Cómo mantener las puertas de casa

Las puertas de  acero de nuestro hogar son, sin duda alguna, la carta de presentación de nuestro estilo. Cada vez que llegamos a ellas sentimos la paz de estar en casa, detrás de ella nos espera lo conocido, nuestro espacio, diseñado y amoblado a nuestro gusto. Habitaciones que hablan de cada habitante, que cuentan historias. Cada persona selecciona el material de las puertas de su casa según el estilo y las opciones que tenga para la compra en cuanto a precio y medidas.

 

.es">puertas de  acero de nuestro hogar son, sin duda alguna, la carta de presentación de nuestro estilo. Cada vez que llegamos a ellas sentimos la paz de estar en casa, detrás de ella nos espera lo conocido, nuestro espacio, diseñado y amoblado a nuestro gusto. Habitaciones que hablan de cada habitante, que cuentan historias. Cada persona selecciona el material de las puertas de su casa según el estilo y las opciones que tenga para la compra en cuanto a precio y medidas.
Cuando las puertas son de acero deben conocerse los procesos para la limpieza del acero con el fin de no dañar la estructura y preservar su apariencia. El acero es seleccionado cuando se piensa en la seguridad del hogar. Sin embargo, la estética no se deja de lado. Existen puertas de acero que aparentan ser de madera. Pueden estar pintadas o labradas.

En primer lugar, debes abrir la puerta y buscar algún mecanismo que te permita mantenerla abierta para limpiar ambas caras y los perfiles superior y lateral. Como segundo paso acerca a la puerta los implementos que vas a utilizar, es decir, escalera de mano, paño para el polvo, limpiador no abrasivo, un cubo con agua, esponja, una toalla que puedas ensuciar y limpiacristales si la puerta los incluye. Para proteger tus manos no olvides usar guantes de goma o vinilo.

Ubica la escalera en el suelo de manera estable y sube hasta alcanzar el perfil superior de la puerta. Comienza la limpieza del acero eliminando el polvo presente. Paso seguido vierte el líquido limpiador no abrasivo en el paño y pásalo nuevamente siguiendo hacia el perfil lateral. A continuación, sumerge la esponja en el agua del cubo, escúrrela, rocíala con el limpiador multiuso y frota la cara posterior y anterior de la puerta desde arriba hacia abajo.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales