Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Mauricio Macri   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Quintana Roo   ·   PRI   ·   MORENA   ·   México   ·   Ética   ·   Filosofía   ·   Elecciones Presidenciales   ·   España



Una Plataforma Global para La Reducción del Riesgo de Desastres: ¿Es necesaria?


Inicio > Ciudadanía
31/05/2019


207 Visitas



Hasta la década de los 70, los esfuerzos gubernamentales para la atención de emergencias estaban orientados prioritariamente a responder, una vez ocurrido el desastre o desastres, así podemos afirmar que las sociedades, en general, debían “vivir” esperando que ocurran éstos y para ello debían prepararse.


Afortunadamente, gracias a una mayor y mejor comprensión del conocimiento orientado hacia el origen y causas de los desastres, en suma, de los riesgos al que están expuestas las poblaciones, empezó a ganar terreno el concepto de la reducción del riesgo de desastres, constituyéndose en un modelo de gestión mucho más eficiente y efectivo, al enfocarse en el conocimiento fundamentado, buscando prevenir o reducir sus efectos antes de que ocurran. Esta corriente virtuosa, a pesar de no ser “visible” como lo es la actuación necesaria y oportuna ante la ocurrencia de un desastre, normalmente considerada “más provechosa” para obtener réditos políticos y de posicionamiento, fue ganando adeptos poco a poco, al encontrar en la reducción de riesgos la manera sensata de tratar de evitar los desastres o minimizar sus posibles consecuencias, ya que como sabemos, siempre ocurrirán.

Con el transcurrir del tiempo y como consecuencia del cambio de paradigma, se establece la red mundial para la reducción del riesgo (GNDR) cuyo fundadores estuvieron  presentes en la «Conferencia Mundial sobre la Reducción de Desastres» de las Naciones Unidas, en Kobe (Japón) en enero del 2005; en la que se estableció un plan de diez años para la acción en materia de Reducción del Riesgo de Desastres –el denominado «Marco de Acción de Hyogo» 2005-2015, cuya aplicación significó un impulso a nivel global sobre la reducción de riesgo de desastres, para luego de su vencimiento temporal,  recoger experiencias y requerimientos que permitieron aplicar  ajustes y cambios en el enfoque, para dar un siguiente paso a través de la formalización del instrumento sucesor, el denominado  Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, que se adoptó en la tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas celebrada en Sendai (Japón) el 18 de marzo de 2015, garantizando así la continuidad del trabajo hecho por los Estados y otras partes interesadas en relación con el Marco de Acción de Hyogo, incorporando una serie de innovaciones, siendo las más importantes el marcado énfasis puesto en la gestión del riesgo de desastres en lugar de en la gestión de desastres, la definición de siete objetivos mundiales, con uno centrado en evitar que se produzcan nuevos riesgos, la reducción del riesgo existente y reforzar la resiliencia, así como un conjunto de principios rectores, incluida la responsabilidad primordial de los Estados y la participación de toda la sociedad y todas las instituciones del Estado en alcanzar los objetivos propuestos.

Además, el alcance de la reducción del riesgo de desastres se ha ampliado considerablemente para centrarse tanto en las amenazas naturales como de origen antrópico, así como en las amenazas y los riesgos ambientales, tecnológicos y biológicos conexos y que es el esquema sobre el cual se vienen desarrollando las últimas Plataformas Globales, sin dejar de mencionar, la importancia y coherencia que debe existir entre la Plataforma Global para la Reducción de Riesgos con la denominada Agenda 2030 que constituye el plan global para la erradicación de la pobreza, la lucha contra el cambio climático y la reducción de las desigualdades más ambicioso alguna vez adoptado por la comunidad internacional, que consta de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y 169 metas asociadas a ellos, aprobados por la Comunidad Internacional que dan cuenta del alcance y la ambición de este plan universal. Asimismo con el denominado  Acuerdo de París enmarcado en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a través de la mitigaciónadaptación y resiliencia de los ecosistemas a efectos del Calentamiento Global, su aplicabilidad sería para el año 2020, cuando finaliza la vigencia del Protocolo de Kioto.

Los gobiernos del mundo, impulsados y motivados por los Organismos Internacionales como la ONU,  han ido tomado conciencia de que hay que hacer mucho con respecto al cambio climático, no solo desde el punto de vista de tratar de frenar ciertos índices, sino desde la gestión de los riesgos de desastres, reduciendo éstos, como la única forma practica y efectiva de construir sociedades más seguras y resilientes y como una forma razonable de invertir mejor, es decir hacer esfuerzos en la reducción de los riesgos, para evitar después gastar ingentes cantidades de dinero en la atención de las emergencias y desastres derivados.

La Plataforma Global para la Reducción del Riesgo de Desastres  (Plataforma Global ), reconocida e impulsada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, es el foro principal a nivel mundial para el asesoramiento estratégico, la coordinación, el desarrollo de asociaciones y la revisión de los avances en la implementación de instrumentos internacionales sobre la reducción del riesgo de desastres. Se estableció en 2006 y ahora es la principal reunión mundial de partes interesadas ​​comprometidas con la reducción del riesgo de desastres y la construcción de la resiliencia de las comunidades y naciones, incluyendo delegaciones de países, ONG, empresa privada, organismos públicos y privados, Lideres Comunitarios y un largo etc., ya que de lo que se trata es de compartir  los avances, orientaciones , preocupaciones entre otros aspectos de interés,  con  todos aquellos que de una u otra manera participan en la estrategia de reducción de riesgos de desastres y por ello, para asistir y participar,  no se exigen mayores requisitos, siendo el principal, el interés y obviamente solventar los gastos que demanda asistir a Ginebra durante casi una semana, existiendo siempre la posibilidad de participar  virtualmente.

Esta reunión se lleva a cabo cada 2 años, caracterizándose por haber incorporado formatos que facilitan el diálogo y el intercambio entre todas las partes interesadas, tanto gubernamentales como no gubernamentales. Cuenta, por ejemplo, con los diálogos de alto nivel que reúne a altos funcionarios gubernamentales, incluyendo jefes de estado y de gobierno, ministros, alcaldes, parlamentarios y líderes del sector privado, la ciencia y la sociedad civil. Asimismo, con mesas redondas ministeriales, para tratar temas de interés común con participantes de alto nivel, sesiones y mesas de trabajo sobre temas específicos, y una serie de eventos laterales, como laboratorios de aprendizaje, reuniones de organismos afines o que guardan relación con la temática de la Plataforma Global, sin dejar de mencionar la posibilidad de tomar contacto con otros  participantes tanto a nivel individual como a través de reuniones bilaterales con otros países u organismos de interés.

Este año, tuve la suerte de asistir, juntamente con otros 4000 interesados, al desarrollo de la VI Plataforma Global, cuya temática de referencia fue «Dividendo de la resiliencia: hacia sociedades sostenibles inclusivas», haciéndose  hincapié en la forma en que la gestión del riesgo de desastres y las inversiones para el desarrollo basadas en el riesgo producen dividendos en múltiples sectores y zonas geográficas, a todas las escalas y en todos los entornos sociales, económicos, financieros y ambientales. 



El «dividendo de la resiliencia», entendido este concepto como la capacidad de la sociedad de recuperarse rápidamente después de la adversidad que conlleva un desastre, se debe interpretar en un sentido más amplio, pues va más allá de un beneficio económico. Contribuye a reducir el riesgo de desastres, a fomentar el desarrollo y a generar múltiples beneficios sociales, ambientales y económicos a largo plazo.

Lo que pude apreciar como asistente, es la excelente organización del evento, desde la etapa previa a su inicio a través de las facilidades que brinda la internet para inscribirse como asistente y obtener información sobre el programa general y especifico de desarrollo del evento, incluidas las consideraciones detalladas para participar en cada una de las actividades, especialmente aquellas  reservadas para las delegaciones oficiales de los estados u organismos, elaborando la agenda propia de cada  participante, así como tomando conocimiento de los temas a ser tratados a través de resúmenes ejecutivos en diversos idiomas, sobre aspectos  logísticos y administrativos, no solo de la Plataforma, sino también de la localidad de Ginebra, especialmente valiosos para quienes asisten por primera vez.

La realización de la Plataforma Global en sí, más allá de las formalidades del acto de inauguración y clausura, se caracterizó por la realización en simultáneo de diferentes foros y eventos laterales sobre importantes temas, que daban cabida al interés del gran número de participantes.

La pregunta que uno podría hacerse es si estos considerables esfuerzos globales valen la pena, por los resultados obtenidos.

A priori mi respuesta es que si, ya que la temática tratada es relevante, pues los estados, con su correspondiente componente social y económico, y me refiero a todos, están expuestos a sufrir de una u otra manera las consecuencias de los desastres, tanto los originados por los fenómenos naturales como por la acción humana o antrópicos, unos más que otros, por cuestiones de ubicación geográfica, dimensión, densidad poblacional, etc.

A los factores exógenos, como son el de la morfología o características del territorio, de la meteorología, con el componente inevitable del cambio climático que exacerba las condiciones,  se deben considerar factores tan relevantes como los niveles de pobreza existentes, nivel cultural y educativo de las poblaciones, cohesión e  identificación social, forma de gobierno, niveles y desarrollo de la gestión local, preparación, etc. que harán que la vulnerabilidad y las consecuencias de un posible desastre se incrementen o disminuyan, así como condicionaran la resiliencia de esa sociedad.

Sin duda la pobreza por si misma, es tal vez el factor que mayormente condiciona la vulnerabilidad, por que en esencia afecta todos los otros factores, por ello, es muy importante la estrategia señalada en la Plataforma Global, denominada “No dejar a nadie atrás”, que en su verdadera dimensión debe marcar el compromiso de cada sociedad, de incorporar en las acciones de reducción del riesgo de desastres a todas las personas, localidades, especialmente enfocarse en las más vulnerables y así en una escala global, como la desarrollada en la Plataforma, buscar que a través de la cooperación y colaboración internacional , no se deje atrás a ningún pueblo, país o región.

Los estados y correspondientes gobiernos, a través de sus representaciones, participan de este interés sin duda, nuevamente, unos más que otros, de acuerdo a como perciban sus propios riesgos, o como perciban los riesgos a una escala global, que puedan generar migraciones o éxodos masivos, situaciones de tensión y enfrentamientos, hambrunas considerables, desarrollo o propagación de enfermedades, algunas nuevas, uso de grandes cantidades de recursos para atender los desastres, etc.  y bajo esta mirada es que el interés en cooperar se sustenta, bajo la premisa de que un mundo convulsionado no es bueno para nadie y que mas temprano que tarde, afectará a los países considerados desarrollados, que son un atractivo para quienes lo único que les queda es la esperanza.

Así podemos encontrar, que por diferentes intereses, o por una mezcla de ellos, estos esfuerzos globales motivan una gran concurrencia y participación, entre quienes requieren apoyo  y entre quienes están dispuesto a darlo y en el medio están aquellos estados que han mejorado sus niveles de crecimiento y desarrollo,  que quieren demostrar que están autogestionando sus propios riesgos, como una forma  de madurez social y política y que bajo esta premisa, tienen algo que aportar al sistema internacional, siendo tal vez, el rol de muchos de los países de la región sudamericana, tal como se evidencia de las declaraciones oficiales, donde cada Jefe de Delegación expone en forma breve y concisa su situación como país,  que incluye las perspectivas, expectativas, carencias, proyectos y necesidades más apremiantes. Ello no impide por supuesto sacar un gran provecho de los diferentes foros en que uno participa, así como establecer contactos con los pares en la Gestión del Riesgo de Desastres.

Sin embargo, dado el tiempo tan corto para revisar la agenda del avance en la reducción de riesgos de mas de 180 países, resulta en la abundancia de muchas generalidades en las intervenciones y a veces grandilocuencias, especialmente en los foros de nivel más alto, que hacen que uno pueda cuestionar el contenido y plena autenticidad de las mismas y por tanto el provecho de esta forma de pronunciarse.

En cuanto a las diversas mesas de trabajo y eventos laterales, que uno podría esperar sean más técnicos, nuevamente el factor tiempo juega en contra, originando el tratamiento general de aspectos importantes y es que en 5 o 10 minutos por orador, resulta muchas veces imposible un desarrollo más puntual de estos temas.

A la vista de la experiencia vivida, puedo decir, desde mi perspectiva, que el tiempo para tratar tanta amplitud y diversidad de temas resulta muy corto, sin embargo, considero que el balance es positivo, que hay una real motivación de los gobiernos, ONG, líderes comunitarios, organizaciones privadas, etc.  en participar en esta Plataforma Global, más aún cuando son reconocidos y publicitados los nocivos efectos globales del cambio climático y sus perspectivas del futuro mediato, que exigen una respuesta más ambiciosa, amplia y rápida de los objetivos por lograr a través del Marco de Sendai.

Claro está, que cada quien participa con y bajo sus propios intereses y sin pretender hacer un juicio de valor, si puedo decir que no son evidentemente los mismos, pero confluyen para lograr los propósitos de la Plataforma Global, en cuanto a la reducción de los riesgos (multirriesgo) de desastres, buscando cumplir los objetivos del Marco de Sendai, que debe guardar coherencia mutua con los objetivos de la Agenda 2030 y el Acuerdo de Paris.

Tal vez la mejor forma de sacar provecho de estas Plataformas Globales, es participar mas activamente desde las etapas previas, haciéndole un seguimiento detallado a través de un grupo de trabajo que mantenga continuidad en el esfuerzo y que pueda convertirse en un factor y actor de cambio de aquellos aspectos que deban mejorarse.

Como conclusión puedo afirmar categóricamente, que la reducción del riesgo de desastres con toda la amplitud de acciones que conlleva, es y debe ser; un objetivo nacional, una responsabilidad exclusiva de cada estado, su gobierno y sociedad en general al que hay dedicar los mayores esfuerzos y presupuestos adecuados, para lograr efectivamente prevenir y reducir los múltiples riesgos al que esta expuesta la poblacion en su conjunto, así como sus medios de vida, “construyendo” sociedades seguras y resilientes.

Lo que haga o deje de hacer un estado, con todas sus instancias, políticas, religiosas, militares, productivas, etc.  definirá la capacidad de subsistencia y recuperación de su sociedad, es decir su resiliencia. Ningún organismo o institución internacional va a hacer lo que no esté dispuesta a hacer ese mismo estado, que puede esperar cooperación y/o colaboración, pero nunca la sustitución del ejercicio de las funciones esenciales y responsabilidades por darle viabilidad, consistencia y continuidad a su propia existencia.

¡Los esfuerzos globales sin duda ayudan, pero no reemplazan, ni pretenden hacerlo, la decisión, determinación y acción nacional es su conjunto, como única forma para construir la estructura de una sociedad segura, inclusiva en la extensión del concepto y por supuesto resiliente!

 

 

 

 

 Escribe aquí tu artículo

Etiquetas:   Sociedad   ·   Globalización

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18047 publicaciones
4602 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora