Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Quintana Roo   ·   Elecciones Municipales   ·   Joe Biden   ·   Donald Trump   ·   Poesía   ·   Corrupción   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Sociedad   ·   Tecnología   ·   Escritores



La frustrada esperanza naranja


Inicio > Política Nacional
15/10/2018

527 Visitas



Corría el verano del año 2005 cuando un conjunto de exmilitantes y simpatizantes del PSC decidían constituir en Barcelona la plataforma ciudadana Ciutadans de Catalunya. El nombre de la plataforma lo sacaron de la famosa frase del socialista catalán Josep Tarradellas, que a su regreso a Barcelona tras el exilo dijo aquello de: “Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí”. Un año después, de esta plataforma surgiría el partido Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía. Conviene recordarlo ahora, porque el origen del partido sirve para explicar en buena medida lo que después ha sido su devenir.


Hoy, trece años después, aquel partido surgido casi de la nada es la cuarta fuerza en el Congreso de los Diputados, y en determinados momentos de nuestra más reciente historia ha sido situado como segunda o incluso como primera alternativa de gobierno. Pero vayamos por partes.

Lo primero que sorprende es que un partido surgido de una escisión del PSC sea hoy etiquetado como partido de centro-derecha o incluso de derecha, pero ya veremos que la claridad ideológica no ha sido nunca uno de los rasgos distintivos de la formación naranja, que a lo largo de su corta historia se ha coaligado o ha pactado con formaciones que van desde la izquierda hasta la extrema derecha, y su ideario ha ido adaptándose en cada caso a las circunstancias.

En 2006, Albert Rivera definía a su partido en el foro Nueva Economía como “socialdemócrata y laico”, tal y como reflejaban sus estatutos fundacionales. Esta vocación socialdemócrata no les impidió concurrir a las elecciones europeas de 2009 junto a la formación ultraconservadora y euroescéptica Libertas, en la que se integraba el expresidente de la ONCE Miguel Durán, habitual por aquellas fechas de las tertulias de Intereconomía. Como dato curioso, cabe decir que José Manuel Villegas, actual secretario general de Ciudadanos, fue el segundo de Durán en aquella lista.

Pero cuando el foco mediático se centró por primera vez en la formación de Albert Rivera fue en las vísperas de las elecciones generales de diciembre de 2015. El desgaste en el gobierno del PP y el frágil liderazgo en el PSOE, hacían que Ciudadanos pudiera pescar tanto en el electorado de centro-derecha como en el de centro-izquierda, de forma que las encuestas más favorables les llegaron a situar como segunda o incluso como primera fuerza. El trasvase se produjo, pero en mucha menor medida que lo previsto por las encuestas, y el partido naranja se situó con 40 diputados como cuarta fuerza parlamentaria.

Después de que la ejecutiva del PSOE impidiera a Sanchez echarse en brazos de Iglesias, la llave de la gobernabilidad quedaba en manos de Rivera. Y en ese momento Ciudadanos decidió recuperar su esencia socialdemócrata y pactó con el PSOE de Sánchez. Por cierto, muchos de los que hoy se echan las manos a la cabeza con la actuación de Pedro Sanchez al frente del gobierno, deberían recordar que el primero que quiso ponerlo en La Moncloa fue Rivera.

Finalmente la investidura de Sanchez fue un fracaso que abocó al país a unas nuevas elecciones en las que Rivera sufrió la pérdida de medio millón de votos y ocho diputados, sin duda consecuencia de la decepción de buena parte de los votantes de centro-derecha que en diciembre de 2015 se habían decantado por la formación naranja.

Rivera parecía haber aprendido la lección y decidió apoyar al PP en la formación de gobierno tras las elecciones de junio de 2016. Abundando en esta tendencia, en la Asamblea del partido de 2017, se decidió eliminar el término “socialdemócrata” de los estatutos del partido, y Ciudadanos pasó de ser socialdemócrata a ser un partido “liberal y progresista”.

No hacía falta ser Maquiavelo para ver que con el lógico desgaste de la acción de gobierno, unido al producido por los rescoldos de los casos de corrupción del PP, bastaba sentarse a esperar para ver caer la fruta madura. Pero entonces ocurrieron dos eventos no por esperados menos impactantes.

El primero fue el desafío secesionista catalán, ante el que cabía esperar que Ciudadanos, que siempre se había reivindicado como valladar contra el nacionalismo, reaccionara de una forma contundente. Sin embargo la respuesta naranja no llegó ni a tibia, oponiéndose primero de forma frontal a la aplicación del artículo 155, para luego condicionar su aplicación a la convocatoria inmediata de elecciones catalanas. Sin duda fue un error de calado que debería ser analizado detenidamente por los estrategas de Ciudadanos. Pero por suerte para ellos, un error que dejó peor colocado al gobierno que al propio partido naranja. La indecisión de Rajoy, que prefirió ser rehén de PSOE y Ciudadanos para aplicar un 155 que debió asumir en solitario y con toda la contundencia,  tuvo peores consecuencias para el PP que para sus “aliados” en esta crisis catalana.

El resultado fue una pírrica victoria de Ciudadanos en Cataluña, que lejos de solucionar nada ha contribuido a perpetuar el enquistamiento del problema, con los naranjas desaparecidos del escenario catalán desde el día después de las elecciones hasta el día que Rivera decidió volver a Barcelona para quitar unos lazos.

El segundo suceso al que hacíamos referencia fue una sentencia convenientemente preparada por un juez amigo del inhabilitado Garzón, que se empeñó en colar en la introducción a la sentencia una frase que “condenaba” al PP como partido en un caso de corrupción de dos pueblos de Madrid. Por su puesto en la parte expositiva de la sentencia no se decía nada parecido, pero la mecha ya estaba encendida, y el 90% de los medios de comunicación y la oposición de izquierdas se dedicaron a soplar furiosos para que la mecha se consumiera cuanto antes.

¿Y qué hizo Ciudadanos? Pues volverse a equivocar. En lugar de ponerse de perfil decidió encabezar la manifestación, y anunciar a bombo y platillo su ruptura con el gobierno, exigiendo la convocatoria inmediata de elecciones generales. El resultado lo vimos todos: el PNV, al que unas elecciones generales anticipadas le entusiasmaban tanto cómo asistir a un desfile del Día de la Hispanidad, se echó en brazos de Sánchez. Y en este caso, a diferencia de lo ocurrido con lo de la crisis catalana, el principal damnificado de la metedura de pata de Rivera, además del Estado, ha sido Ciudadanos.

Hasta tal punto esto es así, que el partido de Rivera aún no ha superado el trastazo. Cuatro meses después de la caída de Rajoy, el diario El Mundo, principal correa de transmisión mediática de los naranjas, aún sigue afanándose en regalarnos cada quince días un artículo para culpabilizar a Rajoy de la llegada de Sánchez al gobierno, intentando ocultar su complejo de culpa, la auténtica responsabilidad de Rivera al precipitar la moción de censura.

Se acabaron las encuestas cocinadas vaticinando victorias naranjas, ya no hay más cuentas de la lechera. Se aplacó el viento del IBEX para meter a Rivera en La Moncloa aunque fuera por la ventana. Ana Patricia ya no juega a hacer política; ahora está más preocupada pensando en qué país va a ubicar la sede de su banco.

Tras la tormenta perfecta de la moción Frankenstein ha quedado para los naranjas una calma chicha de ni fu ni fa, en la que ya no hay desgaste del PP, y en la que el PSOE suple por la extrema izquierda los votos que se le puedan escapar por el centro. Los de Rivera ya no son los chicos nuevos de la clase, y lo de la “nueva política” suena ya a viejo. Ahora tienen su mochila y su historia, y en ella caben las mil caras de Marín, la nimiedad de Villacís, y las interpretaciones de Cantó. En ella cabe el apoyo sin fisuras a Susana Díaz, y el abrazo del oso a Cifuentes. En ella cabe esa Arrimadas que un día juega a ser la esperanza del constitucionalismo catalán, y otro a ser la heredera del nacionalismo moderado convergente.

La novedad es que por encima de esta indefinición calculada y consustancial a Ciudadanos, empieza a percibirse un cierto aroma a oportunidad perdida que, en función de lo que ocurra en las próximas elecciones autonómicas y municipales, puede empezar a resultar empalagoso.





 

 



Etiquetas:   Política   ·   Partidos Políticos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21473 publicaciones
5225 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora