Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Filosofía Social   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Mutación Antropológica   ·   Nuevas Tecnologías   ·   Antropología   ·   Análisis   ·   Tecnología   ·   Ética



Narrativa y foco de las campañas en Durango…


Inicio > Política Nacional
29/04/2019


151 Visitas



Hasta el momento llevamos 20 días de campañas electorales rumbo al dos de junio 2019 cuando se votará por Alcalde en los 39 municipios de Durango. Hay poca claridad, aún, además de un extraño desazón y divorcio entre la narrativa de las campañas, en general, y las exigencias ciudadanas que se centran en tres temas: inseguridad (42.5%), corrupción (10.9%) y desempleo (7.8%).


Lo que sí estamos observando, eso sí: serán campañas estratégicas en las que mucho contarán, ahora, los equipos internos. El denominado “War Room” y la experiencia de quienes toman las verdaderas decisiones de campaña. Y si lo duda, estimado lector, lectora, basta ver la forma poco convencional de las contiendas en las que su centro --y hasta ahora- ha sido más interesante la pre-campaña o procesos internos para elegir candidatos. Al respecto, van los siguientes apuntes:

1) Partido Acción Nacional (PAN). El reto más fuerte del PAN es salvar su enorme fractura interna y “defender” la transición por la que tanto se luchó para derrotar electoralmente al PRI en 2016. Hasta hoy, los gobiernos de transición en el país no han logrado reafirmar la ingente necesidad de darle otro enfoque a la forma de gobernar. En Durango, no ha sido la excepción. Los resultados gubernamentales son, quizás, su mayor fuente de conflicto o debilidad con la ciudadanía porque no han logrado justificar por qué un cambio de partido necesariamente pasa por un cambio de políticas públicas. Recordemos que 52% de los ciudadanos está Poco o Nada Satisfecho como van las cosas en Durango. La principal crítica a los gobiernos de transición en nuestro terruño es que se sigue gobernando con “otros” actores pero de manera inercial, con principios gubernamentales y actores de la escuela del PRI. A esto hay que añadirle la fractura interna entre funcionarios del Estado y del Municipio durante los tres últimos años. Para nadie es ajena la disputa “entre panistas” generada a partir del ejercicio del Gobierno Estatal y Municipal, respectivamente. Es cierto, la Ciudad de Durango presenta una inclinación mayoritaria del votante promedio con afinidad por Acción Nacional, pero la cuestión es: ¿Por quién votarán los militantes panistas, si es que salen todos a votar? Nadie repara en el desgaste (natural y añadido) por el ejercicio de gobierno y por la división del panismo en lo local. Por otro lado: ¿El candidato de Acción Nacional se atreverá con su narrativa en señalar los fallos y errores del panismo en el ejercicio de gobierno? ¿tomará distancia? ¿será otra simbiosis mal parchada? Resulta paradójico que no se defienda la transición desde sus fueros.

2) MORENA. Quien diga que MORENA va a ganar en Durango por estar arriba en las encuestas por el tsunami que representa López Obrador, se equivoca. Debemos recordarles a los que encabezan a MORENA, en Durango, que las elecciones son locales, en las que cuenta, y mucho, el prestigio, trayectoria y perfil de quienes se postulen por ese partido. Hasta ahora a pesar de que López Obrador es factor de popularidad por lo que hace a nivel nacional y que ha generado entre sus opositores una reacción virulenta por los cambios que se están gestando desde el gobierno federal (Quizás está pisando tantos cayos que la mayoría de la clases medias y bajas del país siguen apoyándolo) desde mi punto de vista, tampoco reparan en ese perfil del votante medio en la ciudad: clase media y baja, con afinidades e inclinaciones tradicionales, escolaridad promedio entre media superior y profesionistas, que están desempleados y a los que les afecta el raquítico ingreso, el poco reconocimiento de su capacidades profesionales, el nulo ascenso social o falta de meritocracia, la corrupción y la inseguridad que son las principales características entre 60% de los que forman parte de los potenciales votantes. Por otra parte, han salido muy afectados por el enorme desaseo de su proceso interno.

3) Partido del Trabajo (PT). Quitarle méritos a la eterna figura que encabeza este partido en lo local (con sus luces y sombras) es no reconocer un arte de pragmatismo político inusual o poco visto. Para muchos es una debilidad; para otros tantos, es una virtud. Es claro el peso del PT en varias secciones electorales de la ciudad. Y si no, recuérdenle al PAN –y luego a MORENA- por qué se dieron los resultados aplastantes en las elecciones distritales de 2018. No se entenderían sin las estructuras y movilizaciones petistas. Ahora bien, si de afinidades políticas y perfil del votante promedio que requiere este partido hablamos, es indudable que es exactamente el mismo que ostentan los creyentes en López Obrador. No hay más que explicar en este sentido. Por lo tanto, no hay forma de criticar la clara alusión de la campaña del PT con la figura de López Obrador en primer plano. El asunto del PT va en otro sentido: ¿Operan en estricto apego con acuerdos a nivel central con López Obrador? ¿son factor de unidad del movimiento de izquierda? ¿son los adalides de la defensa del proyecto de nación de AMLO –por aquello de las sabandijas y otros demonios-?

4) Movimiento Ciudadano (MC). Tratar de relegirse es, sin duda, un acto de audacia interesante, con todos los riesgos y ventajas que ello implican. Y si revisamos la carrera política de quien encabeza a este partido para competir en esta contienda, de ninguna manera es extraño, ya que así se ha curtido en política. De modo que el caos y la tempestad es un escenario que incluso le es familiar –y hasta productivo-. Tampoco es extraño que sea la única expresión de defensa de la transición lograda en 2016. Eso es muy significativo e interesante. “Defendamos Durango” es, quizás, la expresión más clara de campaña en estas elecciones. La principal virtud, en este caso, es que ha logrado aglutinar entre sus acompañantes muy diversos cuadros y perfiles, la mayoría talentosos, que han sido prácticamente desechados, desterrados e incluso, perseguidos y atacados en sus partidos o corrientes originales. Independientemente de que se trate de perfiles del PAN, del PRI, del PRD o de otros partidos y corrientes, hay personajes de respetable y reconocida trayectoria profesional entre sus filas. No necesariamente cazados con MC, pero sí, con la que es, quizás, la única oportunidad de sobrevivencia política y profesional que haya para muchos de ellos en el futuro. De modo tal que la contienda del MC y de quien encabeza esta fórmula es algo parecido a aquellas analogías en las que se dice algo parecido a lo siguiente: “quemaron sus naves…”, “entre la espada o la pared…”, “el todo por el todo…”. En este contexto, estimados lectores, es que MC y su fórmula serán un factor determinante para sus adversarios políticos. El hubiera no existe. El asunto con MC es: ¿Por qué se tardaron tanto en reactivar esta oferta política? ¿por qué no desde el inicio de la alcaldía se tejieron estos lazos y, en cambio, se profundizaron las diferencias entre PAN, principalmente? Algo que me resulta paradójico es que desde MC sí se defienda la transición claramente con el lema: “Defendamos Durango”. La historia está por escribirse.

5) Partido Revolucionario Institucional (PRI). Para todos es un hecho que el PRI no tiene cabida en las siguientes elecciones. Es cierto que es el partido que sigue y seguirá concentrando el mayor rechazo en intención de voto; sin embargo, me parece que es adelantar vísperas. Y, en este caso, en un contexto local, es como tratar de hacer gárgaras boca abajo. Soy de los que piensan que el PRI va que vuela para ganar, aunque sea perdiendo las elecciones. Y no es que caigamos en aquello de que se trata del nuevo partido morralla. Es simplemente que por experiencia, cayo, colmillo, tradición, o llámele como usted quiera, es el partido que mejor estructura territorial desarrolló por muchos años. Y si esta es una elección poco convencional, en la actualidad no habrá nada tan “poco convencional” como reorganizar las estructuras y el andamiaje del territorio como los mejores canales de comunicación y transmisión de “instrucciones” para la movilización del voto: ¿Hacia dónde y cómo se movilizarán estas estructuras? Esa es la cuestión.

Hasta hoy llevamos 20 días de campañas electorales rumbo al dos de junio 2019. Destaca un extraño desazón y divorcio entre la narrativa de las campañas, en general, y las exigencias ciudadanas. Lo más seguro, eso sí: serán campañas estratégicas en las que mucho contarán, ahora, los equipos internos. El denominado “War Room” y la experiencia de quienes toman las verdaderas decisiones de campaña. Talento mata grilla, dicen por ahí…

@leon_alvarez

Etiquetas:   Elecciones   ·   Política   ·   Propaganda Electoral   ·   Campaña Electoral   ·   México   ·   Elecciones Municipales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17912 publicaciones
4573 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora