Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Muerte   ·   Pandemia   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Vacunas   ·   Elecciones Municipales



Perspectiva post-electoral de México


Inicio > Política Nacional
06/07/2018


467 Visitas



Entre ironías, sarcasmos, inconformidades, cóleras decepciones y demás sin sabores vivieron la jornada electoral quienes no comparten las propuestas y la visión de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ganador de las elecciones presidenciales en México la pasada jornada electoral del 01 de julio. Yo creo, sinceramente, que dentro de la política tradicional, aunque fuera de los partidos políticos tradicionales, Morena y AMLO serán los mejores interlocutores para el México de abajo, para los pobres, para los pueblos indígenas y campesinos organizados, y para los movimientos organizados de las distintas geografías del país. Si bien, Morena recogió a muchos empresarios, a viejos políticos y a desertores de otros partidos, pues no era posible que llegara a la presidencia con gente impecable, porque esa gente no existe y menos en la política. Ahora Morena y AMLO, para fieles a sus principios y a sus órganos constitutivos, tendrán que traicionar a algunos empresarios y políticos con los que pactaron durante la campaña electoral. Estoy de acuerdo en que los modos de proceder de AMLO sean acordes con la ley, como bien lo dijo en su primer discurso, pero que nunca olvide que por encima de la ley está el ser humano, están los pobres y marginados, a quienes su gobierno quiere dar prioridad. Eso significará en la vía legal la modificación de muchas leyes y la cancelación de reformas impulsadas por gobiernos anteriores, para que, poco a poco, se camine hacia la justicia, intentando nivelar tantos desequilibrios que las políticas neoliberales nos han dejado como consecuencia. Ya muchos políticos y vividores del sistema se preocupan por las negociaciones y alianzas que se tendrán que hacer con otras fuerzas políticas y con empresarios y con la clase alta. Ahora sí buscan a toda costa la defensa de las minorías, como si esas fuerzas políticas y empresariales se hubieran preocupado por negociar y tomar en cuenta en el ejercicio de sus cargos y proyectos a las mayorías pobres. Las negociaciones y alianzas vendrán cuando así se requiera, cuando sean para el bien mayor de todos esos excluidos y marginados del sistema. Nunca más negociaciones, ni alianzas sin tomar en cuenta el bienestar del pueblo de abajo. Para los que experimentan miedo a López Obrador, yo les diría que hicieran un pequeño ejercicio de memoria sobre el periodo en el que fue jefe de gobierno capitalino. En mi opinión las propuestas y proyectos fueron en beneficio de las mayorías. Muchas de las iniciativas que impulsó como jefe de gobierno fueron tomadas como proyectos a nivel federal. Así que no tengan miedo a los fantasmas que la mala prensa se han encargado de hacer y difundir. Muchos mexicanos realmente esperamos que AMLO no nos decepcione, pues él bien que nuestras voces y resistencias serán mayores que las de Paseo de la Reforma cuando le hicieron fraude en el 2006. Sabemos que, por un lado se necesita un gobierno dispuesto a dialogar y a apoyar los procesos de cambios profundos y por otro lado se necesita un México organizado desde las bases, desde los lugares coyunturales y estratégicos; pues será de ahí donde vendrán las propuestas más significativas y los cambios profundos. Entonces sí, tendrá sentido un gobierno populista (como dicen), un gobierno que escuche y atienda al pueblo organizado. Los mexicanos conscientes sabemos que los cambios no los va hacer el presidente recién electo, sino el pueblo organizado, con apoyo de los tres niveles de gobierno, el federal, el estatal y el municipal. Entonces y sólo entonces habrá verdadera democracia.


Yo sí espero que en este gobierno que entrará en vigor el 01 de diciembre se combata la corrupción, que se expropien y se recuperen bienes que son de la nación y del pueblo y no de los empresarios y de las clases adineradas. Espero en una articulación popular que vigile y resguarde los bienes de la nación, no sólo como gente de buena voluntad, sino como gente y asambleas reconocidas por la ley, con voz y autoridad en las distintas materias. También decimos como dijo AMLO, sí a la empresa, pero, también, sí a los impuestos de esas empresas y a los justos topes que no permitan el enriquecimiento de unos pocos a costa de la pobreza y miseria de muchos. Que todos tengan la posibilidad de crecer, sabiendo que dependemos de un México con recursos escasos que tienen que durar para las generaciones futuras. Decimos sí a la educación. Sí al campo mexicano. Sí a la soberanía alimentaria. Sí a la micro, pequeña y mediana empresa, que cuide los recursos y el equilibrio económico del país. Sí a la democratización de los medios de comunicación. Fuera de México los monopolios, oligopolios, y todos aquellos proyectos que sólo buscan la riqueza de unos pocos. Fuera los proyectos extractivos que se llevan las ganancias a otros países. Que los tratados de libre comercio cuiden el mercado interno de México. Ya no hace falta crecer más, sino crecer parejos, desde las distintas lógicas de crecimiento de los pueblos. Crecimiento no sólo significa tecnificarnos y llenarnos de basura chatarra, necesitamos crecimientos pensados, crecimiento humanos integrales.

A quienes consideran que AMLO es un político resagado por pensar que "por el bien de todos, primero los pobres" yo les diría que la pobreza es una realidad tan vieja que no era posible que un candidato que se debe al pueblo, a los pobres, no tomara en cuenta esta su y nuestra situación. Claro, los anteriores presidentes y demás candidatos de la élite política y empresarial, consideran que hablar de pobres es un discurso setentero y en sus afanes progresistas anulan esta cruda realidad de sus discursos, planes y proyectos. Ahí se ve bien que nunca han pasado hambre, que no les interesamos los de abajo. Por eso el cambio para los pobres nunca lo hemos esperado de una clase social económicamente privilegiada. Pero AMLO, el evangelio, el Concilio Vaticano II, la Doctrina Social de la Iglesia y la teología de la liberación, saben bien que es por los pobres por donde se tiene que empezar, pues eso nunca pasan de moda. Además, la pobreza es tan actual, tan real, tan indignante y tan vigente, que la mayoría de las corrientes políticas y económicas es lo que más dejan a su paso, pobreza.







No nos confundamos, pues es desde los pobres y con los pobres vendrán los cambios profundos. Y entonces sí, que viva México, ese México multicolor, ese México de abajo, ese México que volvió a encender las velas de la esperanza y de la emoción con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.



Etiquetas:   Elecciones Presidenciales   ·   México   ·   Andrés Manuel López Obrador

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21924 publicaciones
5260 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora