Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Sociedad   ·   Escritores   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Periodismo



El frentepopulismo que atentó contra la propia II República (I)


Inicio > Historia
18/07/2018


1030 Visitas



El frentepopulismo que atentó contra la propia II República (I)


En esta España de crecientes generaciones manipuladas y generalizadamente legas se ha tergiversado y manipulado la Historia real de la Guerra Civil, con las mismas intenciones sectarias y excluyentes de entonces. Lo cierto es que fueron los frentepopulistas los que arrasaron la II República y obligaron a media España a defenderse ante el proceso de aniquilación que pretendía imponer una dictadura estalinista. No hubo opción a un alzamiento que fue una defensa inevitable contra una andanada criminal que desbordó a la propia República.Los libros de Historia, para quien quiera leerlos, hablan de hechos, de los discursos incendiarios de Largo Caballero y conmilitones, del horror de los republicanos dignos cuando comprobaron que otros habían usado la II República para conseguir codicias ilimitadas con carencia de valores humanos y conciencia.No quiero ser presidente de una República de asesinos fue una desesperada declaración de Azaña, cuando vio en qué degeneraba la sucesión de acontecimientos hostiles y criminales que llevaron a la guerra de 1936.

Manuel Azaña, presidente de la II República: "  Si esas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco. Con Franco ya nos entenderíamos nosotros, o nuestros hijos, o quien fuere, pero estos hombres son inaguantables. Acabarán por dar la razón a Franco”.

Este gobierno que nadie votó de de Pedro Sánchez lleva a cabo una estrategia extremista de exterminio institucional borrando toda la historia que ha construido nuestra democracia, demonizando cuanta base política y social asentó la Constitución. Ahora se disponen a anular los juicios franquistas y crear al estilo orwelliano un comité de la verdad, dicen. Después de cuarenta años de olvido los revanchistas despiertan rencores olvidados para sacar ganancia del río revuelto. Seguro que pasará de largo el análisis con los miles de asesinatos practicados por la izquierda, si ya están condonadas las deudas de sangre de la encumbrada ETA. No es caradura solo sino una malignidad de necios que terminará segando, si no se evita con mareas humanas en protesta vital,  la paz en España. Aparte que detrás de medidas innecesarias, como es la exhumación de los restos de Franco, se encubre una estrategia para dividir la derecha en España y disgregar las voluntades del voto.

La Historia demuestra que la II República fue usada por extremistas con otras intenciones más allá de la pauta democrática. Históricamente la II República debería estar desligada del carácter criminal adoptado por un Frente Popular que aglutinaba todos los radicalismos con propósitos antidemocráticos. Así distinguir la dignidad ideológica del republicano ante la bestialidad de seres sin honra ni conciencia que se regían por instintos asesinos, pretendiendo una dictadura del proletariado estalinista. Hoy no se loan a los primeros sino, retorcidamente, a los segundos. No hay que confundirlos, ni a quienes honran a criminales.

https://elmurodelpuebloespanol.com/cada-vez-que-buscan-republicanos-en-las-fosas-vuelven-a-aparecer-nacionales/



Salió a la venta un libro, 1936: Fraude y violencia (Espasa, 2017) que marca un antes y un después en las justificaciones victimistas de los que atropellan los derechos de los ciudadanos en la España presente. Una obra documental y definitiva sobre  el pucherazo de 1936 que instauró una II República sin derechos electorales, sin legitimidad legal que no fuera el engaño perpetrado contra la voluntad popular. Aún así el experimento se intentó pero con numerosos depredadores al acecho para conseguir su bocado. Siendo así que el alzamiento fue una justificación absoluta contra un proceso delictivo según historiadores imparciales.

   El hispanista Stanley G. Paine  declaró que con esta obra llegaba el fin de uno  de los  últimos mitos políticos del siglo XX. Documentado el fraude electoral con declaraciones de republicanos y archivos de la época.

 Hasta entonces la historia del inicio de la Guerra Civil dependía de la idea previa con la que el investigador se disponía a defender una causa u otra, según los voluntarios o involuntarios designios de la empatía política. Una lógica consecuencia de las pesquisas emprendidas por  estudiosos, procurando hallar una verdad siempre desvirtuada por los detractores de la hipótesis que se vertía desde un punto de vista contaminado, según el prisma con que se mirara. El gran obstáculo de la verdad siempre había sido la objetividad cuestionada. De este modo no había manera de saber lo que verdaderamente sucedió en aquellos tiempos en que los dos bandos justificaban sus actuaciones buscando una razón que verificara el inicio de la guerra civil.

Niceto Alcalá Zamora

Sin embargo, conocimos en el 2017 con la objetividad que otorga la explicación de aquellas circunstancias por los testigos de entonces-como Niceto Alcalá Zamora y otros republicanos protagonistas de la Historia-a través de un libro que recoge datos fehacientes de los supuestos vencedores en las urnas admitiendo un pucherazo y continuadas violaciones de la Ley Electoral. En lo que constituyó un amaño sin escrúpulos que pretendió legitimar una victoria en las urnas que en realidad fue una trampa de sucias actuaciones para desbancar a la coalición de la derecha:  la genuina vencedora de los comicios con más de setecientos mil votos conseguidos ante el Frente Popular.

Los frentepopulistas actuales basan todas sus indignaciones y exigencias en las injusticias y afrentas del pasado. Argumentaciones que serían una farsa quitando razón a unos sinvergüenzas que viven del cuento del revanchismo por la justicia social.

 En el colmo de la caradura delictiva, el grito de arderéis como en el 36 de Rita Maestre obedecía a las mismas retorcidas intenciones de los criminales de antaño, convertidos en víctimas con el paso del tiempo gracias a esta gran farsa representada por el revisionismo histórico que enaltece a criminales de bajo fondo moral e instintos delicuescentes, justificados tras la sigla  política. Resulta que los farsantes son los victimistas de entonces;  los aprovechados y parasitarios de ahora.

 El argumento es el mismo de la superioridad moral y la instauración de un pensamiento revolucionario y desintegrador. Solo representan el oportunismo de siempre con la misma bajeza humana. También está históricamente mostrado: la codicia era la única carnaza que estos grupos dispares buscaban en asociación coercitiva. El frentepopulismo parasitó de las buenas voluntades de un régimen republicano que se vio desbordado por quienes abjuraron del ideal democrático, pero se aprovecharon para conseguir sus intereses al precio de una guerra civil entre dos bandos: el denominado izquierdista que fue ofensivo desde los inicios-quema de iglesias, asesinatos de sacerdotes, violaciones de monjas, atentados contra civiles- y el defensivo denominado nacional que tomó las armas después de soportar una destrucción continuada de sus representantes sociales y políticos. Demostrado de nuevo  documentalmente.





Si hasta Manuel Azaña, presidente de la II República, pronunció que prefería a Franco, con quien ya se entenderían o los hijos, a presidir una república de asesinos, no es cuestión de teoría sino verdad demostrada que solo puede refutarse con la mentira y la infamia.

 El asesinato del líder en el  Bloque Nacional,  aliado con la CEDA, Calvo Sotelo,  colmó el vaso de la paciencia aguantada  a duras penas hasta 1936.  Intereses dispares dirigidos por la misma posición totalitaria-PSOE-ERC-PC-POUM, Izquierda Republicana y otras formaciones-aprovecharon el ideal republicano para integrarse en una coalición, pero en realidad era el bolchevismo el que porfiaba por conseguir el poder al margen  de las intenciones constructivas de de los ideólogos repúblicos.

 En realidad la idea importaba poco, no así lo que se ambicionaba esgrimiéndola. Porque el bolchevismo representaba la anarquía, la ruptura del orden que permitía a tantos coronar codiciosas ambiciones que de otro modo no era posible. De ahí la confusión de muchas buenas voluntades de izquierdas que desconocen la criminalidad manifiesta de lo frentepopulista como marchamo de violencia para conseguir sus propósitos. La República no era la degeneración populista, sino una madura proposición de intelectualidad que se vio desbordada por la irracionalidad  de los violentos. Con ellos fue inexorable la dantesca provocación hasta el callejón sin salida de la guerra.

https://www.eldiario.es/politica/Hispanistas-Leguina-Memoria-Historica-PSOE_0_749625451.html

Acostumbrados al juego sucio, la llegada de Pedro Sánchez al poder de modo tan miserable y antidemocrático, es una muestra más de una forma de engaño permanente que las avaricias de siempre han practicado sin menor atisbo de honra. Y siguen.











Etiquetas:   PSOE   ·   Pedro Sánchez

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora