Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Dirección de Empresas   ·   Liderazgo   ·   Economía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Perú   ·   Cultura   ·   Redes Sociales



Las elecciones andaluzas. Un aviso a navegantes


Inicio > Política Nacional
17/12/2018


315 Visitas






Las pasadas elecciones en Andalucía han puesto de manifiesto, una vez más, las incoherencias y el fariseísmo de la clase política, que no es capaz de reconocer sus errores, y que siempre ha tratado de esconder sus vergüenzas, intentando extraer falsas conclusiones con las que convencer a los ciudadanos, a los que, al parecer nos toman por tontos.

Tras el resultado donde, por supuesto, Susana Díaz ha ganado las elecciones, los partidos más a la derecha están intentando pactar, según permite la Ley Electoral, con el objeto de arrebatar la Presidencia al PSOE. Y ahora nos encontramos con que este partido reclama que gobierne la lista más votada. Es verdaderamente disparatado (si no fuera porque ya nos vamos conociendo) que el Partido Socialista, que ha estado rechazando esta posibilidad de una forma reiterada, ahora la reclame para sí.

Al parecer no se acuerdan que las elecciones autonómicas de 2012 las ganó el PP (con Arenas) y, sin embargo, gobernó el PSOE, con un pacto con IU.  Pero claro, eso es agua pasada que ya no mueve molino, y ahora hay que conformar un “cordón sanitario” para impedir que gobierne VOX. Un partido al que califican de extrema derecha e inconstitucional, según dijo la Ministra de Justicia. Y digo yo que, si fuera ilegal, no existiría y estaría fuera del ordenamiento jurídico. Recordemos que, a una formación política, para que no sea considerada inconstitucional, se le exige solo acatamiento, no conformidad.

Este invento de los cordones sanitarios es muy de la izquierda española. Para ser coherentes, un cordón sanitario debería aplicarse a los dos extremos y aquí solo se pide aplicarlo a uno. Acordémonos del que fabricaron en Cataluña, cuando gobernó el tripartito. ¡Vaya una lección de sectarismo que nos dieron!

El PSOE debería tener muy presente que está gobernando en España gracias a unos partidos con semejantes características a los que ellos ahora quieren silenciar. Una más de esas incoherencias. Es más, algunos de esos partidos sí que han propiciado acciones ilegales sancionadas por el Tribunal Constitucional, y algunos de sus dirigentes están en prisión preventiva, no precisamente por jugar al monopoly. Cosa que, hasta ahora, no ha ocurrido con el partido aludido anteriormente.

Muchos creemos que Susana Díaz ha pagado los platos rotos de Sánchez, y ahora este se la quiere cargar, echándole la culpa del descalabro en Andalucía, y sin atreverse a reconocer que una parte muy importante de ese fracaso ha sido motivado por su ambigua y titubeante respuesta al problema de Cataluña. Por otra parte, Pablo Iglesias dice que se quiere cargar la Monarquía, y no pasa nada. Y VOX manifiesta su intención de eliminar las Autonomías y eso es inconstitucional. ¿Lo entienden ustedes?  Yo no.

Tras el batacazo sufrido, Podemos, lejos de reconocer su fracaso, quiere obtener por las bravas lo que no ha conseguido en las urnas. «Vamos a hacer una resistencia antifascista». Fue su mensaje en la noche electoral. Y pidió, de nuevo, tomar la calle y volver a reproducir el movimiento 15M, del que procede su origen. Un origen que, por cierto, ya han traicionado para vergüenza de sus seguidores. Algo así dijo Nicolás Maduro con motivo de su última campaña electoral: «Si no podemos con los votos lo haremos con las armas». Sustituyan las armas por la calle y es lo mismo que nos están proponiendo sus acólitos en la madre patria.

La izquierda se equivoca en su política de comunicación, haciéndonos creer que en Andalucía han emergido, de repente, casi 400.000 fascistas, y sin darse cuenta que están menospreciando e insultando a millones de andaluces y ayudando a sumar muchos miles de cabreados, que les van a pasar factura en los próximos comicios.

España no está para dar saltos en el vacío, ni para hacer experimentos peligrosos. Una vez más, Sánchez no se ha dado cuenta que las elecciones, en nuestro país, se ganan captando el voto del centro sociológico. Un sufragio que inclina a uno u otro lado los empates técnicos que habitualmente existen en la sociedad entre la derecha y la izquierda sociológica.

Es tiempo de pactos y no nos debería extrañar la situación creada tras estas elecciones. Sobre todo, porque es calcada a la que se produjo con motivo de la moción de censura. Una serie de partidos, en oposición a otros, se ponen de acuerdo con un fin común: propiciar un relevo y un cambio de gobierno, tras una etapa aciaga y convulsa salpicada de irregularidades y escándalos. Y en este caso, además, marcada por un cesarismo político dominado por la partitocracia. Entonces, los partidos que estaban en la oposición en el Congreso, aprobaron y justificaron hasta la saciedad la necesidad de obrar en base a unos argumentos que, básicamente, son iguales a los que ahora se esgrimen en Andalucía. Ahora, por el contrario, no lo ven bien, porque les toca a ellos ser desalojados.

Quiero terminar manifestando una cuestión de forma clara e inequívoca. No estoy defendiendo a VOX ni su ideario, ni sus planteamientos. En absoluto. Reconozco que es un partido de derechas, extremado y que, al igual que ocurre con los extremos de la izquierda, intentan cargarse nuestro sistema institucional. Por otra parte, Sánchez gobierna con y gracias a partidos como Podemos, PdeCat, ERC, Bildu y PNV, que, en mayor o menor medida propician en sus programas la ruptura de España y el derecho de autodeterminación.

Por eso mismo, lo que intento explicar es que, aquellos partidos extremos (sean de cualquier tendencia), o aquellos otros que gobiernan y pactan con estos, no están precisamente legitimados para criticar y enjuiciar a aquellos otros que, siendo ideológicamente contrarios, sin embargo, se dan la mano por los extremos y persiguen un fin común.

Las recientes elecciones andaluzas, además de haber puesto de manifiesto un cúmulo de incoherencias, ha sido un aviso a navegantes. ¿Lo sabremos interpretar?

Jesús Norberto Galindo // Jesusn.galindo@hotmail.com



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18299 publicaciones
4646 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora