Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Chile   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Filosofía Social   ·   Constitución   ·   Libre Pensamiento   ·   Medio Ambiente



28A: PP, un partido que se hunde


Inicio > Política Nacional
06/04/2019


323 Visitas



A medida que se acerca la campaña electoral las encuestas reflejan el progresivo hundimiento del PP. Los últimos sondeos indican que el Partido Popular ha perdido en torno a 40 escaños desde las elecciones de 2016. Y ello a pesar de los esfuerzos -o quizá por hacerlos- de Pablo Casado para endurecer su discurso. Nadie duda ya que el crecimiento de Vox, que se puso de manifiesto en las elecciones andaluzas, se debe a la fuga de votos del sector más conservador del electorado del PP hacia la formación de extrema derecha que lidera Santiago Abascal. Otra sangría de votos populares -en este caso alarmados por el giro a la derecha del líder del PP- se está yendo a Ciudadanos.


Para consolarse está pensar que la fuerza electoral que tenía el PP en los tiempos del bipartidismo se ha repartido entre lo que ya se conoce, y así es, los tres partidos de la derecha que quedaron retratados en la foto de la plaza de Colón. En estos días de precampaña los líderes de los partidos se pasean por los platós de televisión repitiendo una estrategia electoral que ya se utilizó con éxito en las campañas de 2015 y 2016. El formato de estos “paseos televisivos” va desde el más frívolo de El Hormiguero en el que Casado lució sus dotes como guitarrista y habló con Motos de su vida personal, “he dicho a mis hijos que estoy participando en un concurso” para justificar las ausencias del hogar familiar a las que le obliga su frenética actividad política, hasta el utilizado en El Objetivo. En este espacio dominical de La Sexta, Ana Pastor entrevista a los candidatos a la presidencia del gobierno de cada partido y luego se someten a las preguntas de un público previamente seleccionado. El pasado día 24 de marzo fue el turno de Pablo Casado y en el transcurso de la entrevista quedaron visibles contradicciones cuando no datos falsos -así lo reflejaron al día siguiente algunos medios de comunicación- utilizados en su afán por criticar la política económica del gobierno. Cuando el líder del PP se sometió a las preguntas del público parecía un vendedor de feria que ofrecía todo “mejor y más barato”. Repetía una y otra vez expresiones como “eso ya lo ha hecho el Partido Popular”, “nosotros hemos subido las pensiones”, “con los gobiernos del PP siempre se ha creado empleo” etc. Eran visibles las prisas y el nerviosismo de Casado al intentar aprovechar el tiempo al máximo para convencer, tanto a la muestra ciudadana que había en el plató, como a los telespectadores, de que un gobierno del PSOE conduciría a España a la ruina esto completado con el reiterado argumento de que Sánchez pactará de nuevo con “separatistas y populistas”.

El último argumento utilizado por Pablo Casado es el de etiquetar como "decretos abertzales" las últimas normativas legales del gobierno de Pedro Sánchez aprobadas por la Diputación Permanente. El líder del PP aludía con el apelativo de abertzales al voto de Bildu, necesario para ganar la votación. Pablo Casado tendrá que explicar porque se ha opuesto a la aprobación de estos decretos de claro contenido social. Con esta actitud Casado demuestra que le preocupan más los intereses de su partido que el beneficio de los sectores más desfavorecidos.

Pero además, los escándalos de corrupción que salpican al PP no cesan. Hace poco detenían en Valencia al cuñado de Rita Barberá por la trama de comisiones. A esto se añade la operación de la llamada "policía patriótica" para montar pruebas falsas sobre la financiación venezolana de Podemos. Y es que "la sombra de la corrupción es alargada"

El PP se ha visto afectado, también, últimamente por las críticas de Santiago Abascal que les tilda de “derechita cobarde”, en clara alusión a la etapa de Rajoy que provocó el desencanto del electorado más conservador del PP. Hace unos días José María Aznar, que aparece públicamente como padrino político de Pablo Casado, respondía así al líder de Vox: “a mí nadie me habla de una 'derechita' cobarde porque no me aguantan la mirada".

Así las cosas, el fraccionamiento de la derecha, pero sobre todo el crecimiento electoral de Vox, ha provocado una evidente pérdida de votos en el nuevo PP liderado por Pablo Casado. Queda campaña, y aunque como reflejan la mayoría de los estudios demoscópicos, hay todavía un porcentaje muy alto de voto indeciso, todo hace prever que el partido de Génova tiene cada vez más difícil remontar el vuelo. Veremos.

@rsanchezsa



Etiquetas:   Pablo Casado   ·   Vox

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18859 publicaciones
4746 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora