Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   5G   ·   Tecnología   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación



Facebook, el "útero de la felicidad"


Inicio > Educación
06/08/2018


399 Visitas



Hay una postura maniqueista en la interpretación de la realidad social  colombiana, es claro que estas posturas se asumen desde una plataforma Política: los Buenos /Malos, los Inteligentes/Brutos, los Guerreristas/Pacificadores, los que representan la Muerte/Vida. 


Todas estas tensiones se  exteriorizan en el mundo de las redes sociales, de una forma tan veloz y agresiva que van dejando ideas sueltas, y la impresión que, más allá del conflicto ideológico existente en los partidos políticos, somos enemigos. El problema fundamental, a mi juicio, es que desde los dos polos: Uribismo/Petrismo, una gran parte de sus militantes asumen unas posturas dogmáticas que no permiten ningún tipo de razonamiento que no acomode con sus ideales, porque si no te etiquetan como: "Petro-Mamerto" o "Uribestia". Lo preocupante de todo este asunto es el grado de irracionalidad en el que están cayendo un gran número de  militantes de ambos partidos. Las publicaciones que hacen muchos en Facebook son el resultado de su impotencia, de las frustraciones; se puede evidenciar un odio que resulta peligroso en determinadas situaciones específicas.

He vivido una experiencia, cómica, (por así decir). No soy Petrista, pero voté por el candidato Gustavo Petro, tampoco soy Uribista, (para el maniqueísmo, o eres lo uno o eres lo otro). 

Aunque voté por Petro, eso no me hace estar de acuerdo con todo lo que el haga o diga, como tampoco estoy de acuerdo con el acto de Mockus, (mostrar el culo). El hecho que me parezca ridículo bajarse los pantalones, esto no implica que esté de acuerdo con la corrupción que vive el país, el asesinato de algunos líderes sociales. Que no me convenza Petro del todo, no quiere decir que me  identifique con el Uribismo.

 Hace algunos días alguien me bloqueó en el Facebook. Esa persona publicó el siguiente Posts: El Uribismo no es una ideología es simplemente el reflejo del atraso educativo de Colombia”. Yo comenté: "claro que es una ideología y de las más terribles". Otro amigo de la persona, contestó: "¡muy bien! Ahora analiza la segunda parte del argumento". Aunque me pareció que no tenía nada que analizar, porque era algo lógico, según la frase, sin embargo, me senté y escribí, cuando iba  a responder, la persona del Posts me había bloqueado.

 Esta es mi repuesta:

Aparentemente es una gran frase, de esas celebres que a veces se dicen en un momento de inspiración, pero si se analiza, no dice nada en un sentido específico.

1

Hay que definir los términos, educación e ideología; analizar si son conceptos conjugados, correlativos, análogos o si se incluye o se excluyen mutuamente. Saber si pertenecen a campos científicos en el sentido de las ciencias modernas, (física, química, biología) o si pertenecen a disciplinas de las ciencias humanas, (política, psicología, sociología, economía). Pero también analizar si estos términos son ideas, es decir, que su operatoriedad desborda el campo categorial de las ciencias modernas o las disciplinas de las ciencias humanas, por ejemplo: la idea  de educación recibiría diferentes determinaciones en las teorías psicológicas: en Skinner, es la ingeniería de la conducta  destinada a condicionar  mediante refuerzos positivos, en Freud,  será un proceso paulatino que obliga a cada individuo a sustituir el principio de placer, por el principio de realidad a través de represiones y amenazas, en la epistemología genética de Piaget, la educación sería, adaptación al mundo ambiente, favoreciendo dicha adaptación, utilizando las tendencias propias de la infancia. Pero si miramos este mismo término, educación, en el campo de la sociología, en Durkhein va a tener una determinación diferente que en Boordieu, lo mismo va a suceder en el campo de la Política, de la Ética, de la religión, etc. Esto nos lleva a inferir que el termino educación no es univoco, sino análogo.

2

Si definimos el término educación remitiéndonos al concepto etimológico del latín, educación sería educa-re, educe-re,  que significaría “guiar o conducir”, este término no tiene una aplicación solamente en el campo del aprendizaje escolar;  hay personas que han sido educadas para inmolarse por una causa que ellos consideran justa, los hombres bombas, por ejemplo. El concepto de educación no opera únicamente a escala de lo humano, sino también etológico, por ejemplo: el perro de Pavlo, el lenguaje de los Chimpacé, la Caja de Skinner. Desde esta perspectiva ya se puede ver que la frase del Posts: “el Uribismo no es una ideología es simplemente el reflejo del atraso educativo de Colombia”, es confusa, a) usa arbitrariamente los términos ideología y educación, b) los usa de una manera equívoca,  si el termino ideología se define como el conjunto de creencias que enfrenta a unos grupos con otros, ¿acaso no es el Uribismo un grupo que maneja un conjunto de ideas que enfrenta sus intereses con los de otros grupos? El simple hecho de que el Uribismo esté registrado como un partido político dentro de una sociedad políticamente organizada, ya es evidente que es una ideología. c) reducir el Uribismo a una falta de educación es no saber lo que se dice,  para que el Uribismo se halla implantado como una idea política es necesario que tenga una ideología: “Mano Firme Corazón Grande”, por ejemplo; luego ese ideología se desarrollará en un cuerpo doctrinal: Uribe como el máximo representante de la Seguridad Democrática, Uribe, comparado  con la segunda persona de la Santísima Trinidad, Jesús Cristo, Uribe el Gran Colombiano, etc. Para que estas doctrinas surjan efecto se necesita unos “sacerdotes” o líderes, Paloma, Cabal, Iván De La Espriella, esto sacerdote se encargaran de EDUCAR a los simpatizantes, militantes y fanáticos a través de diversos métodos.

Finalmente, a mi juicio, eso es una frase muy visceral, en donde los argumentos no encajan.

Si no P,  entonces Q.  P equivaldría a educación y Q a Uribismo, como si P implicara necesariamente a Q, o como si Q fuera inherente a P. P en su sentido negativo puede  ser la causa de múltiplex efectos, la pobreza, por ejemplo; ¿todos los pobres le votaron al Uribismo? ¿Acaso analfabeta, o falto de educación escolar se puede identificar con irracional en un sentido político-social? También puede ser que P no cauce Q; que tanto P como Q se efectos de Y, (Miedo) por ejemplo.

Creo que es más lógico  invertir el enunciado: el Uribismo  es una ideología,  que se encarga a través de diferentes métodos, destruir los componentes racionales de la sociedad. También puede ser, el Uribismo a través de su ideología degrada los contenidos materiales de la educación escolar, en caso que el autor de la frase relacione la educación con el aprendizaje escolar. Pero cabe la posibilidad de que el autor de la frase relacione tener educación con tener cultura. "Una persona culta es una persona que posee una alta educación sobre muchas materias en general", esa es una idea ambigua que se tiene sobre la cultura; sin embargo, eso vuelve la frase mucho más confusa. Habría que preguntarle al autor de la frase, ¿qué entiende él, por Cultura? ¿Quién no tiene Cultura?  

El problema es caer en esos fundamentalismos políticos, querer que los demás respondan positivamente a cualquier cosa que se nos ocurra. Este tipo de conducta me parece peligroso, en tanto que es imposible cuestionar algunas ideas. Me ha pasado, incluso, con estudiantes de sociología que se siente aludidos frente algunas preguntas. Un número significativo de personas, comparten acríticamente todo lo que en las redes sociales les produzca placer, es un retorno al útero, ese lugar "cálido" y "oscuro" en el que se recibe una alimentación sin el menor esfuerzo producido por las propias manos; en el útero, ahí, indefenso, protegido frente a la contrariedad de la realidad, bajo la dependencia de la madre, se consume  solo lo que ella ofrece, sea para bien o para mal. Este retorno al "útero" a través de la redes sociales, dinamita la posibilidad de un encuentro dialectico; la personas viven en una felicidad infértil, más pendiente de un "me gusta", que se le diga que es una foto ¡bellísima! o necesita escuchar que tal frase que compartió es una absoluta verdad, pero no está preparado a que se le cuestione, al menos hasta que no salga del útero.

Jefferson Perea Madrid.







Etiquetas:   Educación   ·   Psicología   ·   Redes Sociales   ·   Filosofía   ·   Arte

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18425 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora