Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Dirección de Empresas   ·   Liderazgo   ·   Música   ·   Cultura   ·   Facebook   ·   Instagram   ·   Twitter   ·   Adolescentes   ·   Redes Sociales   ·   Hipocresía



¿Estamos ante una nueva recesión económica?


Inicio > Economía
28/02/2019


252 Visitas



Recientemente el New York Times publicaba una encuesta en la que han participado el 82% de los directores financieros de grandes empresas, miembros de la Global Business Outlook. En dicha consulta, los encuestados opinaban sobre una posible recesión. Y mientras casi el 50% consideraba que podría comenzar a finales de 2020, el resto creía que tendrá lugar a finales de 2019. Pero en lo que todos están de acuerdo es en que se avecina una nueva crisis, y tan solo difieren en las fechas.


  Ya sabemos que los economistas fallan más que una escopeta de feria, y que los mejores análisis y los más certeros son los que hacen a toro pasado. Pero, no obstante, en el mundo de la economía y de la empresa, ya se empieza a barruntar aquello de “cuando el río suena…”  Y si en Estados Unidos han sacado el paracetamol para tratarse un resfriado, en Europa ya nos estamos medicando para soportar una neumonía.

Veamos. La CE ya ha hecho previsiones para 2019 y, ante el frenazo de la economía alemana (-7 décimas) y la práctica recesión técnica de Italia (crecimiento cero), se ha visto forzada a fijar en un 1,5% el crecimiento global en la UE, (cuatro décimas menos que el previsto). A su vez, España, si bien sigue creciendo por encima de la media europea, también ve recortadas sus aspiraciones de crecimiento, fijándolas en el 2,1% y avisándonos sobre la ralentización en la creación de empleo motivada, en parte, por la subida del salario mínimo.

Apoyándose en estos datos, el gobierno de España sigue insistiendo en la bonanza de nuestra economía y en la fortaleza de nuestro sistema. Y se afana en referirnos las favorables perspectivas que arrojan estos análisis, sobre todo si los comparamos con los resultados económicos de otros países de nuestro entorno, que son algo peores.

Pero hay que poner las luces largas y otear el horizonte. Y sobre todo saber que no estamos en una isla, y que la globalización de la economía nos afecta, y mucho. Acordémonos cuando, en el año 2007, el Presidente Zapatero afirmaba que España “juega en la 'Champions League' económica”. Y lo corroboró añadiendo que “…la economía española está preparada como nunca lo ha estado”.

Efectivamente, España, en estos momentos, goza de una buena salud económica que debemos preservar, pero hay que estar atentos a una serie de nubarrones que aparecen en la lejanía y que podrían ensombrecer el panorama idílico que algunos están sosteniendo.

A la inseguridad generada por los, ya clásicos acontecimientos, del BREXIT y la guerra comercial China-EEUU, hay que añadir una serie de factores endógenos, entre los que es importante resaltar la reciente subida de las pensiones, que ha supuesto un desembolso de algo más de mil millones de euros al erario público.

Otro aspecto a tener en cuenta, es la posible contrarreforma laboral, que sigue anunciando el gobierno, y que prevé endurecer el despido, modificar la normativa sobre los Convenios Colectivos, e introducir diversos cambios productivos en la digitalización. La materialización de estos cambios, se calcula podría suponer el despido de unos 12.000 trabajadores, tan solo en este año.

La anunciada subida de costos de la Seguridad Social, para las empresas, anunciado por el Secretario de Estado el pasado 31 de enero, es otro de los ingredientes que van a generar incertidumbre y afectarán a las nuevas contrataciones. Según un estudio, recientemente publicado, la falta de estabilidad generada por los acontecimientos políticos va a propiciar una reducción de la contratación en el grupo de trabajadores de entre los más jóvenes y los de mayor edad. “Pudiendo ser significativo para los trabajadores más vulnerables”.

Los Presupuestos Generales del Estado, recientemente tumbados en el Congreso, habían sido duramente criticados por diversos organismos económicos (algunos internacionales), habiéndose calculado el desfase entre ingresos y gastos en unos 11.000 millones de euros, que hubieran engrosado el déficit, ya de por si inasumible, que tiene nuestro país.

Otra borrasca laboral en ciernes, la configura los ERE que se anuncian. El que mayor número de afectados es el del Banco Santander, que propone despedir a 3.000 empleados, un 10% de su plantilla en España. CaixaBank también ha anunciado otro ERE con 2.157 afectados. La cadena de supermercados Dia, tras perder 352 millones de euros en 2018, ha decidido la salida de 2.100 trabajadores para reducir costes. Sin contar otras empresas afectadas por expedientes de regulación de empleo, como las VTC de Cataluña, Vodafone, Alcoa o Airbus.

Por otra parte, está la obsesiva fijación de Sánchez por elevar el gasto público a costa de un incremento de la presión fiscal: "…no podemos tener un sistema fiscal de tercera para un Estado de Bienestar de primera… queremos un sistema fiscal con una presión cercana al 42%”, (ahora está alrededor del 38%). Cuando el Presidente hizo estas declaraciones, el equivalente a esta subida de impuestos suponía casi 40.000 millones de euros (un 4% del PIB).

Lo que está claro es que un mayor gasto público se financia con una mayor recaudación (más impuestos), lo que nos lleva a un mayor empobrecimiento. Pero es que, además, cuando hablamos de aumentar la recaudación, nos hacemos trampas en el solitario e hinchamos la previsión de ingresos, lo que nos lleva directamente (al no cumplir estos objetivos) a un mayor déficit, que aboca, indefectiblemente en una mayor deuda.

España es, en la actualidad, el undécimo país del mundo con mayor volumen de deuda pública, y el pago de los intereses de la misma alcanzó los 32.935 millones de euros en 2017, lo que representa el 2,6% del PIB y un desembolso de unos 90,2 millones de euros al día. En un momento en que el BCE ha anunciado que dejará de comprar bonos, se va a provocar, de hecho, la elevación de los costes de la deuda, y obligará a destinar más dinero de las cuentas públicas a pagar intereses. Un escenario en el que los analistas económicos de Moncloa no se han situado todavía, mientras tratan de recomponer la tramoya que sostiene los decorados de una extinta legislatura que se les escapa entre los dedos.

¿Estaremos ante una nueva recesión económica? Que Dios nos pille confesados.

Jesús Norberto Galindo // Jesusn.galindo@hotmail.com



Etiquetas:   Economía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18306 publicaciones
4646 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora