Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Crisis Social   ·   Crisis Económica   ·   Coronavirus   ·   Música   ·   Internet



La crisis económica y sus recaídas


Inicio > Economía
10/09/2011

1412 Visitas



A diez años de los atentados terroristas contra las Torres Gemelas, el 11 S, podemos decir sin error que el actual orden internacional dirigido por Estados Unidos vive una denominada «crisis económica global», unos dirán que iniciada por «los especuladores», otros que por el intervencionismo de los estados en los precios del dinero que provocó un gran endeudamiento bancario. En cualquier caso, todo ello se habría manifestado en unas jornadas bursátiles fatídicas del año 2008, que habrían conducido a sucesivas recaídas dentro de una grave crisis a los países más desarrollados, a causa de esos mismos «especuladores» que atacan la deuda pública de los distintos Estados, provocando rescates financieros como los de Grecia, Irlanda o Portugal.


 

Sin embargo, nadie ha definido la crisis más allá de estas vaguedades sobre el intervencionismo del Estado en la actividad económica o la acción de los especuladores bursátiles. Todo ello muy discutible, sabiendo que el término crisis aparece en los más diversos ámbitos, ya sea la crisis de valores de nuestra sociedad o las múltiples crisis de gobierno. De hecho, crisis es un término médico que surgió en la Grecia del siglo V Antes de Cristo, para definir el momento culminante en que el organismo manifiesta sus dolencias y trastornos; la crisis de una enfermedad, su punto de inflexión (el punto crítico de una función matemática), que decidirá el curso de la dolencia, ya sea la tendencia a la curación o la tendencia incluso a la muerte. Hipócrates hablaba de crisis para definir el desajuste de la proporción de humores del cuerpo, que sólo se solventará mediante la recuperación o el fallecimiento. Hoy día, la Medicina dispone de mecanismos más exactos para determinar cuándo se produce una crisis: por ejemplo, cuando la temperatura corporal según el termómetro de mercurio llega al estado crítico de hiperpirexia, con 40 º C.

 

Aplicado esto a la economía, podría decirse que los países capitalistas más desarrollados sufren una parálisis de la actividad económica, pero no por la escasez o la pobreza de medios para alimentar a su población, sino por todo lo contrario. Como decía Carlos Marx en El Capital, la tendencia del modo de producción capitalista es a sufrir crisis, pues provoca una descoordinación entre la producción y el consumo, de tal modo que la gran diferencia entre el número de unidades producidas de cada artículo respecto a la población consumidora existente, genera una gran cantidad de mercancías sin vender a causa de la falta de recursos para adquirirlas. De hecho, es lo que sucede hoy en el mundo desarrollado: hay exceso de mercancías sin vender, ya sean automóviles o sobre todo viviendas. Y si no se venden los stocks sobrantes, la producción y distribución quedan en consecuencia bloqueadas.

 

Sin embargo, la Economía no es una actividad autónoma respecto a las decisiones políticas. De hecho, es Economía Política, desarrollada en los cauces que ofrecen los Estados nacionales como ya señalamos en otros artículos. Podría decirse que una crisis económica no es sino un síntoma o parte de una crisis política más profunda. En nuestro caso, diremos que la crisis actual supone un síntoma de los límites del Imperio norteamericano y su dominio mundial, ahora amenazado por la pujanza de China y las potencias «emergentes».

 

En cualquier caso, aunque no se produzca la crisis final del capitalismo y la frustrada e ilusoria llegada del comunismo final (que no fue otra cosa que el final del comunismo), ello no significa que el sistema capitalista siga como antes, habiendo superado una situación maligna de la que ya no volverá a sufrir nunca más, que no volverá a haber más crisis de resultados impredecibles. Como bien nos advirtió Hipócrates en uno de sus aforismos: «Las impurezas que deja la crisis al terminarse la enfermedad, suelen producir recaídas».



Etiquetas:   Economía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20666 publicaciones
5136 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora