Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Crisis Económica   ·   Internet   ·   Transformacion Digital   ·   Auditoría   ·   Economía   ·   Medicina   ·   Ecuador   ·   Odontología



Cataluña: Tragedia heroica


Inicio > Política Nacional
01/10/2018

566 Visitas



El PP vive obsesionado con España, como ocurre con todas las obsesiones, el concepto abarca más de lo que dice; abarca a niveles que ni siquiera los mismos son conscientes. A su vez, el PP vive en una dimensión de función restauradora de todo aquello que ocurre (todo lo que cambia) cuando no están en el poder. España, digna de toda postracción, es profanada en su ausencia. Ese mito, al que ellos llaman España, está amenazado sin estar ellos en el poder. El poder es, por lo tanto, aquello que sirve para estar en paz, para que las cosas sean las correctas. No se trata tanto de una visión patrimonialista, eso es del estado, como cada partido, sino una visión espiritual, mágica, salvadora de pecadores. La unidad de España obedece a la continuidad de la propia existencia.


La posesión, por parte del otro, de la figura espiritual y existencial es horrible. De vuelta al poder, que siempre es arrebatado de manera deshonesta, en Cataluña se empezaba a organizar las bases de un movimiento simplemente inabarcable para el PP. ¿Cómo no va a ser mi Dios lo que yo digo? Resulta que para algunos España no es lo mismo que para el PP.

Si un Statut que nadie pedía provocó una gran deuda, la campaña de firmas en contra del mismo fue pedir un crédito en 24H. Fue brillante y fácil para Convergencia, que, lo vio claro y tiró para adelante. Se quitaron la careta o se convirtieron. Y entre diadas y consulta, el tiempo se empezó a acelerar.  Con un nuevo rey, un tío con coleta por ahí, una revolución comunicativa en España y un presidente analógico, Junts Perl Si, ganó las elecciones pero no consiguieron la mayoría absoluta. En un hito del que todavía no podemos saber el nivel de relevancia histórica que tendrá, un Artur Más descabezado eligió a Carles Puigdemont como President.

Un 2016 de absoluto protagonismo de la política de Madrid dejó a un envalentonado PP en el gobierno, dispuesto a darle de comer lentejas a Ciudadanos no quitando a Pedro Antonio Sánchez, presidente del gobierno de Murcia, una vez fue imputado. Ciudadanos, que por un momento sentí que estaba noqueado, giró de posición y obligó, asumiendo la posibilidad de apoyar al PSOE en una investidura junto a Podemos, a quitar al Presidente de Murcia. Entre eso, Lezo y una moción de censura instrumental, el marianismo dejó de ir al ataque para siempre.

Sumidos en dos dimensiones con diferentes interpretaciones, reglas y entendimientos, el gobierno central y el catalán entraron en una dinámica surrealista que se hundió muy profundamente. Unos decían que solamente respetarían las decisiones emanadas del parlament no reconociendo la legalidad vigente, que digo yo, y no con intención de comparar, sino de plantear el peligro del hecho, si Le Pen o Salvini llegan al poder y tienen mayoría en el parlamento, ¿Pueden tomar la decisión que quieran aunque no esté contemplado en la legalidad vigente? ¿El hecho de conseguir una mayoría parlamentaria te da la legitimidad para ello?  ¿Algo así como un gobierno totalitario elegido cada cuatro años? ¿Iría así? Los otros responden que hay unos procedimientos establecidos para cambiar la constitución y poder así celebrar un referéndum legal. Eso no va a pasar. La única salida para ambos es el conflicto.

Entiendo la ira, la insatisfacción, el dolor y el desamparo al ver a policías saltando con patadas voladoras a compatriotas míos, por cierto el policía karateka también es compatriota mío (sin defensa posible), pero que unas figuras políticas no reconozcan las leyes que les constituyen como los mismos es aparte de surrealismo (bastante cómico para un guión) un elemento que me da pánico. Es la sensación de desamparo de la posibilidad de que se “rompa España” lo que provoca las acciones que llevan al desamparo a la ciudadanía catalana y, con ello, se aúpa al independentismo.

Puigdemont pasó de convocar elecciones autonómicas a proclamar la independencia durante ocho segundos y acabar fugado. Otros le acompañaron y otros fueron a la cárcel y, a día de hoy, ahí siguen todos en el mismo sitio. Ante el bloqueo que debió suponer la posibilidad de que le llamaran traidor inició un camino fascinante y sumamente eficaz: la lucha contra la justicia española le iba como anillo al dedo a su discurso, los acontecimientos judiciales iluminaron y decoraron el discurso. Yo, por mi parte, que estaba decidido a irme después del puente de la constitución a Cataluña a grabar lo que estaba ocurriendo, perdí esa ilusión. Todo se frenó. Mariano Rajoy, que en esto, actúo pensando en el país, optó por una aplicación del 155 que nunca hubiera hecho un reaccionario. Surgió una nueva situación.

Los acontecimientos ocurridos entre Septiembre y Octubre de 2017, son uno de esos momentos históricos que si bien son explicados por lo ocurrido anteriormente, abren un escenario completamente nuevo que ya no se puede medir ni explicar por los parámetros que lo propiciaron.

Con cada partido a lo suyo, como es lógico, una desmesurada y  brillante mediatización de Puigdemont que, solito, dejó a una descabezada ERC en segundo plano se llego a una situación nuevamente endiablada el 21 de Diciembre. Puigdemont, con mayoría independentista, otra vez con la necesidad de la CUP, quedó segundo en unas elecciones que ganó Ciudadanos. Mi sensación es que en el partido naranja también consideran que Rajoy hizo lo mejor para el país.

Olvidado que estaba dispuesto a convocar elecciones autonómicas el independentismo se erigió en un movimiento dirigido por Carles Puigdemont. Capaz de desafiar al estado opresor, funciona como exponente del futuro inquebrantable del mito, de la salvación, del fin del desamparo. Y él creyéndose en el hacedor de ese futuro, adopta, a su vez, todos los requisitos para ser entendido como tal. En la nueva situación consiguió el papel  de protagonista.  

 Es, inevitable, la oposición pública de lo que no es de Puigdemont en el espacio  independentista para poder parar la maquina que en el propio Puigdemont se inició días antes del 1 de Octubre. Líder que ha hecho a su propia imagen como vertebradora de un movimiento y a sí mismo como indispensable en la consecución del mismo. Este momento, ocurrido muchas veces en la historia, es la que tiene que combatir, contraatacar, no el gobierno, no la oposición, sino, el propio independentismo pues lo puede dejar herido de muerte. Para Puigdemont solamente Puigdemont es la opción válida. Tengo la duda, de si, paradójicamente y en términos históricos, va a ser Puigdemont el salvador de España tal y como entiende España el PP. 

En la misma época Xabier García Albiol, en una entrevista, dijo que no entendía el voto de los catalanes el 21D, de hecho, en su elaboración los llegó a denominar como “abducidos”. Llama la atención, porque viene a decir mucho de cómo él ve la situación, él, simplemente no se lo llega a explicar. Dado que no se llegó a la independencia que decían, ya está, demostrado que no estaban diciendo la verdad, se debe volver a la otra forma de ver las cosas, deben dejar de votar a los partidos independentistas, el no hacerlo, es explicable solamente por falta de facultades mentales. Es realmente curioso que un dirigente del PP tenga esta concepción. Y cuando digo curioso no estoy juzgándolo de una manera negativa sutilmente, lo que estoy diciendo es que ese planteamiento explica la formación de dinámicas de posiciones contrarias que se retroalimentan en política.  En mis mitos, el bueno siempre soy yo.

Con líos, dudas, encarcelados, huidos, discursos del rey, victorias judiciales en el extranjero, la muerte de un fiscal general del estado, circunloquios y la perspectiva de que el asunto es más una trilogía que un guión solitario, Torra es investido como el nuevo President de la Generalitat. Elegido directamente del dedo de Puigdemont de la misma manera que él de Más. Ocurrido ya el referéndum, la declaración unilateral y el 155, el gobierno de Torra, bajo la tutela de Puigdemont, volvió básicamente a la misma dinámica el gobierno de Rajoy, así como, los constitucionalistas, los que no son constitucionalistas pero no quieren que Cataluña se independice, los vascos, los canarios, todos, absolutamente todos siguieron en el mismo discurso. No había pasado nada porque nadie pudo realmente cambiar nada ni a nadie le convino cambiar.

Para los políticos es difícil, hacer un cambio puede llevarte a ser defenestrado por los tuyos pero estos, que no están viviendo o decidiendo de primera mano si no que están en su casa viéndote por la tele, pueden llevar la situación, poco a poco, hacia una degeneración por el hecho, curiosamente, de que no cambia nada. Lo que si cambia, poco a poco, es Cataluña. Son en estos momentos de reparto de papeles donde la hegemonía futura se decide. 

Y de repente, pacto para sacar los presupuestos, sentencia de la gurtel, un par de días en silencio del PSOE, moción de censura, fuera Rajoy, Sánchez presidente. A las dos semanas de gobierno, se había certificado el fin de la era jurásica con el último gobierno de Rajoy.  Son momentos de mucho cambio.

El nuevo Presidente del PP, Casado, eligió como forma de diferenciarse en la campaña, por dar a entender que hubiera cambiado algo en la situación de Cataluña, un 155 más duro. Un cambio para empujar con más fuerza que nada cambie, esto de los catalanes ha sido un sainete mental, transitorio en los equilibrios de fuerza, fruto de la crisis y de unos políticos y élites que los han engañado. Suspirando por el abducimiento, estará por ver si una futura llegada al poder de la derecha y una línea más dura provoque cambios en el equilibrio de fuerzas que hace que nada cambie, el de un porcentaje mayor de catalanes que no tienen, creen tener o sienten ningún tipo de conexión con España. Podría ser el PP el salvador de Puigdemont. Cada parte luchando valerosamente y heroicamente por un mito que es antagónico al del otro.

Con Sánchez, volvió el diálogo protocolario, Torra, fue a la Moncloa, se saludaron y se dieron algún regalo. ¿Qué harán los políticos con tantos regalos? Bonet y Artadi comenzaron a tener contacto y las reuniones bilaterales comenzaron. Un intento de vuelta a la normalidad con la que el gobierno de Sánchez espera poner en contradicción al Govern, este, cuyo supuesto partido matriz, PDeCAT, ha sido completamente engullido por Puigdemont. Casi nada queda ya de lo de antes.

Todos hablan de libertad. Ambas partes intentan no parecer responsables de algo que son constitutivos. Y al fondo, un juicio.







Etiquetas:   PP   ·   Cataluña   ·   España   ·   Independentismo   ·   1 - O

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21010 publicaciones
5179 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora