Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   PRI   ·   PAN   ·   México   ·   Quintana Roo   ·   MORENA   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Pobreza



Un 2002-2003 en 2019


Inicio > Política Nacional
21/09/2018


435 Visitas



Macri necesita un 2002-2003 en 2019, pero sin tener un 2001 en lo que queda de 2018 y el principio de 2019.




Macri necesita tener un escenario de crecimiento, con superavit gemelos, con una inflación del 40% como hubo en la previa de la levantada de 2002 que licuó salarios públicos, planes y jubilaciones, más el efecto doblemente licuador de la deuda en pesos con una devaluación de 1 a 1,40 en principio (punto donde se pesificaron depósitos) para llegar a casi 4 pesos por dólar. Ahora en este año replicar ese escenario, sería ir de un dólar de 17 como estaba a final de 2017 a uno de algo más de 50 en 2019. Si hubiera esas variables, es posible replicar las correcciones de 2002, tener el rebote de la profunda caída,  y que la economía real arranque con su capacidad ociosa y luego con nueva inversión,  como le pasó a Duhalde.  Teniendo a la vez un escenario tan competitivo en variables, como el que luego recibió Kirchner en 2003.  

El paralelismo 2002-2003  y 2019- 2020 para Macri  es su aspiración, pero también de la oposición si se une en un frente (sin Cristina, pero con el voto K), con un peronista que pueda competir y ganarle. Este sería el modo de resolver los desfases que dejó Cristina en 2015 (parecidos a Menem 99') como se resolvió en 2002, pero sin pasar por un quiebre como el de 2001, para ambas partes: oficialismo y oposición.

Macri necesita ser Duhalde de 2002 y Kirchner 2003, sin antes ser Rodriguez Saá de 2001(que debió defaultear) ni ser De La Rua de 99' a 2001  quien no pudo corregir las variables, implementó el corralito, perdió las reservas, no obtuvo ayuda del FMI en tiempo y forma y debió renunciar.

O quizá necesite ser los tres en uno, pero sin default, sin inmovilización de ahorro en pesos y sin quiebre social, saltando directamente con las correcciones, a la última etapa de Duhalde y la primera de Kirchner. La del rebote y crecimiento.

Si lo puede lograr es una incógnita, pero si pese a lo dificil que se ve lo logra hacer, quizá puedan desarrollar su estrategia electoral y sobre las elecciones,  estar mostrando crecimiento y arranque en la economía real, que es la que la gente percibe.

Por eso la estrategia del gobierno es clara: ganar en primera vuelta.

Hasta fines de 2017 Macri en todos los sondeos  que trascendieron, ganaba en balotaje en todas las combinaciones de candidatos posibles. A partir de esta crisis en 2018, Macri solo sigue teniendo asegurado ganar un balotaje frente a Cristina, en todas las demás combinaciones, pese al importante porcentaje de indecisos, tiene altas probabilidades de perder.

Si Cristina no se bajara de la competencia y a la vez, por decreto o con discusión en el Congreso argumentando bajar gastos, el gobierno eliminara las Paso, se enfrentaría a varios peronismos distintos, asociados con otros frentes incluso con la UCR desconforme; que es muy posible en primera vuelta ninguno llegara a 30 puntos y el gobierno con algo más de 40 (replicando el 2017 con 41,6) ganaría.

Si en cambio Cristina se baja como candidata o hay una Paso que ordene e indique al peronismo a cual candidato deben apoyar, eso llevaría al gobierno a un seguro balotaje, que difícilmente gane.

Macri y la Oposición Peronista o asociada a pan Radicalismo y Socialismo, todos quieren lo mismo en cuanto a escenario, pero con obviamente distinto resultado electoral. Y para esto cada parte, necesita que sea en distintos tiempos.

Todos quieren un escenario de resolución de crisis sin default, ni quiebre social. 

Se aprendió de 2001, son conscientes que la sociedad actual está peor que previo a esa megacrisis, que la pobreza es más alta que entonces y que sería impensado un escenario de resolución anárquica en esta actualidad.

La UCR ya pagó sus errores posterior a esa crisis y no quiere hoy volver a quedar pegada a otro fracaso. Los distintos PJ son consecuencia también de la resolución del 2001 y la grieta que marcó luego el Kirchnerismo.

UCR y PJ aún hoy siguen en peligro de disolución si no actúan de modo coherente, pero a la vez son quienes sostienen los diferentes frentes de poder con sus aparatos, desde el gobierno a la oposición que se pueda unificar.

No hay lugar para errores y aunque el escenario 2001 fue mucho más grave en lo financiero y económico que este de 2018, cualquier equivocación y no solo del Gobierno, sino también de la Oposición (como no aprobar algún presupuesto), podría empeorar la situación. Ninguno quiere arriesgarse a eso. Desde la oposición, los peronismos sobre todo, si por intentar forzar la situación se equivocan en los tiempos, aunque luego ganaran, el deterioro económico sería muy grande para cuando les toque asumir. Lo mismo evalúa el gobierno, contando además los gastos de campaña de por medio. Pero además si se exceden en el ajuste (a la gente) y pierden votos, o se quedan cortos, complican las cuentas y calientan la inflación.

Es casi un mecanismo de relojería, en el que no puede haber errores de ninguna parte, pero que un tercer actor: el mercado, puede destrozar todo si desconfía, con la cantidad de pesos que hay en el sistema. 

Macri necesita que el mayor ajuste aplique en este final de año y el primer trimestre de 2019, que luego el dólar siga flotando en el nivel previsto, los exportadores rindan sus dólares entre el primer y segundo trimestre porque no tengan expectativas de alza continua y el FMI haga los desembolsos adelantados, para garantizar los pagos de deuda y no caer en default.

La Oposición necesita que se afloje el ajuste, se estire en el tiempo, que a lo largo de 2019 se siga aplicando y aunque los dólares de exportadores y FMI ingresen y garanticen solvencia, esto no aplique al rebote y el comienzo del crecimiento antes de las elecciones.

El gobierno y el peronismo que aspira a gobernar necesitan lo mismo, pero en distintos tiempos. 

El gobierno necesita que el rebote se dé antes de las elecciones, aunque no sea sustentable luego, solo para poder ganar después verá cómo sigue. El peronismo necesita que ese rebote sea luego de las elecciones, porque si logran ganar, recibirían una economía empezando a crecer, que con algunas correcciones y ajustes, que estarían justificados por lo heredado y todo gobierno puede hacer al comienzo, harían sustentable el crecimiento.

Pero lo cierto y no sé si ambas partes lo contemplan, es que pese a llegar a déficit primario cero, el déficit luego de pagar intereses es de alrededor de 3% negativo. Para poder pagar ese déficit, que en el Presupuesto 2019 se contempla en 600.000 millones de pesos (10 veces la AUH, más que todas las jubilaciones y 4 veces lo que se proyecta de obra pública) se necesitaría crecer a no menos de 3% año y el mismo presupuesto, prevé una caída de 0,5% en 2019. Para 2020 hablan de un crecimiento de 1% y así sucesivamente. Esto hace inconsistente, no sólo el plan del gobierno, sino el de la oposición, si es que apoya al gobierno. 

Si para pagar la deuda se necesita un 3% de crecimiento y el año que viene habrá -0,5%, y los siguientes 1% promedio cada año, se suma déficit, por lo tanto esto obliga a mayor endeudamiento y emisión monetaria. 

La meta de déficit cero con semejante endeudamiento es falsa.

Esta es la gran diferencia,  que parece no tiene en cuenta el gobierno, cuando basa su estrategia en el ajuste de este año y la remontada antes de las elecciones, para replicar al 2002: que este 2019 hay alto endeudamiento y de paso se niegan a reestructurar la deuda, porque con la poca confianza que conservan sería de alto riesgo.

Esto a la vez marca la diferencia con la Oposición peronista, que si ganara porque el rebote no sucedió antes de las elecciones y Cristina no fue candidata, seguramente ---en lo posible sin caer en default-- buscaría reestructurar la deuda, para no tener que ajustar tanto y de todos modos conseguir el superavit fiscal, financiero y comercial, para que el crecimiento sea sostenible ---como de 2002 a 2007-- y no solo un rebote. El Peronismo no tendría problema de patear el tablero y eso el Mercado lo sabe.

Todos quieren ser Duhalde después de las correcciones en 2002 y Kirchner en 2003, pero ninguno quiere pasar por De La Rua y Rodriguez Saá. 

El tema va a estar definido por el reclamo social, por las protestas y por la reacción que podría tener la sociedad, ya no solo los grupos sociales o sindicales, sino de toda la sociedad, frente al ajuste, que cualquiera de los dos grupos en puja electoral deberá terminar.

A Macri para su electorado cautivo, lo beneficia la escalada de protestas que justifican como "palos en la rueda o acciones golpistas". Como también su electorado justifica los desbordes financieros cambiarios, culpando al Mercado. Macri asegura que eligió el gradualismo para no hacer daño, pero en definitiva está haciendo más daño. Sin embargo lo ignoran o lo niegan, prefieren pasar por víctimas del Mercado, que por ricos malvados. Ser un gobierno calificado de derecha, combina muy mal con ser ortodoxo, ajustador, en definitiva, malo para la gente. Prefieren pasar por incautos haciendo responsable al Mercado, a la herencia y al mundo de sus errores y a "70 años de peronismo" argumento que ahora agregaron ante la segura competencia electoral que viene. Suena muy bien para su núcleo duro esa justificación, pero no para los votantes independientes, que saben que entre Perón y Macri, hubo un Frondizi, un Illia y un Alfonsin que aunque terminó económicamente mal con la hiperinflación, recibió un escenario bastante peor que Macri y que incluso De La Rua.

Del Peronismo aún del más racional, se espera decisión, quizá brutal, pero decisión al fin. Se espera otro trato con los Empresarios en general, pero sobre todo con los de Servicios Públicos a los que podrían condicionar mucho para que sus números cierren. Y se espera sobre todo otra posición hacia el Mercado, incluso no descontando estatizaciones si hicieran falta. ¿A esto le llamaran populismo?

Sacando a Cristina de la cancha, que si se queda y es candidata, claramente le está regalando la reelección a Macri, más allá del escenario económico que haya en 2019; hay que ver por cuál modelo se inclinan los indecisos. 

Los indecisos y no los núcleos duros, como siempre van a definir las elecciones.

El endeudamiento para este 2019 lo cambia todo y hace que no sea comparable,  con ninguna resolución de crisis anteriores.

La deuda será una constante los próximos años, sus intereses y pagos de capital, serán un impedimento a cerrar el déficit total.

Y esto hace a la diferencia. 

Diferencia  entre que los indecisos se vuelquen a Macri para su reelección o algún peronismo opositor  (sin Cristina) 

Diferencia entre que quieran naturalizar el endeudamiento constante hasta lograr crecer con Macri, si es que se logra de modo sostenible o se arriesguen a una segura reestructuración de deuda que haría más factible pagar con algún peronista, pero que a la vez podría generar menos confianza en principio.

Diferencia entre seguir conectado al mundo con Macri, aunque estar conectado solo signifique seguir tomando deuda y dejando fugar dólares, a riesgo de que vuelva a salir mal o quizá desconectarse del mundo de ese modo al menos, reestructurar la deuda tomada, vivir con lo nuestro mientras, como dice el peronismo e intentar desde allí volver a crecer y conectarse.

Indudablemente son modelos distintos en lo que cada uno enuncia y en el historial que cada cual tiene.

También son improntas distintas frente al mercado, los acreedores y el mundo.

Si Cristina no juega, quien bien podría decir que dejó en 2015 mejores números de los que va a dejar Macri en 2019, aunque con muchas distorsiones (tarifas, dólar, cepo, déficit) es claro que no hay ninguna vuelta al "populismo"

El Peronismo no K no es populista, ni expresa que vaya a aplicar un modelo populista, al menos no más populista en cuanto a asistencia social, presión impositiva y dependencia del Estado, de lo que es Macri. 

El Peronismo en realidad es brutal a veces, corporativo en cuanto a poder (sindical, de grupos sociales y empresarios) y con antecedentes de corrupción, pero no muy diferente a lo que es evidente a esta altura en el macrismo también, sólo tiene otros modales.

El comienzo de solución de esta crisis, como pasó y casi todas las anteriores aunque el escenario sea distinto, depende de que vuelva a crecer la economía real, suba la recaudación, suban las exportaciones, crezca el poder adquisitivo y se mantengan niveladas las variables. 

El dólar está en un récord histórico, pero si lo comparamos en función del nivel de precios relativos de cada etapa anterior, todavía no llega al nivel de 2003. La inflación si es record y para encontrar números similares debemos remontarnos al 91'. El déficit se baja a cero en el Presupuesto 2019 en esto se diferencia de cualquier crisis anterior, pero el alto endeudamiento que podría superar el 100% sobre PBI en 2019, no sólo hace crecer el déficit financiero, sino que para encontrar algo igual, debemos ir a las peores crisis que se cayó en default.

Nadie puede asegurar si ya se tocó fondo y se vuelve a rebotar, si aún falta caer, si luego de tocar fondo el rebote va a ser temporal y se alternará con nuevas caídas o servirá para volver a crecer, lento pero continuo. 

La decisión que va a tener el electorado sobre todo el independiente, es en qué modelo confía más para terminar la caída, rebotar y crecer.

Ya no se trata de personas, más allá de la pertenencia o afinidad que tenga cada cual, sino de la decisión pragmática, de qué modelo puede llevar a cabo esta etapa, con el menor daño posible a la sociedad.

Habrá que ver si la sociedad está a la altura, de diferenciar entre personas y modelo o programas; y entre empatizar con candidatos o votar lo que le conviene.



































Etiquetas:   Crisis Económica   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Crisis Social   ·   Dólar   ·   Mauricio Macri

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18023 publicaciones
4593 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora