Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Cultura   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Homenaje   ·   Poesía Moderna   ·   Entrevista



Ecos de la memoria y el miedo: ruptura de la identidad bogotana


Inicio > Cultura
11/02/2019


254 Visitas



"La identidad colectiva va más allá del sentimiento de ser representado por algo en conjunto, la identidad va más allá de eso, la identidad va de la memoria y sin esta quedaremos sumidos en la crisis." 


Con esta afirmación hecha por María Mercedes Andrade en su libro La Ciudad Fragmentada, empezaré diciendo que hay una situación crítica ante la identidad en la comunidad bogotana. Bogotá como una ciudad de grandes avances, capital de Colombia y con un gran desarrollo sociopolítico y económico, con personas trabajadoras y alegres. Una ciudad que tiene gente de todas partes, que mantiene viva de las historias de sus antepasados, una ciudad tan diversa, multicultural e histórica, que atrae a todo tipo de personas en el mundo. Pero con tantos elogios a una ciudad como Bogotá hay un problema entre las personas, una situación que afecta a la sociedad bogotana, es la pérdida de identidad, pero no en la individual, sino en la colectiva y cultural que es influenciadas por  los medios de comunicación donde los jóvenes son los más afectados por el consumo de está. Es por eso que quiero justificar mi opinión acerca de falta de identidad colectiva y cultural en los jóvenes, teniendo en cuenta factores sociales durante la historia y la actualidad, y los impactos, las influencias de los medios de comunicación en las personas y a lo que conlleva esto.

En primer lugar, hay que saber que siempre hay un principio para todo, y con esa idea en mente se podría retroceder en el tiempo a la época del bogotazo, uno de los eventos más violentos de la historia colombiana, que llego a afectar a millones de pobladores, sobre todo a los que habitaban en la capital. Quiero entonces, ilustrarles la ciudad antes del caos. Como se ha descrito a Bogotá y la imagen que esta imponía en la época era la de un mundo totalmente diferente, donde la gente de la alta sociedad eran los que solían habitar en la capital, las características físicas y vestimentas elegantes, manteniendo el estilo fino de los europeos; gente culta y educada, pero también se encuentran las demás clases que habitaban en la ciudad de la capital. La clase media, la pequeña burguesía urbana modesta, soñadora y trabajadora, gente decente y en palabras de Pilino Apuleyo, periodista y escritor colombiano donde en uno de sus textos de opinión para el periódico “El Tiempo” retrata de manera básica sobre cómo era esa parte de los pobladores de Bogotá: “La clase popular daba unos personajes de rolo picaresco, mezcla de vivacidad española y astucia, malicia y plasticidad indígena sedimentada durante siglos” (2016). Por otro lado estaba la clase baja, aquellas personas luchadoras de pueblos dóciles y sumisos respetuosas, grandes trabajadores en las fincas, que durante la primera mitad del siglo XX la historia colombiana nos muestra que las guerras civiles obligo a esta gente de la zona rural a dejar sus tierras, sus costumbres y a sus familias personas que sólo tuvieron una opción para seguir, su alternativa era dejar todo e ir a refugiarse en la capital. Esta gente atormentada por el gran evento comenzó a reprimir sus sentimientos de dolor, tristeza y pérdida, como consecuencia se transformaron en una clase marginal y explosiva, llena de ira.

 

Ya con una pequeña perspectiva de Bogotá, expondré cómo este momento fue el inicio que desato la ruptura en la nueva identidad que los capitalinos habían creado y desarrollado desde que Colombia se independizó. El evento aturdió y cambio a la población, la gente comenzó a tomar bandos, dividieron sus creencias y alzaron las armas, resultando en una ciudad envuelta en la crisis y el caos, se perdió la ciudad pacífica. Se perdió la libertad que tanto se anhelaba, y con tantas presiones, el quiebre colectivo empieza, creando rupturas en la identidad causados por los hechos históricos que han creado un gran impacto en las personas, a saber, el bogotazo cambios la actitud de los ciudadanos. En el libro “La ciudad fragmentada: una lectura de las novelas del Bogotazo”, María Mercedes Andrade comenta que los inicios de la pérdida de la identidad colectiva viene de la memoria y el sentido de representación, en este caso, el pueblo bogotano sentía que el líder del partido Liberal colombiano, Jorge Eliécer Gaitán, quien representaba la necesidades de la gente, personas que siguen escuchando la voz de Gaitán en su discurso: “Yo no soy un hombre, yo soy un pueblo”. Sus ideales causaron su asesinato, este suceso dejo un legado quizás no tanto en el ideológico o político para ser recordado, sino por las enormes consecuencias que tuvo su muerte, una de ellas es el inicio de la fragmentación y profundización de las contradicciones políticas, la desigualdad económica, separación de clases sociales, y la discriminación. Es aquel momento donde se quebró todo, de manera inevitable y justificable, murió la capital, la gente pacífica, y su cultura. La ciudad se perdió después del acontecimiento, y de los escombros apareció una Bogotá nueva pero con miedo, traumatizada y violenta, la actual Bogotá.

 

Me resulta oportuno, hablar de la historia y como esta le dio un giro de 180° a la gente, cambiando en cada aspecto, social, político, económico, cultural y sobre todo el tema el cual estoy hablando en este texto, la identidad. Otro punto clave en el quiebre colecto es la época de los 90, un periodo lleno de movimiento, asesinatos, miedo y corrupción, donde las consecuencias del Bogotazo comenzaron a ser más evidentes, tanto grupos guerrilleros que se desmovilizaron y otros que siguieron en la lucha para defender su causa, aunque estas llegaron a ser creadas por las desconformidades, con el tiempo los ideales que estos grupos estaban peleando comenzaron a perder el rumbo, y a divagar desapareciendo por completo la razón por la cual luchaban. Esto me deja inferir que el inicio del cambio de la identidad colectiva y su ruptura que fue creada a partir del bogotazo, como se mencionó anteriormente, llego a afectar y a agrandar el quiebre del pensamiento colectivo y comenzó a priorizar el individual, que fue altamente influencia por la globalización en esa época. Es evidente entonces, la segregación en los aspectos ya mencionados.

 

Sobre la base de las consideraciones anteriores, estos dos eventos de la historia colombiana han demostrado el inicio del quiebre colectivo, con  la pérdida de representación y de pertenencia, desapareciendo el sentimiento de querer a la ciudad, tanto la educación como los medios de comunicación son dos grandes factores que siguen afectando a la sociedad actual, aquella que se fue criando con los mismos sentimientos de las anteriores generaciones que vivieron estos dos eventos importantes, con el miedo y la ira, con inseguridades y con un comportamiento agresivo, usando la discriminación con un mecanismo de defensa para no sufrir lo que la historia cuenta.

 

           

Ahora, después de estos acontecimientos que afectaron a Bogotá, hablaré de las consecuencias que estos han provocado en la actualidad y cómo los medios de comunicación obtienen un papel importante, hoy en día impactando a la sociedad. En primer lugar, la población comienza a crecer con el miedo, la preocupación, el dolor y la ira, cambiando a la gente de la capital, que ahora con la priorización del “yo primero”, los encierra en una burbuja de conformismo y se deja de pensar en su ciudad, de manera lógica y no se tiene una conciencia de las acciones, es aquí donde sabemos que la comunidad dejó de creer en la ciudad y solo se habita en ella. Una vez que todo esto pasa, los jóvenes que son aquellos que se relacionan más con la tecnología, comienzan a tener contacto con nuevas culturas y obtienen cierta atracción por ellas, ya sea por su desarrollo económico, social y cultural o por la modernización de la misma, y de esta manera la influencia llega a crear la pérdida de valores, a difundir culturas extranjeras y llegar a desarrollar subculturas, teniendo como resultado una fragmentación en la identidad cultural, no saben de donde provienen, y es por eso que los valores que se fomentaron cuando pequeños se pierde por no tener el interés y sentir vergüenza, como resultado comienza el desarrollo de la aculturación donde los jóvenes reciben nuevas culturas y pierden la suya por no tener una definición concreta de su identidad, dando paso a la transculturación donde gradualmente comienzan a tomar rasgos de la cultura que se llegó a recibir, y no es nada malo, es más los jóvenes comienzan a conocer su alrededor y a desarrollar la identidad, pero no se tiene en cuenta lo que se deja atrás perdiendo gran parte de su procedencia, y se comienza a perder los valores, dando así el quiebre en la identidad cultural.

 

Hecha la observación, es evidente que con los sucesos del pasado haya fracturado la identidad colectiva, que como se mencionó anteriormente estos eventos han hecho de la gente que habitan la capital tengan miedo y se encierre en la burbuja del conformismo, siempre con el método de defensa de pensar en sí mismo primero, dando como consecuencia la desaparición o el aspecto de mala imagen a la cultura de los ciudadanos, por no tener algún sentido de pertenencia ante está. Se nos educa con miedo.

 

Desde mi punto de vista,  Bogotá durante esta década ha estado rodeada de publicidad con el propósito que todo aquel que viva en la capital tiene total libertad de ser de otra parte y que pueda querer a la ciudad, ya que la ciudad al recibir a tanta gente comenzó a formar la pluriculturalidad en la ciudad, esta campaña busca hacer que las personas dejen de discriminar por la procedencia, que se dejen los estereotipos y se piense más allá de lo que la burbuja de conformismo no deja ver, y saber que todos nos quejamos, queremos un cambio en todo aspecto para que podamos ver el desarrollo de la ciudad pero para lograr eso todo tenemos que ser buenos ciudadanos, quiero ilustrar la idea de otra manera, daré el ejemplo, si vas argumentar que para la situación de un país incluso algo más pequeño como la ciudad cambie solo basta con ser buen ciudadano, es como decir que para que la situación de una mujer que sufre violencia física por parte de su marido cambie solo basta con ser buena esposa. Pero si eres buen ciudadano no eres parte del cambio que se sugiere, más bien si no lo eres, eres parte del problema en el cual se rodea toda la ciudad, pero nos sentimos como víctimas, aunque nos saltemos las filas y el semáforo, nos estacionamos donde no debes, cuando vas manejando miras el celular, que el pensamiento de “yo primero” hacer dejar de tomar importancia a la cultura vial; llegamos tarde a todos lados, nos robamos entre todos, le debes al banco y a tus amigos, pero no quieres pagar y se prefiere comprar cosas robadas porque son más baratas. Le ponemos el pie al que nos cae mal, pecamos de clasismo, homofobia, racismo, machismo, misandria, malinchismo, xenofobia, tiramos la basura a la calle, se maltratan a los animales, y tenemos la lógica absurda de no aceptar los errores. Hacer caso al semáforo, tirar la basura en el respectivo lugar o mínimo ser respetuosos no sirven para cambiar la ciudad, sirven para tener una ciudad.

 

Debemos dejar de culpar al gobierno, y no quiero decir que sean muy ejemplar, hablo que son el espejo más fiel sobre la imagen cultural en la gente, sin dejar de aceptar que son una enorme parte del problema, tenemos que dejar de hacer análisis mediocres, y mejor investigamos para informarnos lo mejor posible; votar no es el único que podemos hacer, es lo mínimo, pero nuestro trabajo como ciudadano no termina con las elecciones, y no podemos quedarnos de brazos cruzados esperando que el gobierno pueda representar nuestras necesidades si no sabemos cómo comunicárselas, y no se trata de cambiar de dueño sino de dejar de ser perro.





La gente que no llegamos a asumir que la ciudad es nuestra y es nuestro deber protegerla, pero he podido presenciar como personas baja la ventana del bus y tiran la basura, y siempre se me viene a la mente esa frase “esto no es mío”, que perdimos la cultura a la propiedad, que la ciudad es nuestra, es nuestro derecho, pero no se ha asumido nuestra identidad colectiva y cultural, perdimos los valores y costumbre para que la esencia de Bogotá se pierda, para eso tenemos que educarnos. Por esa razón hay que educarnos para hacer preguntas en vez de aceptar respuestas.

Le echamos la culpa a gobierno de todos los problemas que hay en la ciudad, y esperamos a que ellos vengan a solucionar el problema que somos nosotros. Pero ¿Cuál es el problema? Nuestro problema es que no tenemos una identidad colectiva y cultural, estás se perdieron con el tiempo porque se nos educó con miedo dando paso al conformismo, y como tenemos una visión cómoda de la vida, no se cambia la situación porque se está viviendo en una zona de confort, que como se había hablado anteriormente, no  podemos ver más allá de la burbuja, otro punto importante que hace a los medios de comunicación tan importantes en esta situación, es que siempre intenta cambiar el rumbo de las miradas para que no vean la amarga realidad en la que se encuentra Bogotá en la actualidad, llena de vandalismo y miedo. Teniendo en cuenta las palabras de Jaime Garzón en una conferencia en la Universidad Nacional “Si nosotros los jóvenes no asumimos la dirección de la ciudad, del país nadie va a venir a salvarlos” (1989)

 Y ¿es posible que la solución de esta crisis venga de quienes la han provocado? Si, si es posible, somos más de ocho millones de habitantes en Bogotá en contra de aquellos que no dejan ver la verdad, aquellos que se han apoderado de los medios de comunicación, se han apoderado de todo y nosotros lo permitimos por el simple hecho de no saber quiénes somos, por perder nuestra identidad, por ahora no hay una sociedad civil y no nos ha dado por inquietarnos por el problema. Pero como no sabemos quiénes somos, nos llegamos a comer las ideas que los medios de comunicación nos dan.

No tenemos identidad, no tenemos una memoria, ni la conciencia y mucho menos una educación o cultura. Si dejamos de ser amargados y ciegos del verdadero problema, dejemos de tenerle miedo a la historia, que la imagen que una vez Bogotá tuvo como una ciudad de grandes avances vuelva, no quiero ver más a esta ciudad fragmentada, con las fronteras invisibles e inquebrantables, dejemos de tener miedo por nuestra nefasta historia y comencemos a ver más allá a la ciudad no como un sitio, sino como un hogar, la cultura es rescatable si los jóvenes se concientiza y nos educamos.

















Etiquetas:   Medios de Comunicación   ·   Cultura   ·   Miedo   ·   Identidad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18149 publicaciones
4626 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora