Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Internet   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Lectura   ·   Tesis   ·   Educación   ·   Internet de las Cosas   ·   Gobierno



Autonomía Universitaria


Inicio > Educación
28/08/2018


791 Visitas



Preámbulo


 

La 4ª transformación de la República que anuncia el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, exige una revisión a fondo de los conceptos jurídico políticos existentes, con el fin de comprobar su apego a los principios esenciales de nuestra Nación: República, Democrática, Representativa, Federal, Derechos Humanos, separación y equilibrio de poderes, etc.  

 

Los Universitarios que amamos a nuestras respectivas “almas mater”, en mi caso la Universidad Juárez del Estado de Durango y la Universidad Nacional Autónoma de México, estamos éticamente obligados a realizar un ejercicio de reflexión honesta y critica que responda a los mas elevados intereses de nuestra Nación y las salvaguarde de sus enemigos: internos y externos.

 

Antecedentes

 

La Autonomía Universitaria se concibió como un reducto “Republicano” para fortalecer la Educación mediante la libertad de cátedra y de pensamiento, con el fin de hacer florecer la Educación, la Investigación y la difusión de la Cultura, y es innegable que en muchos casos ha producido abundantes frutos en beneficio de la Nación Mexicana, como ocurre con la UNAM y muchas otras universidades de provincia, que con sus altibajos han sabido ejercerla con inteligencia y honorabilidad.

 

La UNAM ha dado tres egresados que alcanzaron premios Nobel y son orgullo de nuestra Nación, e innumerables descubrimientos de sus académicos, alumnos y egresados han favorecido e impulsado el desarrollo de nuestro País;  cotidianamente nos enteramos de los resultados de sus esfuerzos fecundos y creadores. Han formado generaciones de buenos Mexicanos, Patriotas, orgullosos de su Pueblo. 

 

Pero hay algunos otros casos lamentables en que el concepto de “autonomía universitaria”, como muchos otros conceptos de índole jurídico político, han sido  desviados de su objeto, y por lo tanto debe ser revisados a fondo, porque bajo el influjo de los grupos internos de presión en algunas Instituciones de Educación Superior, así como de los jefes políticos en turno, la “autonomía” ha registrado una grave distorsión que en los hechos se traduce en la privatización de estas instituciones a manos de camarillas endogámicas, excluyentes, dogmáticas e improductivas, que las usan exclusivamente para su lucro y provecho propio.

 

Así tenemos lamentables ejemplos de “Universidades Autónomas” con “profesores investigadores de tiempo completo” que rara vez pisan un aula; que en 30 años no han escrito una obra digna; desempeñan simultáneamente otros cargos igualmente de “tiempo completo”; practican “turismo académico” al extranjero todo pagado con el presupuesto público; tienen carreras con mas profesores que alumnos; sus profesores imparten materias que desconocen, son miembros del SNI del Conacyt sin haber escrito un libro propio; sus “rectores” “dirigen” tales instituciones desde sus becas de lujo en el extranjero; sus planes y programas datan de hace veinte años; son dueños absolutos de los sistemas de ingreso, promoción y permanencia del personal académico; hacen listas negras para evitar el ingreso de profesores que no son de su agrado; exigen militancia partidista en vez de calidad profesional; tienen a toda su parentela en la nómina –incluidas amantes-; canjean calificaciones y promociones por favores sexuales o económicos; protegen acosadores de alumnas; violan la Constitución, leyes y Derechos Humanos a placer; imponen a sus queridas recién egresadas en la dirección de departamentos, bufetes, coordinaciones; construyen edificios y obras que cuestan cuatro o cinco veces su valor de mercado; su eficiencia terminal es ínfima, etc.

 

El caso de la “estafa maestra”, documentado ampliamente en reportajes de la prensa nacional da una muestra del grave estado de descomposición que han alcanzado algunas de estas instituciones.

 

Ninguna institución pública, debe estar ajena al permanente escrutinio y rendición de cuentas, para comprobar en que forma se usan los recursos públicos y se realiza el Servicio Público de la Educación: que reciben y que reintegran al Pueblo de México.

 

Las Universidades Autónoma públicas son Instituciones de Educación Superior (IES), organismos descentralizados del Estado, que por disposición expresa en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) recibieron la Autonomía por medio de una Ley Federal o estatal, expedida por el Congreso de la Unión o de las legislaturas estatales.

 

¿Que es la “autonomía”?

 

“Autonomía”: del griego “autós”, propio, mismo; y “nomos”, Ley (1); significa autonormarse, darse sus propias normas... por lógica jurídica, reglamentarias, derivadas y subordinadas a su Ley, y ésta a la Constitución. La Universidad no tiene entre sus facultades constitucionales y legales la de emitir reglamentos “independientes” (2) de su Ley Orgánica. 

 

Derivado de la autonomía, la Universidad, tiene la facultad y la responsabilidad de gobernarse a si misma, dentro del Estado de Derecho.

 

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su Art. 3o.- establece que: VII. Las universidades y las demás instituciones de educación superior a las que la ley otorgue autonomía, tendrán la facultad y la responsabilidad de gobernarse a sí mismas; realizarán sus fines de educar, investigar y difundir la cultura de acuerdo con los principios de este artículo, respetando la libertad de cátedra e investigación y de libre examen y discusión de las ideas; determinarán sus planes y programas; fijarán los términos de ingreso, promoción y permanencia de su personal académico; y administrarán su patrimonio…

 

Autonomía y soberanía

 

La “autonomía” es distinta de la “soberanía”, de la primera ya se dijo en párrafos anteriores que significa y cuáles son sus alcances.

 

Soberanía: es el poder político supremo que corresponde a un Estado independiente, sin ninguna interferencia de fuentes o cuerpos externos. En teoría política, la soberanía es un término sustantivo que designa la autoridad suprema que posee el poder último e inapelable sobre algún sistema de gobierno. (3).

 

Soberanía significa poder superior, máximo; que en México, reside originariamente en el Pueblo Mexicano. CPEUM Art. 39.-  La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.

 

Las normas reglamentarias que pueden expedir las instituciones de Educación Superior públicas en ejercicio de su “Autonomía”, tienen que ver, exclusivamente con sus fines de Educar, Investigar, y difundir la Cultura, y derivan de su Ley Orgánica y solo a ella  “reglamentan”. No puede hacerlo en otras materias, por ejemplo: penal, fiscal, internacional, civil, etc.

 

Los reglamentos y demás normas que en uso de su “Autonomía” expiden las Universidades, no pueden contravenir de ninguna forma lo dispuesto en la Constitución y en su Ley Orgánica. Un Reglamento no puede modificar una Ley, y menos aún puede modificar la Constitución, o contravenirla. 

 

Por un uso indebido, a los Reglamentos expedidos por la Universidad se les llama “legislación”, pero no son “leyes”, ni tienen ese rango. Los Reglamentos no pueden vulnerar o restringir los Derechos Humanos, por ejemplo, no deben ser retroactivos, privativos o especiales, no son “reglamentos independientes” (2), porque están subordinados a su Ley Orgánica, y ésta a la CPEUM.

 

La Jerarquía Normativa en las Universidades Autónomas (UAM) sigue el siguiente orden: 1.- CPEUM, 2.- Leyes Generales y Federales (Ley para la coordinación de la Educación Superior, leyes fiscales y de fiscalización, etc.), Ley Orgánica de las IES, 3.- Reglamentos Orgánicos de las IES, 4.- Otras normas reglamentarias, 5.- Normas administrativas generales tales como Acuerdos, Planes y Programas, 6.- Otras normas administrativas particulares, tales como convocatorias, oficios, convenios, etc.

 

Universidad, Autonomía Universitaria y autoridades universitarias

 

Las autoridades universitarias no son la Universidad, son personas que la representan de acuerdo con sus facultades expresas, solo si y en tanto que se apeguen a lo dispuesto en las Leyes, y están sujetas a la Constitución, Leyes y Tratados que de ella emanen. Así como a los Reglamentos Universitarios.

 

Las autoridades universitarias, por lo tanto, están obligadas a respetar, proteger y garantizar los derechos humanos.

 

CPEUM.- Art. 1, tercer párrafo…  Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.

 

Los actos de las autoridades universitarias deben estar invariablemente fundados y motivados.

 

Las autoridades universitarias tampoco pueden establecer criterios de interpretación de las normas internas contrarios a la Constitución, tratados, Leyes, Jurisprudencia vigente, o notoriamente antijurídicos, porque en tal caso resultarían anticonstitucionales e ilegales. Por el contrario, en tanto que “autoridades”, están obligadas a hacerlo, en todo tiempo para brindar la protección más amplia del las personas que integran la comunidad universitaria.

 

CPEUM.- Art. 1, segundo párrafo…  Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia

 

Cuando una Autoridad Universitaria obra en contravención de la Constitución, de la Leyes o Reglamentos internos de la IES, no es la Universidad actuando en uso de su “Autonomía”, no es un representante de la Universidad, sino un simple transgresor que abusa de su cargo y que, de acuerdo con la gravedad de la falta, puede quedar sujeto a juicio, separado del cargo y recibir las sanciones que le correspondan.

 

Cuando una autoridad universitaria con sus actos u omisiones viola los Derechos Humanos, puede ser demandada mediante el Juicio de Amparo y recibir sentencia condenatoria obligándola a respetarlos, sin que lo con anterior se viole la “Autonomía Universitaria”, igualmente, si las autoridades pluripersonales como el Colegio Académico o los Consejos Académicos, o unipersonal como el Rector, expiden una norma reglamentaria, general o particular, que vulnere o restrinja los Derechos Humanos, puede quedar sujeta a demanda mediante el mismo juicio.

 

 

Twitter y Facebook: @adiazpi

 

 

 

(1).- Carpizo McGregor Jorge; Autonomía Universitaria; Diccionario Jurídico Mexicano, Tomo A-CH; IIJ-UNAM, Primera Edición; México, 1995; págs. 282,283.

(2).- Sobre el tema de los “Reglamentos Independientes”, ver: García de Enterría, Eduardo y Ramón Fernandez, Toas; Curso de Derecho Administrativo; Ed. Cívitas, Madrid, España; Séptima Edición; 1996; paga. 200 y 201. 

(3).- https://es.wikipedia.org/wiki/Soberanía

 

 



Etiquetas:   Constitución   ·   Derecho   ·   República

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19264 publicaciones
4834 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora