Cómo distinguir los servicios de una buena inmobiliaria

A finales de 2010, en plena crisis económica, los agentes inmobiliarios registrados no sumaban más de 1.624 en Barcelona. En 2016, la cifra escaló hasta los 3.887. Hablamos solo de los inscritos en el registro de agentes inmobiliarios de Cataluña en la ciudad, lo cual no incluyen a aquellos que operan sin regulación o bajo la de la propia Generalidad de Cataluña.

 

.624 en Barcelona. En 2016, la cifra escaló hasta los 3.887. Hablamos solo de los inscritos en el registro de agentes inmobiliarios de Cataluña en la ciudad, lo cual no incluyen a aquellos que operan sin regulación o bajo la de la propia Generalidad de Cataluña.
Estas altas cifras nos dan una radiografía de la actual situación del mercado en la capital catalana: lo primero es que el sector goza de un excelente estado de salud, y lo segundo que si bien un buen número de inmobiliarias operan bajo el control de la regulación, otras tantas lo hacen de forma independiente y con prácticas que no siempre benefician al cliente, tal como alertan desde los Colegios y la Asociación de Agentes Inmobiliarios a la que pertenecen reputadas agencias como Olle Bertrán - inmobiliaria en Barcelona, cuyo responsable, Joan Ollé Bertrán, preside ambas instituciones.

Entre tanta oferta, ¿cómo podríamos distinguir entra una buena inmobiliaria de la que no resulta tan efectiva?

Primera pista: la oficialidad Desde 2010 constar en un registro de agentes inmobiliario es obligatorio en toda Cataluña, por lo que la primera pista de que una agencia inmobiliaria quiere hacer las cosas bien y cuenta con la profesionalidad y experiencia necesaria para ello es que se encuentre registrada en alguna asociación o colegio inmobiliario.

Esta certificación suele ser motivo de orgullo entre inmobiliarias, por lo que si no encuentras ningún distintivo o signo que te indique la oficialidad y el prestigio entre similares de la agencia a la que visites, comienza a sospechar.

Segunda: las ansias hacia la compra - venta Una agencia inmobiliaria no es ni un call center ni un espacio de producción. La labor de una agencia inmobiliaria es de servir de intermediario entre quien vende y quien compra, y por tanto vela por los intereses de ambos sin limitarse únicamente a lanzar al mercado propiedades a la caza de compradores sin más.

Por ello, las agencias especializadas, además de contar con un espacio físico donde atender correctamente a sus clientes (forma parte de la regulación que les constituye como agentes registrados), lo hacen de forma calmada y asegurándose que atiende a las necesidades de cada comprador y cada vendedor.

Esto excluye asignar cada propiedad “al mejor postor” o realizar prácticas como el buzoneo “salvaje” en busca de propiedades que incluir en cartera, así como aquellas agencias cuyas recepciones están repletas de telefonistas bulliciosos donde una cita dura 10 minutos y donde los contratos se cierran “a pie de calle” tras la visita o incluso antes de ésta (cada vez más frecuente en los alquileres).

Tercera: los servicios que ofrece Una agencia debe ofrecer garantías, debe ofrecer un servicio, debe atender necesidades antes, durante y hasta una vez finalizado el contrato. Asegúrate que la que eliges como referencia, las cumpla.

Infórmate: pregunta cómo actúan, qué protocolos siguen en caso de incidencia y como gestionan pagos mensuales, ingresos, etc.

Foto: Pixabay

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales