Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Crisis Económica   ·   Poesía   ·   Pandemia   ·   Naturaleza   ·   Salud   ·   Posverdad   ·   Fake News   ·   Humanidad   ·   Salud Pública



Triunfo de los mexicanos en las urnas, un acontecimiento inédito


Inicio > Política Nacional
05/07/2018

504 Visitas



Días antes de las elecciones, me encontré a amigos entrañables en un discreto espacio. Después de saludarnos y bromear un poco, por fin nos dispusimos a disfrutar de unas vaporosas tazas de café y uno que otro delicioso pan, nos preparábamos para conversar como frecuentemente lo hacíamos y alguien pregunto: ¿quién será el próximo presidente de México? y esa sola cuestión derivo en muchas preguntas a las que les fuimos construyendo respuesta que hoy confrontamos con la realidad.


Nos preguntábamos con cara de duda y de tensión ¿qué pasaría con los resultados de la elección?, ¿habría respeto a lo que el pueblo pediría?, ¿habría mayoría del congreso para poder reformar las reformas?, ¿el efecto AMLO repercutiría en el resto de los comicios? Muchas dudas que sólo podrían resolverse el día de la elección.

Los resultados numéricos que nos dan la legalidad y los discursivos que nos brindan legitimidad, permiten, confrontar nuestras aproximaciones con la realidad vivida a partir del 1° de julio, cuando hablábamos de lo que pasaría con los resultados de las elecciones, decíamos que era un poco complicado que el partido en el poder dejara que la elección se desarrollara en ambientes sanos y democráticos, que seguramente habría inversiones de dinero  para convencer a la gente de votar por su propuesta, que además las necesidades  de la gente y en cierto momento la falta de sentido común podrían dificultar la contundencia de los resultados de la elección a favor de AMLO. Cabe destacar que dábamos por hecho que ganaría.

La realidad al respecto es que efectivamente el PRI cometió grandes errores que iniciaron con la elección del candidato quien ni siquiera era visto con buenos ojos por la militancia, al verse disminuidos hicieron la coalición: Todos por México con el PVM y Nueva Alianza quienes tampoco tenían gran simpatía con José Antonio Meade, lo cual hizo que algunas personas optaran por abandonar y dar apoyo a la coalición hoy ganadora,  la campaña presidencial comenzó y mucha gente emprendió la graciosa huida buscando nuevas perspectivas o sea su inclusión a otros partidos políticos o coaliciones, una mayoría importante ellos comenzó a trabajar para MORENA.

En el PAN sucedió lo mismo tras la ruptura entre Ricardo Anaya y Margarita Zavala, quienes no pudieron resolver sus diferencias y decidieron continuar sus caminos políticos separados, al sentir la debilidad el partido blanquiazul busco cobijo en MC al lado del PRD haciendo la coalición: Por México al frente, misma que no fue bien aceptada por algunos militantes que se manifestaron a favor de la izquierda, de este modo quedando distribuidos entre todas las fuerzas políticas participantes, sin embargo al ver que los otros candidatos nos figuraban o ya habían salido de la contienda, optaron por dar el contundente voto de castigo al elitismo y el dedazo. El resultado: voto a favor de la coalición encabezada por MORENA quien obtuvo más del 50% de las preferencias con lo que ganó holgadamente, dichos votos, emanaron tanto de la militancia cautiva, como de los disidentes de otros partidos políticos, de los intelectuales que luchan siempre con la utopía de un país más justo, por los jóvenes que se dicen revolucionarios y muchos otros que esta vez decidieron salir a votar para quitar el poder al partido que volvió a gobernar en contra de México.

Para sorpresa de muchos, poco más de las 8 de la noche del 1° de julio, comenzaron a fluir los resultados en el sitio web del Instituto Nacional Electoral y con ello los discursos de los contendientes aceptando con un dejo de resignación que la coalición: Juntos haremos historia  aventajaba en los resultados, Meade y Anaya aceptaron la amplia ventaja en los resultados preliminares y felicitaron al candidato, lo cual dejo un claro mensaje de que no habría problema en el reconocimiento de quien sería el próximo presidente de los Estados Unidos Mexicanos. El propio presidente Peña Nieto, acepto ante la nación en cadena nacional y sin resultados aún definitivos que AMLO se perfilaba como sucesor presidencial. Esta idea contestaba a la segunda pregunta planteada al inicio del texto ya que no hubo mayores problemas para aceptar lo que la mayoría decidió, por lo menos es lo que dejaron ver los discursos legitimadores de empresarios, políticos y de la sociedad civil.

La aplastante mayoría en el Congreso de la Unión era un hecho inédito, muchos mexicanos habían acudido a votar no sólo por el candidato a presidente de la república, sino que también habían marcado las boletas de manera unánime para MORENA, por ello al momento de sacar de las urnas los votos para diputados y senadores, la contundencia de los números era asombrosa y muy proporcional a lo que ocurría con Andrés Manuel López Obrador. Los opositores se asustaron porque quedaba más que claro que el pueblo había votado por un cambio radical y ante eso, no había salida, simplemente había que aceptar, al tiempo de reconocer que las reformas del sexenio por terminar, podrían ser reformadas.

No queda lugar a dudas que el efecto de AMLO fue crucial para lo que ocurrió con los ayuntamientos, congresos locales y gubernaturas en donde el país se puso muy moreno y logró hacer ganar a muchos candidatos que en otro tiempo y en otras condiciones, jamás lo habrían logrado. Los  mapas que aparecían en la página del INE, lucían de color guinda en cualquier consulta que se hiciera, los memes en las redes sociales eran continuos tanto de burla, como de apoyo, los simpatizantes de MORENA y su coalición se daban por triunfadores, los simpatizantes de los otros partidos, permanecían callados, las imágenes de AMLO en caricatura, en fotomontaje o reales empezaron a llenar los muros y los más cercanos al centro del país acudieron a la reunión convocada para escuchar el primer discurso del líder. López Obrador estaba asociado con un partido político, una coalición, la utopía de un país, la rebeldía de los oprimidos y para muchos la única salida a lo vivido en los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI.

No quiero terminar este texto sin referirme a una de las autoras intelectuales del nuevo discurso y de los modos más mediadores de hacer política que es Tatiana Clouthier quien con su inteligencia desdibujo una campaña más propositiva y menos defensiva, ella figuro mucho para atraer a simpatizantes de la coalición, fue puente para que muchos panistas voltearan a ver que había otra opción en el contexto político, que había un proyecto de nación inclusivo y diferente a los que ya se nos había acostumbrado. Ella digirió la campaña y sabia perfectamente los alcances del discurso para un país dolido y con ganas de cambiar.

Ahora viene el tiempo postelectoral en el que se podrán juzgar los discursos y las acciones que hoy tan solo se plantean, ya habrá lugar para más discusiones con mis amigos para poder hacer nuevas preguntas y reconocer si el nuevo gobierno y el acompañamiento del pueblo, pueden lograr el país que todos soñamos.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19488 publicaciones
4875 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora