Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Crisis Económica   ·   Elecciones   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Macroeconomía   ·   Mauricio Macri   ·   Crisis Social   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética



Dolarizar ingresos


Inicio > Economía
14/04/2019


436 Visitas



Del "..veníamos bien, pero pasaron cosas.. " del Gobierno, al "hagan algo.." que reclama la gente, los problemas y las posibles soluciones a esos problemas, se reducen a ambigüedades.




Como no se explicita-- el gobierno, Macri, Peña y sus ministros no explicitan --- primero a que le llaman "veníamos bien" concretamente qué creen que estaba bien, y segundo: qué cosas hicieron mal y pasaron para llegar a este escenario, es muy dificil plantear soluciones. Más aún cuando se pasa de  justificaciones y poner las culpas afuera de parte del gobierno a  acusaciones, pero con pocas o ninguna propuesta ---global y no parches---por parte de la oposición.

El "hagan algo " de la gente y que también toma la oposición es otra ambigüedad. Tampoco hay ningún pedido concreto, si bien la gente no tiene por qué indicar medidas, pero en los opositores no lo hay, no al menos de modo global, teniendo en cuenta lo que produciría cada cambio que proponen de modo aislado (cada parche).

Oficialismo y Oposición en una de las situaciones económicas, financieras y sociales más delicada de las últimas dos décadas, son incapaces de explicitar los errores, buscar las alternativas y consensuar un programa para empezar primero a frenar las dos espirales uno a la alza y el otro en caída que tenemos (inflación y devaluación, con recesión y caída en recaudación) recuperar la confianza y comenzar a salir.

Macri colocó al país en el mundo, pero en el mundo de flujos financieros que por su lógica impronta rentista, vienen a aprovechar la tasa en moneda local, hacen su ganancia, vuelven a la divisa con la que entraron y se llevan mucho más de lo que temporalmente trajeron (en dólares) 

Este modo de volver al mundo, muy lejos de hacer crecer algo en Argentina, lo que deja es mayor pobreza y una moneda aún más devaluada, por la propia emisión que generaron cuando entraron los capitales especulativos. 

Indudablemente no era por acá...

Para usar otra frase de Macri, que no reconoce el error fatal que cometieron con la macro economía al permitir el ingreso irrestricto de divisas,  sin ningún plazo mínimo de permanencia en el mercado financiero local, como tienen otros países vecinos.

Al hacer subir reservas en dólares de este modo "estamos comprando reservas" decía Sturzenegger en su momento,  cuando en realidad las estaban alquilando y a un alto costo ---tasas del 30% al 40% --- al cambiar las circunstancias externas los capitales salieron de economías periféricas y emergentes, para evitar la fuga total ante la masiva salida, se comenzó a ofrecer cada vez más tasa de interés tanto a inversiones extranjeras como a nacionales y ya no se pudo volver de allí. La tasa terminó siendo el único instrumento con el que se quedó el gobierno, más aún luego la intervención de FMI con la restricción de  la utilización de dólares de reservas, que hoy son de deuda con este organismo, de China por los swap  y de privados. Las reservas de libre disponibilidad según de quién sea el dato, están entre 18.000 y 25.000 millones de dólares. Solo en Leliq hoy hay algo más de 25.000 millones de dólares de deuda, aunque esas Letras estén expresadas en pesos (a dólar 43 pesos)

Pero lo peor de la alta tasa de interés, que hoy está por encima de 60% año y la tasa efectiva termina por arriba de 90%, que se traslada a la tasa de crédito a empresas y usuarios de tarjetas muy por encima de 100%, no es en si misma que congele la economía real, haga endeudar enormemente a empresas, personas y torne inviable cualquier proyecto de inversión productiva y real; sino que termina causando el efecto contrario al que supone subir tasa de interés ---valorizar la moneda--- porque termina devaluando al peso, vía emisión futura.

Al "reproducir" al peso por arriba del 60% anual en el monto total de ahorro ---pesos encerrados en bóvedas--- y al significar ese monto entre Leliq de respaldo en bancos y plazos fijos más del doble del circulante en pesos, hace que el total de pesos --entre billetes y asientos contables--- crezcan al menos un 50% al año. Eso está muy por encima del algo más de 30% que emitió el Kirchnerismo cada año y que a partir de 2011 cuando debió colocar el Cepo para no quedarse sin reservas, nos llevó al escenario de 2015 que recibió Macri. O sea, sostienen lo que nos llevó a la crisis financiera, pero de otro modo

Por todo esto es que las exigencias que planteó el FMI ---déficit primario cero y emisión cero--- pese a que su Titular hable de "avances y haber cumplido con el programa" fuera de la teoría contable que hacen, es una falsedad.

No hay déficit cero aunque solo enfoquen en el primario (antes del pago de intereses), porque la tasa que hizo caer la economía real y que no deja de caer aunque digan lo contrario, también hizo perder hasta el momento más de 14 puntos en la recaudación descontando los 50 de inflación interanual.  Y no hay emisión cero,  porque la misma tasa genera cómo mínimo un 60% más de pesos al año, que más tarde o más temprano---depende quien se proyecte como ganador--- antes del recambio de gobierno con la segura dolarización de carteras, se van a llevar dólares y la economía local quedará inundada de pesos, que tendrán aún menos valor.

En medio de estas dos espirales, una que sube el dólar, la tasa y la  inflación y la que va a la baja en actividad económica, recaudación y poder adquisitivo; el gobierno presionado por el "hagan algo" va por un ¿acuerdo, congelamiento, seguimiento, control? de precios. El término que le pongan que incomode menos a Macri es lo de menos, la realidad es que no sirve y nunca sirvieron esos acuerdos. 

Este paliativo que se intenta para frenar un componente de la espiral ascendente ---la inflación--- no es distinto al utilizado veces anteriores que  incluso se intentó con un programa económico por detrás, (que en este caso no hay) como el de Martinez de Hoz en la Dictadura o Alfonsin en el comienzo de la democracia con el Plan Austral ---que tuvo cambio de moneda además--- pero ninguno dio resultado, al contrario, terminaron muy mal.

Si en lugar de frenar artificialmente precios de unos pocos productos básicos, que lo más probable es que no tengan gran oferta de cantidades, más aún en la medida que sigan subiendo costos  y su precio desaliente producirlos o peor aún, signifique pérdidas hacerlo, ¿no sería más coherente atar ingresos y poder adquisitivo, a la suba de productos o servicios?.

Si Macri cree en el discurso liberal que siempre esgrimió y casi nunca puso en práctica, ese concepto de que "el sector privado es el que debe administrar las variables por oferta, demanda, costo y beneficio" ¿Por qué no dolariza salarios, ingresos y jubilaciones, pagaderos en pesos obvio, sin usar billete dólar? Si dolariza los ingresos, que después de todo no son más que los egresos por costo laboral  de los agentes económicos ¿no obtendría una prudencia mucho mayor de estos agentes que cuentan con flujo de capitales, a la hora de presionar sobre el dólar y su cotización? ¿Cómo actuarían los que cuentan con capital en pesos y flujo, si se ven tentados de demandar dólares, pero a la vez sus costos laborales de servicios de terceros y todo lo que hace al sector del trabajo, a la vez les demanda costos en  valor dólar?

¿No serían todos mucho más prudentes al momento de pensar en "valores constantes" su actividad y su renta,  si eso a la vez mantuviera automáticamente constantes sus egresos y costos laborales y de producción?

¿Por qué Macri que siempre se vendió como liberal, no ejerce un verdadero liberalismo y deja que el mercado privado resuelva sus variables pero fijando reglas de juego con equidad?

Sería un riesgo quizá.

Sería un alto riesgo viendo que estamos en un año electoral.

Pero seguramente los productores concentrados de multinacionales, los supermercados también de marcas extranjeras ---que tienen más del 80% del consumo total-- no serían tan rápidos para dolarizar su renta e incluso su flujo, si a la vez sus erogaciones también estuvieran dolarizadas.

Sería poner a todo el mercado en el compromiso de mantener en un nivel razonable el tipo de cambio.

Sería que la preocupación de que el dólar no se escape, no solo la tenga el estado cuya única herramienta es la tasa de interés. Quizá incluso haría bajar gradualmente la tasa, si la presión sobre el dólar afloja de parte de los agentes económicos que operan en el país.

Si el gobierno logra comprometer al sector privado local--sea de bandera o extranjero---en mantener el nivel cambiario, solo quedaría reglamentar la entrada de divisas de fondos internacionales, para que si traen sus dólares, se queden al menos 1 o  2 años obligatoriamente, antes de volver a recuperar sus divisas más la tasa que ganaron. 

Esto además condicionaría  al FMI que exige dejar flotar al dólar, sabiendo que cualquier medida de ajuste que plantee, podría aplicarse pero de ningún modo significaría una pérdida de poder adquisitivo a los trabajadores y jubilados.

Cuando hay un nivel del que no se puede caer el salario y los ingresos, pero a la vez se fija un punto mínimo al poder adquisitivo, deja de ser opción ajustar a este sector.

Sería como dolarizar lo que no está dolarizado de la economía y donde siempre se ajusta haciendo caer el consumo y la actividad. Dolarizar pero sin usar billete dólar y sin controlar el nivel cambiario (como en la convertibilidad).

Que verdaderamente el Mercado fije las condiciones, total los ingresos estarían atados a cualquier cambio de variables. No parece ilogico. 

Si comemos casi todo lo que exportamos y lo pagamos a precio dólar, si todos necesitamos artículos e insumos importados, si tenemos tarifas dolarizadas, combustibles dolarizados y el peso se devalúa por cada movimiento financiero internacional, que se dolaricen los ingresos sin usar el billete dólar y sin intervenir en el tipo de cambio,  nivelaría todo.

Dolarizar ingresos puede ser el antidoto,  al principal problema que tenemos: pensar todo en dólares.















Etiquetas:   Crisis Económica   ·   Devaluación   ·   Crisis Social   ·   Dólar   ·   Macroeconomía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18292 publicaciones
4645 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora