Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Lectura   ·   Internet   ·   Libros   ·   Tesis   ·   Educación   ·   Internet de las Cosas



El equipo de López Obrador *


Inicio > Política Nacional
06/12/2018


460 Visitas



Aunque el Ejecutivo Federal es unipersonal, como lo dispone la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 80: “Se deposita el ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo de la Unión en un solo individuo, que se denominará "Presidente de los Estados Unidos Mexicanos", es materialmente imposible que el solo pueda cumplir con todas las obligaciones que implica Presidir un País.


 

Es por eso que el Presidente de la República se auxilia en la “Administración Pública Federal”, como lo establece el artículo 90, de la misma Ley Fundamental:

 

“La Administración Pública Federal será centralizada y paraestatal conforme a la Ley Orgánica que expida el Congreso, que distribuirá los negocios del orden administrativo de la Federación que estarán a cargo de las Secretarías de Estado y definirá las bases generales de creación de las entidades paraestatales y la intervención del Ejecutivo Federal en su operación. Las leyes determinarán las relaciones entre las entidades paraestatales y el Ejecutivo Federal, o entre éstas y las Secretarías de Estado. La función de Consejero Jurídico del Gobierno estará a cargo de la dependencia del Ejecutivo Federal que, para tal efecto, establezca la ley. El Ejecutivo Federal representará a la Federación en los asuntos en que ésta sea parte, por conducto de la dependencia que tenga a su cargo la función de Consejero Jurídico del Gobierno o de las Secretarías de Estado, en los términos que establezca la ley.”

 

En teoría, tenemos que el Presidente de la República se debe apoyar en los mejores hombres y mujeres del País para ayudarle a “guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo le ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión”…, sin distingos de credo religioso o político, raza o sexo, solo el mérito en el desempeño de sus tareas precedentes.

 

Deben además ser ciudadanos mexicanos por nacimiento, estar en ejercicio de sus derechos, tener treinta años cumplidos y, ser probadamente honestos.

 

Por otra parte, un equipo de trabajo es “el grupo de personas que se organiza para alcanzar un objetivo común”.

 

Si tenemos que el objetivo del Presidente de la República es “desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo le ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión”, así como “el constante mejoramiento económico, social y cultural del Pueblo”1, los miembros de su equipo deben dar resultados en esa dirección, y quienes no lo hagan, deben ser removidos y reemplazados por otros.

 

De esa forma podrá el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, eliminar la nefasta “cuatitocracia”, en la que los cuatitos, compadres, recomendados, incondicionales, amantes, etc., reemplazaron a verdaderos talentos en perjuicio de los supremos intereses de la Nación.

 

Siendo objetivos e imparciales, por supuesto podremos decir que si hay suficientes Mexicanos con todas esas cualidades, no se requiere importar “marcianos, venusinos”, ni nadie por el estilo, solo voluntad política del Presidente de la República.

 

Es normal que el Presidente de la República prefiera a su gente de confianza, eso se entiende, pero es legítimo suponer que si no dan el ancho en un tiempo razonable, sean sustituidos por otros que si puedan con los cargos.

 

Eso se espera como mínimo de la 4ª. Transformación de la República, porque una vez pasada la euforia del triunfo, vienen los tiempos de cumplir realmente con las promesas de campaña y los principios que rigen a nuestra Nación: un gobierno ”del Pueblo, por el Pueblo, con el Pueblo y para el Pueblo…

 

“Artículo 40. Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, laica y federal, compuesta por Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior, y por la Ciudad de México, unidos en una federación establecida según los principios de esta ley fundamental.”

 

Por lo pronto, por la “gracia Presidencial”, y pensando de buena fe, todos los integrantes del gabinete tienen a su favor la presunción de eficacia y honestidad. Después …“por sus hechos los conoceréis”.

 

Espero que al Presidente López Obrador no le tiemble el pulso para hacer cuantos cambios resulten necesarios.

 

En tiempos cruciales como los que corren, México no puede darse el lujo de tener en cargos públicos de relevancia a personas que carecen de la mas mínima escolaridad y preparación profesional, a los que por ser muy “cuatitos” todo se les perdone.

 

Twitter: @adiazpi

 

 

 

 

 

 * Imagen tomada de la Web: Stockfresh

1 Artículo 3º. Constitucional, 3er párrafo, fracción II, inciso a).

 

 

 

 



Etiquetas:   Gobierno   ·   Administración Pública

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19264 publicaciones
4834 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora