Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Elecciones Municipales   ·   Quintana Roo   ·   Joe Biden   ·   Donald Trump   ·   Poesía   ·   Corrupción   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Sociedad   ·   Tecnología   ·   Periodismo



El tren de Extremadura: cronología de una traición


Inicio > Política Nacional
24/02/2019

525 Visitas



Corrían los primeros años del SXXI. En Talavera de la Reina nadie discutía que iba a haber AVE a Madrid. La discusión era si la vía del AVE a su paso de la ciudad de la cerámica iría por la superficie o sería soterrada. El proyecto avanzaba su tramitación a buen ritmo y varios tramos contaban ya con la evaluación ambiental favorable.


Después del abandono estatal en el reparto provincial del SXIX, a Talavera parecía sonreírle por fin la suerte. No sólo iba a estar comunicada con tren de alta velocidad con la capital del Reino (media hora Talavera-Madrid), sino que además quedaba encuadrada como punto clave en el eje Extremadura-Madrid, y más aún, en la conexión entre Lisboa y Madrid: el gobierno luso estaba trabajando en un tren de alta velocidad que conectara con España a través de Extremadura.

Pero entonces vino el 11-M. En los atentados del  11 de marzo de 2004 perdieron la vida casi 200 personas y resultaron heridas más de 2.000. Junto a aquellos trenes volaron además por los aires las esperanzas de Extremadura y Talavera de tener un tren digno. La llegada de Zapatero al poder supuso, entre otros muchos desastres, la paralización del proyecto de conexión Lisboa-Madrid por Extremadura y Talavera.

José Luis Rodríguez Zapatero, leonés forjado en PSOE de Castilla-León, decidió que lo urgente era unir Valladolid y Madrid con AVE. Y ustedes dirán: eso no era incompatible con el AVE de Extremadura a Madrid. Pues ya verán como sí. 

Con el empujón al AVE de Valladolid, no sólo se buscaba dotar de alta velocidad a la capital vallisoletana, se pretendía forzar a los portugueses a buscar la conexión ferroviaria con España no por Extremadura, sino vía Oporto por Castilla-León. Y para eso hacía falta parar el AVE de Extremadura. Y así en pocos años el AVE no sólo llegó a Valladolid, llegó a Guadalajara, a Cuenca, a Albacete… Pero a Talavera no.

Como las desgracias nunca vienen solas, tras Zapatero, y de su mano en gran medida, vino la peor crisis económica que ha vivido España en los últimos 50 años. Y la crisis también llegó a Portugal, que como consecuencia descartó la conexión de alta velocidad con Madrid. Ni por Castilla-León, ni por Extremadura.

La primera legislatura de Rajoy supuso el freno casi absoluto a las inversiones en obra pública, con lo que el proyecto de modernización de la vía ferroviaria Extremadura-Madrid tuvo que dormir cuatro años más el sueño de los justos. En la segunda legislatura, con el sorayista De la Serna en el Ministerio de Fomento y Page en el Palacio de Fuensalida, el tren de Talavera sufrió su segunda gran puñalada. Con la intención nada velada de dañar a Cospedal, De la Serna decidió contentar a Page descartando el tramo Maqueda-Madrid, forzando así que cualquier conexión por tren de Extremadura con Madrid pasara por Toledo, aspiración de Page desde su época de alcalde toledano. ¿La excusa? Que Toledo ya está conectado por AVE con Madrid, con lo que se aprovecharía un tramo de casi 80 km ya construido. Lo que no se decía es que la diferencia entre los tramos Talavera-Madrid y Talavera Toledo es de poco más de 30 km, y que la alternativa por Toledo fuerza a recorrer casi 160 km en lugar de 120, e introduce una estación intermedia más. En vez de Talavera-Madrid en media hora, Talavera Madrid en 50 minutos.

Pero aún quedaba la puñalada final, y esta ha llegado el pasado viernes tras el Consejo de Ministros. Para dejar todo atado y bien atado antes de la próximas elecciones (por lo que pueda pasar), y para contentar al PSOE de Castilla-La Mancha, el Ministerio de Fomento anunciaba sus prioridades de inversión para el Corredor Atlántico entre 2020 y 2025, en las que desaparece cualquier mención no ya al tramo Talavera-Madrid, sino al tramo Talavera-Toledo, y se prioriza la conexión Mérida-Puertollano. Con esto, además de consolidar a Toledo en la conexión Extremadura-Madrid, se busca un segundo gran objetivo: revitalizar las comarcas de Puertollano y Almadén, tradicionales feudos del PSOE castellanomanchego.

Así que ya les puede quedar bien claro a los extremeños y a los talaveranos: en lo que de Page y Sánchez dependa, no habrá tren digno de Extremadura a Madrid por lo menos hasta después de 2025. A no ser que quieran ir a Madrid dando la vuelta por Puertollano.

Miren un mapa y verán qué risa







Etiquetas:   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21473 publicaciones
5225 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora