Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Crisis Social   ·   Crisis Económica   ·   Coronavirus   ·   Música   ·   Colombia



¡¡Me falta tiempo!!


Inicio > Empresas
20/09/2011


2823 Visitas




“Lo lamento, no alcancé a completar el informe, ¡me faltó tiempo!”

 

“Si, sé que tenía que llegar a esa hora, pero ¡me faltó tiempo! para salir oportunamente de la oficina”

 

“Lo siento, ¡me falta tiempo! para responder a tu mail”

 

Sospecho que la excusa amparada en una eventual falta de tiempo, debe de ser la TOP 1 de las excusas para evadir el no cumplimiento de una promesa, no sólo en el ámbito organizacional, sino que en todas las dimensiones de la vida.

 

Y vaya que es contradictoria como excusa. El tiempo es el que es. Solo corresponde a un dato. Por lo tanto, el asunto de fondo es cómo se administra. Todos, sin excepción tenemos las mismas 24 horas diarias (salvo cuando corresponde cambio de hora) y ni un solo minuto adicional.

 

Cuando cambiemos el evasivo discurso de la falta de tiempo, por la asertiva, pero difícil, declaración de que se han tenido otras prioridades, las conversaciones comenzarán a avanzar por cauces de mejor pronóstico.

 

Así como acostumbramos a celebrar nuestros cumpleaños, y las fechas que recuerdan eventos especiales, tenemos que asumir que, el “resultado” de nuestra vida no es más que la observación de la calidad mayor o menor con que hemos ocupado nuestro tiempo. A mayor desperdicio, menor calidad, a mayor enfoque, mayor calidad de la vida.

 

Algunas dimensiones del quehacer laboral que ayudan a sacar mejor partido a nuestro tiempo:

 

1.       Trabajo bien hecho, ¡a la primera!. Solo con este aspecto establecido como conducta intransable de desempeño, se sorprenderá de la cantidad de tiempo que libera para otros quehaceres. En los hechos, cuando un mismo trabajo debe realizarse 2, 3 o más veces hasta que lograr el nivel de impecabilidad requerido, el tiempo en exceso comienza a ser no solo el referido a cerrar las debilidades de la versión previa, sino que se suma la lentitud en su resolución, por la frustración emocional de no lograr superar esa “valla”.

 

2.       Sea preciso en los objetivos que explican y justifican cada actividad que deba realizar. Mientras más claro se tiene el “hacia dónde se va”, más sentido tiene no solo el proceso que se ha de recorrer, sino que se facilita la observación de este transitar de modo que, la burocracia asociada, no se traduzca en la “burrocracia” a que aludo en mi columna anterior.

 

3.       Dedíquese primero a lo más importante y de ahí, escalarmente, hasta lo más irrelevante. Destinarle unos minutos a ordenar la agenda de quehaceres de la jornada, antes de partir con lo primero que recordó o tuvo a la vista. El gasto inicial en tiempo de planificación, le significará una notoria inversión en la calidad del uso de este, al observar lo hecho durante la jornada.  Nunca priorice según lo que más le gusta hacer. Esto es fatal, porque, como disfruta hacerlo, lo irá alargando, de modo de dilatar al máximo su conclusión (Ley de Parkinson).

 

4.       Mientras más desagradable sea una tarea, hágala más pronto. Incluso hay un libro sobre este punto. Se llama “Tráguese ese sapo”. Imagínese que el sapo es algo muy incómodo o desagradable que debe, sí o sí, comerse (realizar). Mientras más tiempo se lo pase mirándolo, adquiriendo energía y decisión para hacer lo que debe hacer ineludiblemente, solo se auto lastima y malgasta su valioso tiempo. Cuando, al contrario, lo hace de inmediato, a la primera, incluso la satisfacción de superar lo desagradable, le da más energía para seguir con sus actividades más placenteras. Esto es extrapolable a todo quehacer.

 

5.       Los imprevistos también necesitan de su tiempo. saturar su agenda del día, implica inevitablemente, autoengañarse en la capacidad de logro. En una sociedad tan dinámica y cambiante, donde los medios de comunicación hacen imposible aislarse, es mucho más recomendable dejar espacios entre cada tarea que se proponga ejecutar, para asumir aquello que no se pueda sumar a la lista de pendientes. 

 

6.       Proactividad. Si usted quiere ser realmente un protagonista de su propia vida, debe actuar en consecuencia. Ello implica decir que NO, cuando corresponda decirlo (y no aceptar con desagrado algo que igual, al final no hará, o no en los tiempos para los que asume un compromiso que sabe incumplirá). Implica también asumir otras actitudes como, por ejemplo, controlar las interrupciones, exigir puntualidad, preacordar tiempos máximos de duración de reuniones, etc.  Por último, nunca olvide que también necesita tiempo para usted, no somos robots, nuestros ciclos de capacidad atencional tienen límites y debemos hacernos cargos de ellos.

 

7.       Nunca olvide que Murphy no duerme ni descansa. Siempre puede aparecer cuando más molestias vaya a provocar. Argumento adicional para no forzar ficticiamente su agenda diaria. Al respecto, le puede interesar la columna que escribí sobre “Mi amigo Murphy”. Al margen de las sugerencias ahí presentadas, una buena idea es ocuparse de que nunca su escritorio esté rebosante de papeles porque, Murphy mediante (a) seguro que se le olvidará algo que quedó tapados por papeles mas nuevos; y (b) seguro que se le pierde el papel clave para concluir un trabajo fundamental. Por lo demás, escritorio desordenado no da cuenta de eficiencia y calidad en el trabajo sino que, precisamente, de todo lo contrario.

 

Por último, no olvide nunca que prácticamente siempre tendrá temas atrasados. Mientras usted saca compromisos, este mundo sigue vivo y generando nuevos encargos, desafíos o problemas de los que hacerse cargo. Lo importante es que estos nuevos casos (los atrasados) estén en su agenda mental (para no olvidarlos indefinidamente) y que, por sobre todo, su demora no afecta estratégicamente a sus fines personales u organizacionales. De ahí lo clave del punto 1 anterior.

 

De esta manera, reduciremos la fuerza personal que nos pueda provocar la declaración de William Shakespeare cuando decía:

   

                                  “Malgasté el tiempo y ahora el tiempo me malgasta a mí



Etiquetas:   Management   ·   Recursos Humanos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

8 comentarios  Deja tu comentario


Maribel Valle, Una vez más certero. .
La sensación de "falta de tiempo" es como la puerta abierta con un letrero de "bienvenida" al caos y eso lamentablemente, es más frecuente de lo que quisieramos.
Gracias por los apuntes que orientan para optimizar nuestras jornadas cotidianas...


Pedro Henríquez B., Ingeniero Estimado Hugo, precisamente ese es EL problema. Muchas veces no nos detenemos a hacer una planificación estratégica de nuestras vidas. Sí, tal como en una empresa (nuestra vida también lo es). En una empresa no se gastan recursos (tiempo, dinero, personas) en iniciativas que no están alineadas con los objetivos estratégicos, aquello haría que la empresa finalmente sucumbiera. Nosotros debemos ser igual de estrictos. Y si las cosas que "debemos" hacer son cosas sobre las que no tenemos poder de decisión, entonces no nos corresponde dedicarle tiempo. ¿Suena radical? Sí, lo es. Un Abrazo!


Hugo Vergara Reyes, Académico, Facilitador y Consultor Organizacional Estimado Pedro:

Te agradezco el comentario que aporta una nueva perspectiva a la reflexión.

Me quedó dando vuelta el nivel de énfasis que le colocaste a aquello de que debemos eliminar TODO aquello que no tenga que ver con nuestros objetivos. En realidad, tiendo a no estar muy de acuerdo por dos razones: (1) con alguna frecuencia las cosas que demandan nuestra tiempo no son necesariamente discrecionales de nuestra decisión y, ante ello, más bien debemos ser capaces de alinearlas en nuestra línea de 24 horas diarias; (2) Dudo que alguna persona tenga tanta claridad respecto de sus objetivos de vida (al menos yo no) como para tener certezas tan claras e irrefutables que permitan hacerse cargo del "TODO" que indicas. En suma comparto la idea, pero no la drasticidad de ella.

Te agradezco tu tiempo


Pedro Henríquez B., Ingeniero Muy buena columna Hugo, una de nuestras principales incompetencias es no saber administrar nuestro tiempo, que es precisamente el tiempo que vivimos! El juego de peticiones y promesas, la coordinación de acciones, es lo que le otorga a nuestra vida la dinamica necesaria para asegurar la subsistencia de la misma. Hay algo que de alguna forma lo mencionas en el punto 3 y 6 porque se trata de un tipo de priorización, pero me parece que vale la pena destacar en forma específica, se trata de la eliminación o descarte de acciones. No es una eliminación por simple antojo o por tener la creencia de que no podremos cumplir, se trata del descarte porque dichas acciones no están alineadas, no tienen nada que ver, finalmente no aportan en nada a nuestros objetivos vitales. Debemos tener siempre claro cuáles son nuestros objetivos y todo, y lo digo mejor con mayúsculas, TODO lo que no tenga que ver con nuestros objetivos debemos eliminarlos de nuestra vida.


Hugo Vergara Reyes, Académico, Facilitador y Consultor Organizacional Estimada María:

Coincido totalmente contigo en la relación calidad de la jefatura v/s calidad del uso del tiempo de sus colaboradores. A mayor cercanía motivacional, mayor interés en enfocarse en lo relevante.

Un punto adicional que tocas es el de la flojera o el destino del tiempo a "nimiedades". Cuando se está en un ambiente laboral es tan rechazable, como recomendable cuando tiene que ver con los necesarios espacios para el descanso y la calidad de vida. En estos espacios, lo deseable será, tal vez, precisamente, el no tener agenda amarrada, sino tiempo para regalarse en lo que más le motive en cada minuto.

Te agradezco tu comentario que, sin duda, le da una nueva perspectiva al análisis.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20666 publicaciones
5136 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora