Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Lectura   ·   Cultura



Minutiae: Cuando eres uno entre un millón.


Inicio > Cultura
12/05/2019


156 Visitas



Los libros y sus páginas, sus personajes y mundos. Retratos de aquello que el autor siempre ha anhelado o de una realidad tan rota que solo puede mejorar si es escrita y decorada con detalles tan humanos o florales, tan simples o complejos, tan únicos. 


Las series de televisión, las películas y sus protagonistas. Los guiones, las frases pegadizas y las escenas que se convierten en señas de identidad. Líneas históricas inventadas llena de detalles que se convierten en un punto de referencia para nosotros, un consuelo. La música, el néctar que toda alma necesita. Cada canción es como un mito contado mil veces pero de diferentes formas, con distintas sinfonías. Cada canción es única e igual al mismo tiempo, pero algunas tienen esa magia que tanto buscamos. Con solo reproducir unos segundos, unos minutos; con solo escuchar una estrofa la inspiración fluye por tus venas. La vida ya no es tan mala y la imaginación brilla con luces de neón. Ciertas voces, ciertos detalles. ¿Cómo describir una sensación así?

Existe una razón por la que nuestro corazón vuelca cada vez que vemos dos miradas cruzarse en televisión, cada vez que leemos un "te quiero" en los libros o escuchamos a alguien poner todo su dolor y su alma, todo su amor y su tristeza en una canción: es especial.

De algún modo creemos que ciertos personajes, ciertas frases y ciertas notas musicales son más significativas que otras. Puede ser porque nos transportan a mundos mejores, porque nos muestran momentos nunca vividos, sentimientos tan guardados que nunca pensamos que fuesen posibles. Puede que sea porque nos recuerdan a momentos más felices, cuando todo era más sencillo. Puede que sea porque nos muestran momentos tan vívidos que nos animan a hacerlas realidad: enamorarnos, perseguir nuestros sueños, reír, llorar, vivir.

¿Por qué nos sentimos así? ¿Por qué sentimos la adrenalina, la belleza o la pena? ¿Los impulsos y el poder? ¿Por qué pensamos que somos imparables si una canción se reproduce, sin previo aviso, cuando caminamos por la calle? Porque es algo único, especial. Es magia.

Nos gusta lo complejo, aquello que tiene matices e historia detrás. Nos gustan los detalles, hacer de todo una seña personal, que alguien nos recuerde si ve cierto objeto o escucha una canción. 

Queremos ser especiales, la viva imagen de la palabra "minutiae": los detalles pequeños y precisos que hacen que uno sea único.

Todos tenemos algo mágico, un gesto o una muletilla que hacen de nosotros personas de edición limitada. Y es que, de algún modo u otro, todos somos esenciales y especiales.

La vida está llena de pequeños y grandes detalles. Los grandes detalles son aquellos que todo el mundo espera: las rosas y los bombones en San Valentín, las felicitaciones en los cumpleaños o los regalos en Navidad.

Los pequeños detalles son aquellos que no vemos llegar, que nunca podríamos imaginar y, por ende, los que más valor tienen: que un amigo escriba una canción basado en tu poema, que un familiar use su tiempo para diseñar un bordado de algo que es muy importante para ti o que se tomen la molestia de cambiar tu salvapantallas del ordenador por ese cuadro de Van Gogh que te gusta tanto.

Los pequeños detalles los son todo, y es algo por lo que deberíamos estar agradecidos porque el tiempo es oro, ¿verdad?

Cada día nos afrontamos a nuevos retos, nuevos problemas y preocupaciones. Hacemos de lo malo una gran bola mientras ignoramos todo lo bueno que nos rodea. No valoramos las sonrisas que dibujamos en las caras de la personas o las horas y los meses que alguien gasta en hacernos felices. Un tiempo que nunca va a volver.

Sí, la vida está llena de detalles, pero nosotros somos detalles en sí.

Somos los personajes más complejos de la historia más complicada en el universo más confuso.

Todos tenemos ese "algo" que nos hace aparecer en el pensamiento de los demás, que nos hace únicos y mágicos, más de lo que ya lo somos.

Ya sea por hábitos, como morderse las uñas o enredarse el pelo cuando estamos nerviosos; por costumbres o manías, como desmigar moras de gominola antes de comerlas o elegir el regaliz por encima de cualquier golosina. Ya sea por tonterías, por pensar que eres diferente al resto si eres la única persona que tu mascota persigue o busca cuando desapareces, ya sea para ir al baño o a tu cuarto.

Ya sea por hobbies, por actores o series, canciones o grupos de los que no dejas de hablar; ya sea por tu forma de hablar, de reír o de escribir. Ya sea por tu forma de vivir ir.

Eres un detalle, un pequeño detalles que adorna la vida de los demás y hace de la tuya una completamente merecedora de ser vivida.

Todos somos únicos, diferentes y encantadores. Todos somos indispensables y grandes, y deberíamos estar orgullosos de ello. Deberíamos estar agradecidos de poder colorear el mundo cuando se vuelve blanco y negro con nuestras raras manías y hábitos.

Intentamos ser recordados, nos dejamos la piel y la vida en dejar una huella en las personas y en el mundo que sea difícil de borrar. Intentamos ser uno entre un millón, la forma humana de la palabra "minutiae".

Y, ¿sabes lo mejor de todo?: Ya lo somos, aunque a veces no seamos capaces de verlo.



Etiquetas:   Emociones   ·   Diccionario   ·   Palabras

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18165 publicaciones
4629 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora