Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Elecciones Municipales   ·   Quintana Roo   ·   Sociedad   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Poesía   ·   Corrupción   ·   Ciudadanía   ·   Andrés Manuel López Obrador



Antes, la rutina


Inicio > Literatura
11/09/2011


1023 Visitas



Comparto con ustedes la producción que llevo adelante en eltitidice.tumblr.com. Esperando les guste, les mando un gran abrazo.






Prende un pucho. Mira extraviado a un sitio fijo, perdido entre el espacio gris de su turbada conciencia y se ceba un mate. Mecánica redundante en horas de la mañana, casi como una estrategia de desviación de utopías desvencijadas por su hastioso vivir. Piensa mas no encuentra el motivo excusable a sus supuestas derrotas. Tal vez, entre tantos lacerantes juicios, rememora añosos pasajes de diversión entre amigos, compañeros, camaradas.



Prende otro pucho. Escucha el vejatorio sentir de Expósito, el gato, y, como todas las mañanas de domingo, sale a su encuentro. Afable, éste se entremezcla de forma zigzagueante entre las piernas, demostrando destreza y complacencia, sellando un pacto que involucra el bocado, el arrumaco y sobre todo la complicidad. No deja el mate pero esta vez altera el orden de su infatigable rutina y pone a calentar el agua. Mientras la llama dibuja figuras extrañas, delicadas imágenes que apologizan a Hefestos, la mirada se posa sobre su compañero, aquel a quien todas las mañanas le deposita su adusta y, por momentos, distante reverencia.





Otro pucho más. Escucha el rasposo serpenteo del diario que se escurre por debajo de la puerta de entrada e inmediatamente sale a retirarlo. Flashback emotivo, recuerdos pasados de diarios y revistas: despliega el matutino en toda la mesa y divide el corpus en sus respectivos fascículos. Lo deja listo y acondicionado para que el lector -quien escribe estas humildes líneas- lo reciba. Ojea de atrás hacia adelante, metáfora de quien parece ya predestinó su porvenir y revisa la macabra cuadrícula de los resultados de la timba. Entre tantos números se van algunos que arrastran ilusiones, decantan realidades y florean disgustados días.

            

Prende el pucho. Escucha la puerta de la pieza y mira para saber quién será su acompañante a partir de ese momento. Sin mirarme, El Titi dice “¿Tomamos unos mates?” y entre cigarros, diarios y desayunos, lo acompaño sabiendo de su amor, su hastío y mi pasión.







Etiquetas:   Literatura

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21496 publicaciones
5226 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora