Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Poesía   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña



Calderon ¿una estrella mas?


Inicio > Política Nacional
08/09/2011

1273 Visitas



Confesiones.


 

Calderón ¿una estrella mas?

 

La pregunta que da título a esta columna, no se refiere al hecho de plantear que el presidente de la república vaya a recibir reconocimiento o premio alguno, en función de alguna acción determinada, con una estrella en la frente como se acostumbraba en el pasado en las escuelas primarias, más bien se refiere a la nueva vertiente de sus actividades, la de improvisado guía de turistas y conductor de televisión, modalidad que evidentemente persigue provocar un cambio en la percepción social, que hoy implica que más de la mitad de los mexicanos reprueban su gestión, con lo que eso significa en materia electoral, que es la ocupación y preocupación principal del mandatario.

La pregunta corresponde entonces por la coincidencia con el lema publicitario del canal dos de Televisa que  reza “una estrella más del canal de las estrellas” que es lo quizá quiera ser el presidente.

La secretaria de turismo del gobierno federal, Gloria Guevara Manzo, anuncio con bombo y platillo que el día 23 de este mes de septiembre como parte de una agresiva campaña de promoción turística, comenzara a transmitirse en el canal VME de la cadena de televisión norteamericana CBS el video denominado tour real en México.

La intención aparente supone destacar sitios paradisiacos de México, resaltando el ambiente de seguridad que los rodea, sin embargo quien encabeza la transmisión en compañía del afamado conductor Peter Greenberg, es nada más y nada menos que el propio presidente Felipe Calderón.

El recorrido contempla visitas al sótano de las golondrinas en San Luis Potosí, un rio de la selva lacandona en Chiapas, la zona ecológica los veranos en Jalisco, Chichen Itzá y Teotihuacán entre otros, en donde el mandatario bucea, rema y hace recorridos en globo aerostático, en tirolesa y a rappel.

Esta ofensiva de relaciones públicas para promover a México como un destino seguro, no es más que una estrategia de posicionamiento personal del presidente, lamentablemente desafortunada porque independientemente de la intención aparente, no es congruente con la política turística de su administración.

Se trata pues de un esquema en el que se lesiona la imagen de la investidura del cargo, se desdibuja la seriedad que debe corresponder al ejercicio del encargo público, abusando de un protagonismo tan innecesario como estéril, más parecido a un acto de campaña que de gobierno.

Primero porque el hecho de que sea  el presidente, quien conduzca el video promocional emulando por momentos al mítico personaje cinematográfico  Indiana Jones, no aporta en términos reales nada en materia propagandística, eso es solo un ardid publicitario y segundo porque con ello no logra convencer a nadie que su política en la lucha contra el crimen organizado este funcionando, la realidad es que ha resultado ser un rotundo y total fracaso.

El programa televisivo, mas allá de la difusión y efecto que pueda alcanzar realmente, se antoja un método incongruente, cuando el país se debate en una terrible e imparable ola de inseguridad, cuando los legisladores son incapaces de aprobar doce reformas constitucionales esenciales vinculadas a su combate, cuando después de la tragedia en el casino de Monterrey en donde perdieron la vida cincuenta y dos personas, la sociedad neoleonesa clama públicamente por las renuncias del gobernador del estado, Rodrigo Medina y el alcalde de la ciudad Fernando Larrazábal.

Podría suponerse incluso como una frivolidad, cuando precisamente lo que la sociedad exige es seriedad y resultados, sobre todo si se considera que la utilización del programa televisivo en mención, no nace realmente del interés por la promoción turística, tema que el presidente ha despreciado y minimizado constantemente y que terminara por ser considerado como otro grave error, por el formato y su implicación.

Consideración que es muestra del hastió común, que trasciende a toda la geografía nacional, gracias a la descomposición de una clase política y gobernante enfrascada en la batalla de los privilegios de grupo, mediante la contienda electoral que es en este momento su única prioridad.

La ocurrencia presidencial no podrá servir de distracción en un escenario tan complicado, desafortunadamente ni siquiera valdrá como elemento promocional de atracción turística, un absoluto desperdicio.

 

Quintana Roo no es inmune a la impunidad.

 

Los escándalos políticos que dominan hoy la escena del país y son la referencia obligada de la sociedad como argumentos de juicio, no son exclusivos de la escena nacional, Quintana Roo no es inmune a la impunidad que permite a políticos y funcionarios públicos, mostrar el rostro de la ineficiencia y la corrupción en toda su magnitud sin que esto implique ningún tipo de castigo, salvo el señalamiento social, todavía insuficiente como rector del orden.

Hemos comentado recientemente por ser los más actuales, los casos del gobernador de Nuevo León y el presidente municipal de Monterrey, del secretario de salud federal José Ángel Córdoba Villalobos, en relación a los apoyos financieros que recibe de una industria farmacéutica para su campaña a la gubernatura de Guanajuato, el asunto del sobre endeudamiento del estado de Coahuila, que según ha trascendido podría costarle a Humberto Moreira, la presidencia del comité nacional del PRI, que eventualmente se especula pasaría a manos de Manlio Fabio Beltrones.

Sin omitir la liberación del ex funcionario de la comisión federal de electricidad Néstor Moreno, acusado de peculado, apresado y liberado el mismo día.

Sin embargo y a pesar del revuelo de estos acontecimientos, en la entidad no somos ajenos a circunstancias similares, aun y cuando son del dominio público, como la galopante corrupción que encabezan sobre todo la presidenta municipal de extracción panista de Lázaro Cárdenas, Trinidad García Arguelles y el de Benito Juárez de filiación perredista Julián Ricalde Magaña y la ingobernabilidad que provoca Edith Mendoza Pino, alcaldesa priista de Tulum.

La falta de resultados en la gestión del general Bibiano Villa, secretario estatal de seguridad pública, cuya situación ha empeorado considerablemente a raíz del asesinato de un policía a manos de sus escoltas.

En contraste a las grandes expectativas que originaron su arribo a la entidad y su constante y exagerada exposición mediática, el general Villa, no ha sido capaz de contener a la delincuencia en la entidad, perdió el margen de apoyo y credibilidad con los que llego, siendo la escuela de policía que dirige Miguel Marchan, la única unidad de esa corporación que sobresale y eso hay que señalarlo, es precisamente porque el secretario no ha podido meter las manos ahí, situaciones ambas que trascendió el mismo Villa ha tenido que reconocer en privado, con motivo de su comparecencia a puerta cerrada en el congreso del estado.

 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall







Etiquetas:   Política   ·   Felipe Calderón

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18773 publicaciones
4732 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora