Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Escritores   ·   Pandemia   ·   Libros   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Bitcoin   ·   Criptomonedas   ·   Lectores   ·   Salud   ·   Lectura



La erosión bolivarista


Inicio > Política Nacional
07/03/2011

1372 Visitas



Casi nadie duda en Venezuela que el régimen de Chávez perdió los holgados márgenes de apoyo popular que otrora le caracterizaron. Su debilitamiento social viene siendo una tendencia de constatación técnica y política, y tan es así que el propio oficialismo se anticipó a unos resultados indeseables en las elecciones parlamentarias de 2010, y cambió el sistema electoral para favorecerse y perjudicar a los contrarios.


 

Otro tanto había realizado con la “re-centralización preventiva”, ante el escenario de significativas victorias opositoras en los comicios de gobernadores y alcaldes de 2008. Y muy probablemente se estará evaluando una nueva “operación carapacho o despojo” para el mismísimo poder presidencial, en el caso que la cuesta del 2012 se llegará a encumbrar demasiado. La guarimba sería el denominado “poder popular” muy al estilo, por cierto, de las “enseñanzas” del notorio Libro Verde de Gadafi.

 

Pero el desgaste bolivarista no implica que de forma automática se produzca el ascenso de una opción alternativa. Si el deterioro político del señor Chávez no fuera debidamente capitalizado por un referente distinto, entonces ese debilitamiento no necesariamente tendría consecuencias irreparables. Al fin y al cabo, la dinámica de la lucha política se parece a la deportiva, en el sentido que la fortaleza o debilidad de un competidor son valores relativos a la debilidad o fortaleza de sus rivales.

 

En verdad, ese desgaste se ha acentuado por méritos endógenos o la agravada crisis venezolana luego de 12 largos años de sucesivos gobiernos del señor Chávez. El poder comunicacional convence menos y las taquillas no parecen estar tan surtidas. Por otra parte, en amplios segmentos de este período, la oposición política no ha sido un factor de riesgo para el dominio oficial, sino acaso de indirecto sostén. Y eso ha venido cambiando.

 

Sin embargo, lo que venga de ganancias inesperadas en materia de ingresos petroleros de esta suerte de “bonanza en la bonanza”, no le hará daño a los afanes continuistas del oficialismo, como tampoco se lo haría una encarnizada y prolongada contienda intra-opositora por el título principal de las anunciadas primarias. Ojalá que al respecto prevaleciera algo parecido al llamado “espíritu del 23 de Enero”.

 

Y nunca se puede perder de vista que el régimen bolivarista es una neo-dictadura, es decir un despotismo que tiene la habilidad de pretender empaquetarse de democracia. Lo que significa, por ejemplo, en términos del “sistema electoral” que todo está configurado para beneficiar a la parcialidad oficial en desmedro de las opositoras.

 

En suma, la erosión bolivarista no es suficiente, ni mucho menos. Para que sea decisiva es indispensable que capitalice un contendor, y no sólo en cuanto a personalidad candidatural sino también como causa socio-política o referencia clara de alternancia y decisión. Y ese camino, para decirlo en jerga digital, aún se encuentra “en construcción”.



Etiquetas:   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21860 publicaciones
5256 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora