Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Libros   ·   Novela   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica



Las masas son estúpidas ¡Ni duda cabe!


Inicio > Ciudadanía
30/08/2018


443 Visitas



Esta mañana leí, con gran sobresalto y alarma, una nota del periódico El Universal on line en la cual se informa que habitantes del pueblo de Acatlán, Puebla, quemaron vivos a dos campesinos presuntos roba chicos. Y digo presuntos porque, hasta la fecha, ninguna autoridad judicial lo declaró culpable de ese deleznable delito pero una turba enardecida, y azuzada, a saber por quién o quienes y con qué objetivo, decidió que sí eran culpables y que merecían un, más que severo, descarnado e inhumano, castigo aleccionador.  


Actos como ese, los mal llamados “justicieros” en los autobuses foráneos y transporte público de la Ciudad de México, pueden parecer, al primer “entender” de cualquier idiota, como “actos de justicia que reparan un daño y le proporcionan justicia la sociedad en su conjunto pero no hay nada más opuesto a ese supuesto propósito que “pensar” y actuar así. Resulta que, en primerísimo lugar, las turbas son irreflexivas, simple y sencillamente se dejan guiar por los impulsos que uno o varios lidercillos alientan. Al calor de los gritos, premisas falsas y prefabricadas, se dejan llevar cometiendo verdaderas atrocidades de lesa humanidad.

No podemos, ni debemos, dejar a un lado la base sobre la cuál suelen apoyarse quienes apoyan y realizan tales conductas que es la ausencia total de un sistema policial, jurídico, y judicial. Tal fenómeno dista mucho de ser nuevo ni exclusivo de México, de otra forma no podríamos comprender a “justicieros”  como Batman y Robin, Superman, El Hombre Araña, Los Cuatro Fantásticos y una docena más como esos. Parten de un deseo insatisfecho desde la más tierna infancia, de hacer justicia, incluso por encima del sistema especialmente creado para ello, que tantas veces ha fallado en forma reiterada e impune. Si bien el buen doctor Freud nos dice que el ser humano en forma individual puede actuar de forma inteligente mientras en grandes masas puede comportarse de manera absolutamente irracional y, añadiría yo, estúpidamente violenta, ese sentimiento de insatisfacción y aún de frustación que subyace en millones de personas en lo individual con frecuencia se convierte en un caldo de cultivo idóneo para llegar a cometer verdaderos actos de barbarie al cobijo del anonimato, la impunidad y el escudo de haber consumado lo que estiman “un acto de justicia”.

Si a eso agregamos una carencia, casi generalizada, de instrucción académica, el hábito de la lectura, la falta de una espiritualidad (que no necesariamente religiosidad) genuina, y también, porqué no decirlo, de la costumbre de auto cuestionarse antes de abrir la boca para expresar algo y más aún, para actuar. Este peligroso cocktail nos amenaza constantemente y suele cobrar víctimas mortales, o cuando menos gravemente heridas a cada rato.

Recuerdo que hace ya muchos años, mi ahora finada señora madre, circulaba por la Avenida de los Maestros para cruzar la Avenida San Cosme en un Renault compacto cuando un imprudente ciclista que circulaba por la banqueta, en sentido contrario y en medio de los puestos semifijos instalados sobre las banquetas de la Avenida San Cosme, de la Ciudad de México, tuvo a bien salir como bólido, sin hacer alto alguno ni fijarse por donde circulaba, con los audífonos puestos a todo volumen y se estampó contra una salpicadera del mencionado cochecito convirtiéndola en chicharrón, voló por encima del cofre con idénticos resultados y estrellando el parabrisas, la bicicleta quedó hecha añicos y los comerciantes ambulantes que se encontraban en las cercanías por lo que, si siquiera saber, ni haber visto lo que había sucedido se lanzaron sobre el coche de mi mamá pateándolo, gritándole a ella cuanto impropero se sabían, y miren que no eran pocos, escupiéndole  a la cara, a través del cristal del conductor cuanta amenaza pudieron y aterrándola igual que a mi sobrinita que aún no cumplía los cuatro años de edad y viajaba en el asiento posterior. Afortunadamente, en una de esas, el maltrecho ciclista se levantó y alcanzó a gritarles antes de volverse a desmayar: “dejen a la señora en paz, la culpa fue mía, yo me estampé contra su coche, no fe ella, fui yo”.  De no haber sido así, y de no haber tenido ese joven la entereza moral de reconocer su imprudencia, el asunto pudo haber terminado muy mal, quizá en una tragedia. Todo a causa de un ciclista irresponsable e imprudente y una turba que no vio ni oyó nada, pero que estaba presta a “hacer justicia por propia mano” sin reparar, ni por asomo, en las consecuencias de sus estúpidos y violentos actos. ¿Cuántas situaciones similares se producirán a diario, ya no digamos en esta ciudad capital y el país entero, sino en todo el mundo? ¡A saber! Mas lo cierto es que muchas injusticias se han cometido y se seguirán cometiendo por esa infame forma de sobre reaccionar. Es por eso que confirmo: Las masas son estúpidas, mas también remato diciendo que con bastante frecuencia la estupidez resulta ser mucho más peligrosa que la maldad.



Etiquetas:   Justicia   ·   Sociedad Civil

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18424 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora