Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Escritores   ·   Psicopatología



Contra la superioridad moral de la izquierda


Inicio > Política Nacional
04/11/2018

389 Visitas




Han bastado unos cuantos tímidos intentos de Casado por recuperar la esencia de un Partido Popular que se precipitaba irremediablemente hacia la socialdemocracia de la mano de Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, para que todas las terminales de la izquierda española salten al unísono para acusar al nuevo presidente del PP de radicalismo y extrema derecha.

En España desde hace demasiado tiempo es la izquierda la que tiene el poder de decir lo que es bueno y lo que es malo, lo que es extremo y lo que no. Nuestra intelectualidad se apresura a llamar idiotas a los norteamericanos por elegir a Trump, o a los brasileños por elegir a Bolsonaro, y bendicen como voluntad del pueblo las elecciones de Maduro, de Ortega o de Evo Morales. Porque la izquierda siempre goza de ese plus que tiene el que dicta las normas e impone el credo.

Es cierto que no es un fenómeno exclusivo de España, y que el resto de sociedades europeas, y por supuesto la sociedad norteamericana, también se han visto sometidas a esta dictadura moral de la izquierda, y que, de forma sorprendente, tras la caída del muro de Berlín está superioridad moral, en vez de diluirse, se ha intensificado. Pero en España el fenómeno tiene unas características particulares que lo hacen más especial.

¿Cómo hemos llegado a esto? No ha sido cosa de un día sino que se ha tratado de un proceso paulatino que empezó con la propia Transición. Quizás el primer paso fue aquel harakiri de las últimas Cortes franquistas, que tuvo bastante de autoinculpación y nada de reivindicación por lo que la derecha sociológica había hecho por la pacificación de España y su desarrollo hasta convertirla en la décima potencia económica del planeta.

A partir de ahí, y en menos de una década, la España de los actos de desagravio y de las colas ante la capilla ardiente de Franco, se convirtió en “sociológicamente de izquierdas”. Y con la llegada del PSOE al gobierno en 1982, la izquierda directamente materializó su asalto al poder. El  PSOE, en su aspiración de convertirse en el PRI español, se infiltró hasta en último estamento de la sociedad. De la mano del grupo PRISA acaparó los principales medios de comunicación. De la mano de sus sindicatos y asociaciones, impregnó a la mayoría de colectivos profesionales, desde la judicatura a policía, pasando por la educación y la sanidad.

De esta forma, a lo largo de estos cuarenta años de democracia, los clichés morales de la izquierda han ido empapando a la sociedad española como una lluvia fina pero persistente, hasta llegar al aplastamiento actual, donde bajo el disfraz de la corrección política la izquierda impone su credo sin apenas discusión.

Se ha producido un desplazamiento por el cual un partido claramente de centro izquierda como Ciudadanos, pueda ser presentado como de centro-derecha, que el PSOE, que se mueve hoy en parámetros políticos más radicales en muchos aspectos que los del PCE de los años setenta, pueda ser considerado de izquierda moderada, o que Podemos, herederos de la extremísima izquierda extraparlamentaria de los setenta y ochenta, pueda hoy ser visto como una opción de izquierda más o menos asumible.

Así en España se monta el pollo si la familia de Utrera Molina canta el “Cara al sol” en su entierro, pero a nadie le escandaliza que un presidente del gobierno o sus ministros canten en un mitin “La internacional”, el himno de la ideología más genocida de la historia, con más de cien millones de muertos a sus espalda. Es esa superioridad moral que permite que en uno de los canales de Atresmedia un presentador se limpie los mocos con la bandera española, o que en la televisión pública, la de todos, se ridiculice a la heredera del trono por leer un artículo de la Constitución. Para la izquierda mediática todo vale, incluido el desprecio, ese desprecio a lo que no es izquierda que queda perfectamente resumido en la frase pronunciada recientemente por Victor Manuel en una entrevista con Julia Otero: “No hay nada más imbécil que un obrero de derechas”.

Y este desplazamiento no se ha producido únicamente en el ámbito de los partidos políticos sino en la misma sociedad. Al día siguiente de la presunta agresión sexual a la chica de Pamplona, todos sabíamos que entre los presuntos agresores había un guardia civil y un militar. Sin embargo desde los medios de comunicación se nos oculta la nacionalidad de presuntos asesinos, o de presuntos violadores. Y todo porque para los clichés de la izquierda la Guardia Civil y el ejército siguen siendo los malos, mientras que los inmigrantes (léase migrantes en el neolenguaje de la izquierda) tienen halo de santidad aunque sean ilegales.

Es necesario que España recupere su autoestima, y para ello es imprescindible que la sociedad española se libere de este asfixiante corsé impuesto por la izquierda. Hay que recuperar la costumbre de llamar a las cosas por su nombre, y de manifestar sin complejos aquello en lo que hemos creído siempre.

Es hora de recuperar el respeto por el trabajo, el mérito y el esfuerzo, es hora de valorar nuestra historia, y dejar de avergonzarnos. Es hora de rechazar de forma radical el guerracivilismo que se quiere resucitar y que nuestros padres habían superado hace décadas.

Hay que dar la espalda a esos medios de comunicación que día a día nos intoxican y nos hacen tragar la píldora de su sistema de valores. Hay que hacer valer nuestro poder como sociedad civil para recuperar una sociedad plural en la que cada individuo pueda elegir sus creencias e ideologías sin que ningún establishment le cuelgue el sambenito o le marque como apestado.

Y no podemos esperar a que lo hagan por nosotros ni políticos, ni intelectuales, ni líderes de opinión. Tenemos que levantarnos ya, todos y cada uno, contra esta moral impuesta que lo único que pretende es socavar lo que somos y lo que siempre hemos sido.





Etiquetas:   Sociedad   ·   Partidos Políticos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18750 publicaciones
4729 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora