Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Filosofía   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Filosofía Social   ·   Comunicación   ·   Censura   ·   Biología   ·   Ciencias



Faltó Argentum


Inicio > Política Nacional
03/12/2018


616 Visitas



El espectáculo Argentum que coronó el G20, fue lo más cercano para la gente de lo que pasó en toda la cumbre, por ser algo artístico y lo que todo el país seguramente vio. 




Y del espectáculo lo que quedó como destacado, fueron las lágrimas del presidente, que como siempre tuvo opiniones contradictorias.Hubo emocionados por las lágrimas de Macri y hubo enfurecidos críticos.  

En realidad no está bien o mal que el presidente haya llorado, ni tampoco está bien o mal que un presidente llore.  Llorar inevitablemente por la emoción (y se supone que fue así, que su llanto fue sincero) es consecuencia de una carga emotiva por lo que se está viviendo.  El tema es que eso que se está viviendo, puede ser una realidad compartida con otros o con todos, o una realidad que está teñida por nuestra propia interpretación de los hechos, el relato que creamos de ellos o una fuerte pertenencia a eso que está pasando. Ver el video de un nacimiento a todos seguramente nos va a emocionar porque es un hecho feliz, pero si es nuestro hijo ese bebé, entonces seguramente nos va a emocionar hasta las lágrimas. Lo mismo podemos decir de otras situaciones como una muerte, un funeral es algo triste y solemne, pero para los que perdieron a esa persona, es más conmocionante.

Indudablemente Macri tiene una mirada y pertenencia con el país, sus potencialidades, su personalidad y la parte de la historia que contó el espectáculo Argentum, que lo llevó a emocionarse de ese modo.

Sin embargo es una mirada parcial la de Macri, al menos por lo que cada argentino puede esperar de su presidente.

Es real que en un video institucional, que comunica en pantallas gigantes  por detrás de un espectáculo de danza, y que se exponía a los mayores líderes mundiales se está tratando de mostrar lo mejor (o lo que la comunicación consideró mejor) del país. Claramente no correspondía mostrar las falencias, los faltantes y obviamente las desidias que tenemos como país. El problema es que buena parte de la población, vive de ese lado que no se mostró y se sintió afuera. Pero incluso muchos otros (afortunadamente) viven en un lado destacado, de proyección internacional y altamente competitivo, que tampoco se mostró.

Ricky Pashkus el director de Argentum dijo que "los tres ejes que le pidieron para la comunicación del espectáculo fueron: diversidad, federalismo e inclusión.."

Hay que decir que en cuanto a géneros, a personificaciones de pobladores y su cultura y en cuanto a diversidad, Argentum fue logrado. 

Pero una comunicación visual y artística como esta, era una oportunidad única para mostrar (vender) el país menos conocido al mundo que lo miraba. 

Grandes campos, cultivos, ganado, paisajes turísticos, gauchos, ríos, lagos montañas, puertos, artesanías, agroindustria, petróleo y pobladores tradicionales, es sin duda la imagen conocida del país y su cultura, junto al tango, folclore y otros géneros que aparecieron.

La menos conocida o al menos poco resaltada y que en las imágenes no estuvo, fue sin duda por ejemplo: nuestro pequeño Silicon Valley argentino con el Centro Atómico Bariloche, el Balseiro, el INVAP y la Universidad del Comahue, por solo nombrar estos lugares agrupados en una misma provincia. O la propia Universidad de Buenos Aires, la UBA,  destacada este último año entre las mejores 50 universidades del mundo y de las primeras de América siendo una universidad pública. Tampoco hubo ninguna referencia ni siquiera al pasar, de los cinco Premios Nobel argentinos conseguidos. Y sin una exaltación del personalismo, pero al menos como referencia,  también pudieron estar los grandes médicos y científicos argentinos que  hicieron aportes al mundo y en coyunturas socio económicas muy difíciles como Favaloro, Grierson, Houssay, Castillo y Milstein entre otros. Ni hablar de los técnicos, ingenieros o cientificos, que no solo trascendieron al mundo, sino que hoy son trascendentes en los mayores organismos internacionales. Una imagen que sin duda hubiera impactado a Trump por ejemplo, hubiera sido la del rionegrino Miguel de San Martín a cargo de la Operación Curiosity de la NASA  y uno de los responsables que ese vehículo haya llegado a Marte y haga su trabajo científico. Hablando de cientificos, ¿cómo no mostrar un orgullo como el Conicet? y ¿Como no destacar el reactor nuclear que se está haciendo en el país para Holanda o los satélites o la Planta de Agua Pesada que abastece a muchos países del mundo?

Otra cosa  que tampoco estuvo entre las miles de imágenes, que comunicaron en el espectáculo, sin duda fueron (y sin interés de hacerles publicidad que no necesitan) nuestros cuatro"unicornios": Mercadolibre, Despegar.com, OLX y Globant, empresas que trascendieron al mundo, cotizan en las bolsas internacionales y hoy valen,  como en el caso de  Mercadolibre, más que nuestra petrolera de bandera YPF.

No tengo idea de producciones artísticas y culturales, pero  sé de comunicación.

No sé cómo se hubiera encontrado lugar en la muestra,  para comunicar esto desde lo artístico, pero si sé que faltó.

Faltó en las imágenes que corrían por detrás de la coreografía y que por momentos fueron más importantes que los cuadros artísticos, mostrar todo eso que Argentina es y que a la vez la hicieron trascender al mundo.

El G20 se va desarmando en Buenos Aires, las calles se liberan de vallados, los líderes el mundo están en vuelo hacía sus países y no se llevaron esas imágenes, de lo que también somos y que no estuvieron.

Después de varias semanas donde los ojos del mundo estuvieron puestos en Argentina, el interés vuelve a la normalidad y volvemos a ser el último país al sur de Sur América.

A comienzos del siglo pasado y hasta mediados, cuando Argentina estuvo entre los primeros países del mundo en PBI y crecimiento, el objetivo fue "poblar los desiertos.." al principio y "desarrollarnos e industrializar.." en la última parte, antes de comenzar la caída. 

Los desiertos  nunca se terminaron de poblar, es dificil poblar tierras que se las quedaron unos pocos dueños. Y el desarrollo nunca se inició a partir de la industria, nos quedamos en manufacturas industriales y cada vez dependiendo más del mundo.

Las poblaciones se amontonaron en los conurbanos de las ciudades, con industrias y fábricas que fueron cerrando, cayeron en la pobreza. El levantamiento de las redes nacionales de ferrocarriles (con los que se había poblado gran parte del país) hizo migrar gente, que se concentró aún más en suburbios e hizo crecer la pobreza, también fueron desapareciendo pueblos y pequeñas ciudades.

La Argentina que se conectó con el mundo al principio de su historia,  a través del comercio  de las producciones primarias y con ellas intentó su distribución poblacional, terminó fracasando en el desarrollo, hizo una involución a lo primario, su población y la pobreza terminó concentrada en grandes ciudades, nunca pudo (o quiso) explotar sus recursos naturales con capitales propios, ni se industrializó. 

Las imágenes del espectaculo terminaron sin querer mostrando esto, aunque hayan omitido la pobreza (lo que es equivalente a omitir a más de un tercio del país) y hayan comunicado que la Argentina es ese país de campos, recursos naturales y economías primarias, cuando fue y es mucho más que eso.

Lo artístico es lo artístico y el espectáculo fue memorable, el director y los artistas cumplieron por demás; pero los conceptos que el mismo gobierno le pidió resaltar al realizador en la puesta en escena,  terminaron omitiendo y defraudando.

Es dificil tener verdadera diversidad, federalismo e inclusión, en un país primarizado, concentrado económica y poblacionalmente, desconectado y sin transporte de bajo costo habiendo enormes distancias y con su población empobrecida. 

Con primarios y extractivas que explotan capitales extranjeros y se llevan la renta afuera, con manufacturas básicas y turismo, y con la población amontonada y desconectada por altos costos de transporte y logística, es imposible que se cumplan esos ejes propuestos.

Desde ese lugar entendería las lágrimas de Macri, la realidad es para llorar, aunque él no haya llorado por eso.









Etiquetas:   Mauricio Macri

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18572 publicaciones
4704 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora