninguna certeza. Eso en la actual situación de desconfianza financiera y donde aún pagando tasas superiores a 70% en pesos, los dólares se siguen fugando de las reservas, es como mínimo autoboicotearse. De todos modos viniendo esos trascendidos incluso de Durán Barba su asesor comunicacional, es posible que solo sean sondeos, porque no pueden creer la caída en intención de voto en sus propias encuestas y focus group.

Volviendo al objetivo común, que en parte fue buscado pero a la vez también es fortuito que  hayan coincidido de este modo, por un lado Massa y por el otro la UCR, no toda,  pero parte de su dirigencia, comparten una estrategia.

Como dije el objetivo fue buscado, porque cualquier dirigente político o armado político quiere ser central y decisivo en un frente que componen varias fuerzas, pero a la vez fue fortuito, por la actitud de Macri y Cristina de seguir polarizando la voluntad electoral,  y por el  gesto de ella de aceptar sus límites y correrse.

Cristina está en la recta final de una larga carrera política, si se sigue bajando como asegura buena parte de la información que sale de su propio entorno, solo le quedarán por delante los 4 años de Senadora que debe completar. Macri difícilmente más allá de cómo termine este gobierno y peor aún si continúa un segundo mandato, tenga alguna posibilidad política luego, es que la responsabilidad de la crisis sin precedentes en lo financiero, pocos a esta altura pueden apuntar a la herencia K y es evidente la mala praxis macrista.

Ante esta realidad,  es claro que Cristina se baja en etapas para poder posicionar a Alberto F y que aglutine el voto K, pero a la vez  debió recurrir a Alberto F, porque por debajo de Ella no tiene herederos políticos hoy, que puedan capitalizar esos votos. En peso político  especifico, el que le sigue es Massa en posicionamiento como peronista, que ya compitió en varias oportunidades dividiendo al peronismo y es considerado un presidenciable. 

Massa a la vez parece que entendió (esto es deducción, no información) que tiene una edad como para no apurarse como lo hizo en 2015. Por una cuestión generacional no tiene la obligación de ir en estas elecciones por la presidencia y puede ocupar otro rol, juntar al peronismo de Buenos Aires, que termina alineando al resto del peronismo,  y ser él quien se quede con ese liderazgo.

Por el lado de la UCR es igual de sencillo, aunque los distintos discurso mediáticos en la mayoría de los casos interesados, mostraron todo con una gran complejidad e indefinición.

Es claro también que la mayor parte de la UCR Nacional, no solo no querían seguir con Macri y pedían romper en esta Convención de Parque Norte, sino que desde la Convención de Gualeguaychú no estuvieron de acuerdo en ponerle el aparato electoral del partido a Macri.

Pasa que el liderazgo de Macri potenciado por los grandes medios en 2015, era el personalismo que la UCR necesitaba para lograr llegar al máximo poder de la Nación nuevamente. Hoy después de tres años desastrosos en lo económico y por muy mala praxis financiera del gobierno, la imagen de Macri invierte la ecuación y cualquiera asociado a su figura, pierde intención de voto.

Los militantes UCR pedían dejar Cambiemos, buena parte de los Convencionales también, algunos dirigentes coincidían en eso, pero la Convención decidió seguir. 

La pregunta inevitable es ¿por qué seguir si Macri hoy representa un liderazgo negativo que les hace perder votos a la UCR, cuando el partido no participó en las decisiones de gobierno, al contrario, las cuestionó? La respuesta es evidente es, porque no quieren regalarle el caudal de votos de Cambiemos a la oposición, pero tampoco dejárselo a PRO y CC,  cuando UCR puso su aparato para lograrlo.

La UCR sabe que también Macri está en la recta final de su carrera política, que deberán posicionar alguno de los liderazgos que tienen en el partido, pero que esencialmente Cambiemos es más UCR que los otros dos socios. Por eso y para dar dar un lugar más acotado  a PRO y CC es que en el articulado del documento de la Convención, habilitan a una Comisión Política a sumar nuevas asociaciones. O sea, en lugar de dejar Cambiemos, la UCR piensa quedarse con Cambiemos como instrumento electoral y de gobierno.

Sin proponerselo UCR y Massa comparten un mismo objetivo

Massa heredar el PJ Conurbano, articular con todos los intendentes de PBA, algunos con los que ya lo hizo pero que son minoría y con todos los que le va a dejar CFK. 

La UCR por su parte quiere seguir en el frente que formaron, que sin Macri en competencia en un futuro cercano o de mediano plazo, ellos van a liderar con sus dirigentes, conservando  ese caudal de votos no peronistas.

Massa va por el control del PJ Bonaerense que desde Duhalde nadie pudo tener controlado, hasta  2011 que Cristina logró alinear, en 2013 y 2015 no pudo sostener justamente por Massa que se llevó una parte  y en 2017  con su candidatura a Senadora logró algún control que hoy le da este manejo en el Peronismo. Con esta unidad del Peronismo que va por ganarle a Macri, Massa más allá de rol que juegue, queda como la siguiente figura de mayor peso electoral luego de CFK.

La UCR luego de 2001 donde muchos dieron por muerto al partido, en medio llevó a dos liderazgos a la presidencia: en 2007 a Cristina y en 2015 a Macri, con su aparato electoral nacional. Sin embargo hasta 2015 con Cambiemos, la UCR no había logrado recuperar en un frente, su voto histórico de centro y centro izquierda  de sectores medios y medios bajos urbanos de grandes ciudades. Ahora que lo recuperó aunque sea repartido en un frente, justamente no va a abandonar ese frente, sino, que va a ir por liderarlo.

Macri sobre todo porque necesitaba a los K para meter miedo por su mala gestión financiera, pero también Cristina para sostener algún poder, forzaron la polarización a tal punto, que el medio se les unió a uno y otro y la grieta tiende a desaparecer.

Seguro se desvanecería, si en lugar de pensar en un balotaje a Cristina y Macri, estuviera Alberto F-Massa frente a Lavagna y un Radical.

Pero además de tener la posibilidad de terminar con la grieta depende de cómo vote la gente, tranquilizaría mucho a los mercados saber que en la definición presidencial, hay liderazgos que luego no van a tener problemas en consensuar medidas.

A Cristina y Macri se les termina su carrera política y sin querer pero por lo que hicieron ambos, están dejando un Bifrentismo al menos electoral.

Vamos a ver si las urgencias económicas,  que de seguro se deberán resolver, además hacen que esos dos grandes frentes, uno de los Peronismos y el otro de la UCR con los no peronistas, logran consensos para gestionar un modelo sostenible y creíble.

Por ahora es solo un objetivo de Massa con su FR y la UCR, aunque seguro no  lo van a reconocer, pero que se confirma en sus acciones.









Foto crédito Agencia de la Costa  



Etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Mauricio Macri   ·   Elecciones Presidenciales   ·   Peronismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18316 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora