Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Crisis Económica   ·   Internet   ·   Transformacion Digital   ·   Medicina   ·   Ecuador   ·   Odontología   ·   Auditoría   ·   Economía



Del dicho al hecho: el signo ϸ


Inicio > Cultura
14/10/2018


658 Visitas



Primeramente, el lenguaje primitivo era tonal, vibraciones entendidas como formas breves por grados del sonido emitido que produjeron las palabras, el vocabulario, los signos, lo gráfico: el lenguaje.


De acuerdo con el genetista Q. Atkinson, los humanos surgen en África hace 50.000 años, por tanto, el “único lenguaje” también, y desde allí con las migraciones, los idiomas. Y el antropólogo Edward Sapir explicaba -desde el punto de vista orgánico- al lenguaje como un milagro, pues con los órganos percibimos y asimilamos el entorno y a través de la respiración y la deglución habíamos logrado hablar. Ergo, “expresarse” es un acto vital: somos desde lo expresado y lo expresado es cuanto pensamos.

La Ciencia asegura que el Universo se crea a partir de la vibración. Atkinson y Sapir, desde sus especialidades, convergen en la aptitud genética humana del sonido para el origen del lenguaje (oral), del primero tomaré la afirmación: “Si nuestras lenguas pueden trazarse hasta África y el lenguaje es un marcador del linaje cultural, esto significa que todos somos una familia tanto en el sentido cultural como en el sentido genético” [1]. Es decir, que en el principio éramos iguales (sin distinción etaria, social, de género, racial o de culto).

En la actualidad, por el lenguaje reconocemos el estrato social, nivel intelectual o linaje cultural de un individuo o un colectivo. No ha sido el lenguaje lo que nos ha diferenciado sino su diversificación, el acceso al conocimiento y quiénes detentan el poder de los signos y códices sobre éste. El lenguaje, sólo se ha podido reconstruir por sus hablantes y más concretamente con la evidencia gráfica. Los sonidos primitivos hasta ahora perdurables, están por la oralidad sino-tibetanas, africanas (occidental y bantúes), guineas, aún algunas americanas (norte y sur) y muy pocas europeas. Es decir, que los signos gráficos ora pictogramas, logogramas, ora letras y etc., evidencian la marca genética del lenguaje en los sonidos del Mundo permitiendo la interpretación de idiomas antiguos como sánscrito, chino, bantú o griego. 





Noticias de la antigüedad: Un extranjero [2] ¿El indoeuropeo en China?

La información del pasado se va actualizando con descubrimientos, en enero de 2018 hallaron el fósil de una nueva especie de dinosaurio, ayer (27/09/18) publican la noticia donde hallan al más grande, hasta ahora, -¡La Historia está viva! ¿Viste?- El lenguaje también.

Hablando de fósiles y noticias, en 1985, un grupo de arqueólogos descubrió en el desierto chino de Taklamakán, en la región de Tarim, cuerpos momificados de hombres y mujeres. Lo curioso es que tienen el pelo rojizo o rubio, la nariz grande, miden más de uno ochenta y vestían con tejidos de lana, fieltro, sarga con motivos decorativos de cuadros (tartán), faldas, pantalones, gorros, botas y cinturones, lo que parece indicar que procedían de Europa occidental, pero una de ellas, La Bella de Loulan, reveló en el 2007 que venía de Asia del sur o central.

Entonces ¿Era una china caucásica o una celta asiática? En efecto, parecen celtas perdidos en China o un caso aislado de población protoeuropea esteparia que vivía en Tarim desde el siglo X aC., donde simultáneamente en los ochenta aparece un testimonio escrito: idioma tocario. Esta lengua le da su nombre al gentilicio (actuales tayikos) y la respuesta es la “mixogénesis” de celtas, sakas, escitas, esteparios, indios, persas y la sino-tibetana.

Si se quiere, leer en español palabras con “e, x, @”, etc., como intentos del lenguaje inclusivo, resulta un caso aislado de la lengua, que al no tener consenso, inspiró la búsqueda de noticias en las cunas de la civilización. Así aparece una “letra obsoleta griega”, pero de origen más oriental, trazada en un lugar llamado Bactria [3]: la primer provincia del imperio Persa (satrapía aqueménida [4] desde X aC.), ocupada por Ciro después de vencer al último rey neobabilonio (VI aC), también donde nació Zarathustra (V aC).

Bactria de la Margiana (siglo XXI aC.) a la Gandhara es valorada como parte de la Ruta de La Seda. Fue un territorio al norte de la cordillera de Hindu Kush y al sur del río Amu Darya, es decir, entre China e India. Fue conquistada por Alejandro Magno en el siglo IV aC., quien relaciona lo helénico con Asia. Esta etapa greco-bactriana culmina hacia el siglo III aC., con la llegada de un grupo estepario desplazado del noreste sinítico, los Yuezhi Kushan. Este grupo sincretiza culturalmente al “lugar de las Mil Ciudades” como el único imperio entre el Chino y el Romano, hasta desaparecer hacia el siglo VII después de Cristo. 

Ahora bien, en presencia de estas noticias, al leer sobre los orígenes de la escritura y los grupos étnicos asociados, en contraste, simetría u oposición, comprendí por qué la llaman “letra obsoleta” y griega. En consecuencia, me permití pronunciar (en español rioplatense) a “Sho” ϸ, la grafía kushan de [ ʃ ], ahí se reveló cual metáfora: una palabra en un contexto extraño. El sonido de “Yo” se enganchó con la idea de incluirnos en la forma más arcaizante de aquellas culturas: híbridas de raza, credo, género o clase social, expresado en la identidad de un lenguaje donde ese Yo fuese plural y heterogéneo. Y me dije -este signo, es como La Bella Loulan, los tocarios, su idioma, los kushan y cada ocupante de Bactria ¡Un extranjero!- razón por la cual inició este estudio lingüístico y comparativo:

  • Un glifo “identitario” de la etnia Kushán, del clan Da Yuezhi : arios, caucásicos (ojos y cabello claro), esteparios (sakas, escitas, turcos) que habitaban en China, practicaban el budismo hindú, hablaban en una suerte de lengua celta (el tocario) entre otras, y ocuparon Bactria. Mezclaron “sho” con la grafía de la escindida relación helénica grecobactriana. Un signo ¿indoeuropeo? en el contexto sino-tibetano, resulta extranjero para ambos.
  • Un glifo del que aún no se determina si corresponde al caso aislado de la lengua tocario (A y B que ampliaremos después), una rama del indoeuropeo más vinculado al idioma celta que a las posibles ramas sino-tibetana o iraní, donde apareció y viven los tayikos.
  • Un glifo que identifica a todo un imperio del cual aún se discute la múltiple etimología de sus etnónimos.
  • Un glifo que al desaparecer su imperio, casualmente, reaparecerá en la misma cultura emparentada al tocario en forma de runa celta como “thorn” o una de las letras del dios escandinavo Odín “thurs”.
  • Un glifo que a pesar de haber sido estandarizado como letra, obsoleta y griega de nombre “Sho”, resulta lingüísticamente incierta  porque se parece a otros signos de la época, pero no se relaciona a ninguno, sobre todo en su pronunciación.


Con la migración humana, el lenguaje se diversificó en idiomas, se hizo extranjero entre imperios. Se decía que “todos los caminos conducen a Roma”, agregaría que ‘en Grecia las palabras hacen escala’ y pocos saben que ‘las antiguas lenguas viajaron por Bactria’. Globalmente, hoy en día por un significado de palabra, turismo o literatura, acudimos a Grecia, sobre todo porque ella es un signo universal: «cuna de la civilización occidental», pero continúa sin responder por etimologías o casos únicos como el de este glifo extranjero para sí, pero clave para lo que se estudia aquí en presencia de más idiomas, noticias y civilizaciones.









El problema de nombrar entre muchas familias

Especificando el camino migratorio del lenguaje referido por Atkinson, buscando el linaje cultural, me anticiparé a decir que en aquellos tiempos, los nombres eran cuestión de ríos, montañas y de cómo te llamaban los vecinos porque no existía la noción de apellidos (situación discutida en el caso de China por materlinaje).

Por ejemplo, eran excepcionales casos como el de los Yuezhi, quienes se llamaban a sí mismos "caras pálidas" siendo nombrados por otros como el “clan lunar”. No así su grupo más destacado, el Kushán -de etnónimo incierto- tuvo un endónimo más sinítico con la pista "Guishuang" que ostenta traducciones como: el granero de la semilla (mito del perro), la casa del acantilado, el Gran Carruaje, etc., fue una etnia que se hizo imperio y desapareció dejando apenas una luz, una pista, un glifo acuñado en monedas. 

Este lugar pudo haber sido el ombligo del mundo conocido ¿El Centro o el Eje? Puente cultural o ruta comercial de cunas de civilizaciones. Y aunque desapareció con noticias inciertas, Bactria en sí misma representa una gran civilización perdida. En voz de J.L. Borges ¿Es un imperio esa luz que se apaga o una luciérnaga? Las marcas de la Historia y el lenguaje responderán con Sho ( Ϸ / ϸ ), esa mencionada letra bactriana que no resultara, después de todo, tan griega.

Hace veintidós siglos un grupo humano acuñó en monedas, y escribió en otros soportes, el glifo “ ϸ ” como símbolo de identidad de aquel imperio kushan. Entonces ¿Qué era ϸ? La versión de un ideograma chino o un tamga estepario (marca de los turcos azules), quizás. La dificultad para clasificar este signo es la complejidad cultural del momento y el lugar, más la cantidad de actantes involucrados en el proceso generativo y síntesis. Se especula, que las obsoletas aportaron al origen del mater lectionis y constitución de alfabetos: 









Sho sería un signo extranjero para muchas lenguas, hecho en algún lugar de la China por bárbaros civilizados de las estepas, un signo extranjero entre letras griegas, para ser leído por transeúntes de Bactria o todos los caminos que conducían a Roma por la Ruta de la Seda.



Lo sucedido en aquel imperio se narró en algunas crónicas y, a pesar de que no había ni escritura franca ni versión precisa, lo  cual complica la determinación del  étnónimo del grupo que creó a Sho / ϸ /, lo sorprendente es que hayan graficado su identidad con amplitud de significados. La belleza alrededor de los significados del imperio Yuezhi Kushán y su glifo reside en un aforismo de Kierkegaard:











“Si me nombras, me niegas. Al darme un nombre, una etiqueta, niegas las otras posibilidades que podría ser. Encasillar a la partícula en ser una sola cosa. Pero al mismo tiempo la estás creando, la defines para que exista”.

En consecuencia, decir que este imperio era un simple nombre resultaría como una luciérnaga apagándose. El nombre de este clan polindígena que no era chino, ni celta, ni persa, ni indio, ni iraní, ni siquiera bactriano y menos griego, es precisamente el tema de discusión, lo que lleva a preguntar ¿Quiénes eran los Yuezhi Kushán? Los que estaban en medio de todos los imperios, lenguas, rutas y culturas. De hecho, uno no puede ser sin el otro, menos cuando se trata del glifo, Bactria Gandhāra, la Dinastía Han, el rastro de Grecia en Asia, esto los hace uno y ambos, divididos entre el indoeuropeo y sino-tibeano-boreal, en una suerte de dualidad como en el Yin Yang.







Algunos nombres de los “Cara pálida”

Para nombrar a los Yuezhi Kushan y su glifo, depende de la visión por donde se pretenda definir su existencia. Basados en los historiadores indo-sino-tibetanos y griegos, los grupos no se llamaban a sí mismos, los llamaban (exónimo).

Sin embargo, los Yuezhi se hicieron llamar "caras pálidas", por ser blancos (arios) y mayormente rubios de ojos claros, inclusive "Clan de la Luna" podría ser un endónimo. La particularidad del Xiongnu [5] (estepa eurásica: bárbaros de lengua y fenotipo respecto del sino-tibetano), que distingue a los Yuezhi de otros grupos, en lo que fue la reorganización de los Estados en Guerra y la expulsión Qin, es que se adaptaron al pueblo Huaxia (chino) y a las costumbres Hindú hasta lograr ser la confederación del imperio Kushan.



Dos filólogos para dos nombres. Voynikov, Žhivko (Bulgaria, 2010) dice que: El nombre Yuezhi 月氏 (...) en conexión con los acontecimientos del siglo II a.C., que está asociado con el surgimiento del imperio estepario de Xiongnu 匈奴.” y de los Kushán o Kuche 庫車 el carater 庫 lectura moderna kù; antiguos chinos leyendo kh (l) ās; Clásico antiguo chino: y la era Han leyendo khāh. Significa: 1. granero; 2. almacén. La lectura moderna de la segundo el caracter 車 es chē; en clásico antiguo chino: y la era de Han es leído ka. Significa: 1. rueda; 2. carro. Por lo tanto, en el período que nos interesa, obtenemos la pronunciación "khāh-ka" o "Khaka".” 

Para Dorn’eich, Chris M. (Berlin, 2008), quien no da valoración a Kushán: La lectura correcta de chino 月氏 ("Ru-zhi" en lugar del equivocado "Yue-zhi"). (...) o Asiani”, agrega sin atribuir significado concreto “月氏, pronunciado Ròuzhð — 月氏 (ròu zhð 肉支) ” (...) “La lectura moderna del carácter chino 肉 (carne) es "ròu", pero en la antigüedad la lectura era "rù" - que prefiero porque está más cerca de nuestros actuales nombres occidentales del 月氏, es decir, Rishi (ka), Asioi / Asiani, Arsi y ÅrÝi. Son las definiciones más relevantes, entre otros nombres interpretados como: casa del perro, montaña, Gran Carro, comerciantes de jade, huéspedes o casa sobre el acantilado, arqueros de nuca, la espada.

A grandes rasgos, los nombres atribuidos a Kushán valoran la presencia helénica en Bactria o lo escrito en China (Huaxia) antes de llamarse a sí misma de esta manera, por encima de la pista que vincula a la “thorn” céltica o al gigante “thurs” escandinavo: Kushán es decir Guìshuāng, provenientes de Kucha o Kuche, Kuçar, Kuchar, Куча, Qiūcí, Küsän, Güsän, Kuxian, Quxian (tibetano); también romanizado como Qiuzi, Qiuci, Chiu-tzu, Kiu-che, Kuei tzu, Guizi, de la ciudad de Kuqa. Personas con esa procedencia descritos: KO ÞÞ ANOY ( griego ),  kuśiññe o kucaññe ( tocario ), Ku-sien ( tibetano ), Ch'iu - tzu ¿tz'u? ( Wade-Giles chino ) etc., ninguno de ellos expresa relación con la referencia de  Espina "thorn", pero se distingue siempre un dígrafo escrito o incluso pronunciado, esta es la pista más importante. 





El aporte: en presencia de los Yuezhi, más adelante, citaré otros nombres que llevaron al nombre de “Sho” Þ, y a propósito del “clan lunar” y del glifo “la espina” sumaré un nombre que se reveló en esta investigación por pronunciación y asociación de significados siníticos, para efectos de nombrar al grupo como: Kushán, pares honorables.







-------------------------------------------------------------------------

[2] La “DRAE dice en su tercera acepción que es el «conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común», ahí lo dejo), retrocedamos unos siglos. En el XVIII, se usaba nación también para designar a cualquier extranjero. Eso sí, solo en el «estilo baxo», lo que ahora entenderíamos por coloquial o vulgar.” Creo que este es el sentido más arcaico de “extranjero”, es decir, de los bárbaros civilizados, alidados (admitidos) y no esclavos.







[3] El nombre inglés Bactria se deriva del griego clásico: Βακτριανή, una versión helenizada del endónimo Bactriano Bakhlo ( βαχλο ). Nombres análogos incluyen Avestan: Bakhdi, Viejo persa: Bakhtrish, Nueva Persia: باختر, translit. Bākhtar, Tajik: Бохтар, Pashto: بلخ , translit. Balkh, uzbeko: Балх, chino: 大 夏 daxia; pinyin: dà xià, y sánscrito: बाह्लीक , translit.  Bāhlīka. región histórica en Asia Central. Bactria propiamente dicha estaba al norte de la cordillera Hindu Kush y al sur del río Amu Darya, que cubre la región plana que se extiende a lo largo de Afganistán, Tayikistán y Uzbekistán.





[4] El término Aqueménida significa "de la familia de los Achaemenis / Achaemenes" ( antiguo persa: Haxāmaniš; un compuesto bahuvrihi que se traduce como "tener la mente de un amigo").





[5] Los Xiongnu eran antiguos pobladores nómadas que formaban un estado o confederación ubicada al norte de China. Fuentes chinas del siglo III a. C. informan que crearon un imperio bajo Modu Chanyu, el líder supremo después del 209 a. Este imperio se extendía más allá de las fronteras de la actual Mongolia. Después de derrotar al Yuezhi previamente dominante en el siglo II a. C., Xiongnu se convirtió en una potencia dominante en las estepas de Asia central y oriental. Estaban activos en las regiones de lo que hoy es el sur de Siberia, Mongolia, el sur de Mongolia, Gansu y Xinjiang. Las relaciones entre las primeras dinastías chinas y el Xiongnu eran complejas, con repetidos períodos de conflicto militar e intriga que alternaban con los intercambios de tributos, comercio y tratados de matrimonio.



























Etiquetas:   Etnias   ·   Historia de Edad Antigua   ·   China   ·   Filología   ·   Lingüística   ·   Historia de la Escritura   ·   Eurasia   ·   Yuezhi Kushan

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21004 publicaciones
5178 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora