Estuve en esa protesta

Es muy difícil saber cuánta gente asistió a la marcha del pasado 10 de marzo en la ciudad de México, para protestar y reprobar los primeros 100 días de gobierno de López Obrador, el cual ha estado plagado de políticas públicas que más que dar tranquilidad, asustan; promesas incumplidas como el descenso del precio de la gasolina o de la delincuencia y muchas otras que han ido pero más que por benéficas son "porque yo lo mando".


.
Entre más pasa el tiempo, más convencida estoy de que AMLO no era la opción mis peores temores comienzan a hacerse realidad y estoy segura de que no soy la única, como yo debe haber millones; sin embargo, ¿dónde están?; ¿por qué sí se les da la opción de manifestarse permanecen pasivos?; ¿qué se necesita qué suceda para que alcen la voz?

Es cierto, soy una de muchas mexicanas que jamás creyeron en el proyecto de Nación de López Obrador, el cual, con el paso de los días ha quedado más que confirmado que no lo tiene, no así, sus negras intenciones de perpetuarse en el poder.

Han sido 100 días de decisiones polémicas, confrontaciones, tragedias, adhesiones y un nivel de aprobación y desaprobación poco visto en los últimos años.

Los recortes a estancias infantiles, los polémicos nombramientos hechos en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), los recortes a programas de gobierno, la lucha en contra del robo de combustible, la sorpresiva muerte de la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle o la tragedia de la toma clandestina de Tlahuelilpan forman parte sólo de algunos de los 100 motivos condenables en los primeros 100 días del gobierno lopezobradorista. 

Una lamentable realidad es la polarización provocada por el propio titular del ejecutivo federal: peleas, confrontaciones y ataques que no han faltado contra organizaciones de la sociedad civil, organismos autónomos, las calificadoras y hasta con la prensa.

Estuve en esa protesta con la esperanza de que muchos de esos que inundan las redes con comentarios en contra de López Obrador y su política pública, salieran por primera vez en sus vidas a las calles y a dar la cara sin esconderse detrás de una máquina, pero no fue así. 

Motivos para reclamarle a AMLO hay muchísimos y también eran el momento ideal para que todas aquellas mujeres que han resultado dañadas; todas esas personas que se quedaron sin trabajo y sin Seguro Popular; todos esos empresarios que se verán afectados por la nula inversión; todos esos automovilistas que cada vez pagan más por el combustible, por lo alimentos; esa gente que creyó en él,  debieron estar presentes y no fue así. 

También debo reconocer que jamás había estado en una protesta porque nunca lo consideré de vital importancia, ahora sí. Y saben que es lo mejor, que lo volveré a hacer una y otra vez hasta vivir en el país que anhelo.

twitter: @matariliblogfacebook: matariliporlirilon   






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales