Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Perú   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Cultura   ·   Lectores   ·   Literatura Latino Americana   ·   Muerte



Requerimientos Estratégicos de Apertura Empresarial Hacia la Complejidad


Inicio > Empresas
17/09/2011

1507 Visitas



Reconociendo que un elemento central en la gestión contemporánea de las organizaciones dice relación con la necesidad de recoger las tendencias de cambio veloz y permanente, tomando un par de ideas relacionadas a la teoría de la complejidad, quisiera plantear en esta oportunidad un aporte relacionado a la necesidad de un nuevo paradigma.


 

Al respecto, Edgar Morin, en una suerte de crítica al antiguo paradigma taylorista, plantea que “en la empresa, el vicio de la concepción tayloriana del trabajo fue el de considerar al hombre únicamente como una máquina física”. De manera complementaria, señala que “la evolución del trabajo ilustra el pasaje de la unidimensionalidad a la multidimensionalidad”. En efecto, en su idea nos revela la necesidad, por tanto, de intentar un nuevo paradigma, momento en el cual, creo, nos encontramos precisamente en un momento crucial de tránsito.

 

Más aun, siguiendo al mismo autor, se señala el concepto de “solidaridades vívidas” como un nuevo ingrediente de síntesis respecto de la incorporación de la complejidad en el nuevo paradigma organizacional. En este sentido, se resalta la ambigüedad de lucha, de resistencia, de colaboración, de antagonismo y de complementariedad necesaria para la complejidad organizacional y por ello las redes informales, las resistencias a la colaboración, las autonomías y hasta los desórdenes, son ingredientes necesarios a la vitalidad de las empresas.

 

Dado lo anterior, se nos revela la necesidad de abrir la caja negra de la gestión organizacional hacia los actores del entorno, de modo que le impriman esos nuevos ingredientes de vitalidad a la empresa. Escuchar e interlocutar en mayor medida con el entorno, implica abrir un espacio de aprendizaje compartido con nuevos actores, los que necesariamente se involucrarán con nuestras operaciones, antaño desconocidas para ellos y desarrollarán a la postre una visión crítica respecto de la gestión. Con todo, se recogen así nuevos elementos en la empresa que aprende, modernizando su gestión y haciéndola acorde a las demandas del entorno y mucho más cercana a nuevos actores sociales.

 

Esta necesidad de un nuevo paradigma impone un desafío no menor en términos de incrementar la capacidad de lectura de los cambios y requerimientos del entorno respecto de las empresas y el rol que juegan en el desarrollo social de donde se insertan, lo que supera una mera visión tecno productiva y económica.

 

En este sentido, se aprecia que los ámbitos de conversación entre el segmento empresarial y el conjunto de actores diversos que compone el entorno se ha ido ampliando, desde un ámbito de influencia muy circunscrito a los aspectos productivos y de empleo para pasar a aspectos de índole más sistémica (como la educación, la salud, el medio ambiente, el desarrollo comunitario) y que en general, exponen a las empresas a la influencia de distintas presiones, derivadas por cierto de las expectativas de los actores sociales que circulan en torno a ellas.

 

En este plano, por lo tanto, es preciso que las empresas abran su ámbito de acción desde lo estrictamente económico y productivo, hacia espacios de articulación público – privada que incrementen la capacidad de lectura y negociación empresarial con el entorno, en un contexto de aprendizaje y cambio social que desenvuelva la habilidad estratégica de todos los actores del desarrollo (en sentido amplio), en un marco articulado y complejo.

 

Por cierto, lo anterior implica el desafío de reconocer la diversidad y complejidad de intereses interactuantes en el entorno y por lo mismo, revela que se pasaría a un ámbito estratégico que implica construir socialmente cursos de acción, donde las estrategias presentan necesariamente una relativa falta de optimización para cada conjunto de actores y agentes socioproductivos pero que, en el fondo, significan la búsqueda de satisfacer parcialmente las expectativas de cada uno, en un marco estratégico de negociación y construcción social.

 

Nuestras empresas latinoamericanas en general, y en especial en Chile, ¿están preparadas para este desafío?... los conflictos sociales que surgen al alero de nuevas inversiones, en diversos ámbitos de actividad, parecen decirnos que no… y si así fuera el caso, ¿qué hacer entonces para abordar la tarea?... la respuesta a esto último es un desafío de estrategia contemporánea fundamental y que es preciso que los nuevos empresarios, directivos y ejecutivos recojan en espacios de discusión más amplios que los directamente económicos y productivos.



Etiquetas:   Management

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21905 publicaciones
5259 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora