Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Filosofía   ·   Ética   ·   Poesía   ·   Medio Ambiente   ·   Biografía   ·   Cultura   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Filosofía Social



Todos contra Pedro Sánchez


Inicio > Política Nacional
16/06/2018


485 Visitas




El mismo día que Pedro Sánchez ganaba en el Congreso la moción de censura  publicaba en esta misma página un artículo, “Un gobierno del PSOE”, en el que vaticinaba que el apoyo sin condiciones que ofreció Podemos a Pedro Sánchez se tornaría, una vez formado el gobierno del PSOE, en un calvario de exigencias con el único fin de provocar o su presencia en el gobierno o la convocatoria de elecciones anticipadas. Afortunadamente, al menos de momento, parece que hay posibilidades de que la formación morada contribuya a la estabilidad del gobierno socialista.  No mencionaba en ese texto lo que haría el PP, pero era fácil adivinar sus intenciones, teniendo en cuenta que los populares acusaron a Sánchez de “llegar al gobierno por la puerta de atrás”, sin haber ganado elecciones, a costa de lo que fuera, apoyo de separatistas catalanes, proetarras etc etc, llegando casi a poner en duda la legitimidad del artículo de la Constitución que regula la moción de censura. Ciudadanos manejó argumentos similares a los del PP poniendo especial énfasis en los supuestos pactos -sin ninguna prueba de ello- con los partidos separatistas catalanes y vascos.

Los acontecimientos han ocurrido a velocidad de vértigo, en tan sólo una semana hemos pasado de tener un gobierno del PP a otro del PSOE. Una semana escasa después ya había caído del flamante gobierno socialista un ministro, Maxim Huerta, que quizá nunca debió serlo.  El PP está ya pidiendo además la dimisión del Ministro de Agricultura, Luis Planas, por estar imputado por el robo de agua a través de pozos ilegales en Doñana. Resulta evidente que en Génova no quieren dar tregua al gobierno de Sánchez y aparecen sin pudor -precisamente ellos- como abanderados de la lucha contra la corrupción para pedir dimisiones a diestro y siniestro. El PP, al igual que Ciudadanos, es consciente de que el tiempo juega a favor de Pedro Sánchez, ya que la permanencia del PSOE en la Moncloa le permite poner en marcha políticas sociales y de igualdad que sin duda mejorarán sustancialmente sus expectativas electorales.

Ciudadanos por su parte sigue insistiendo en la necesidad de convocar elecciones anticipadas para “dar la voz al pueblo”. Albert Rivera, en una acto de su Plataforma Ciudadana celebrado ayer en Málaga,  ha acusado de nuevo a Pedro Sánchez de llegar a la Moncloa por “la puerta de atrás”. Pero lo que no dice el líder de la formación naranja es que sus prisas en que haya elecciones no son precisamente por su vocación democrática, sino porque quiere impedir que la gestión de Pedro Sánchez al frente del gobierno del PSOE termine con las expectativas electorales de Ciudadanos. En política no hay nada inocente y hay que saber leer lo que se esconde detrás de tan vehementes “proclamas democráticas”.

La moción de censura de Pedro Sánchez no solo ha desalojado del gobierno a un partido condenado por lo mayores escándalos de corrupción que ha vivido nuestra democracia, sino que además ha dejado descolocado a Ciudadanos, que ha pasado de estar en la cresta de la ola electoral, que vaticinaban la mayoría de las encuestas, a correr el riesgo de estrellarse en la arena de la playa.

De lo que no hay duda en cualquier caso -y así lo recogía en el artículo que mencionaba al principio- es que Pedro Sánchez necesita consensuar sus políticas con las fuerzas parlamentarias que le dieron su apoyo en la moción del censura, y especialmente con Podemos. Precisamente el jueves pasado Pedro Sánchez se reunió en privado con Pablo Iglesias en el Palacio de la Moncloa para pactar una agenda legislativa común. El líder de Podemos ha brindado su apoyo al presidente del gobierno, pero le pide a cambio la puesta en marcha de hasta 20 iniciativas prioritarias de las que algunas son asumibles por el gobierno socialista, pero otras, como la derogación de las dos reformas laborales, o cambiar la normativa electoral sin consenso, no se podrían aceptar. Resulta evidente, pues, que del acuerdo entre estas dos fuerzas políticas depende la estabilidad del gobierno. La gran duda es que prevalecerá en la estrategia y en los intereses políticos de Pablo Iglesias, si la colaboración para mantener un gobierno de progreso o contribuir junto con PP y Ciudadanos a poner piedras en el camino a Pedro Sánchez para volver de nuevo al punto de partida. No tardaremos en saberlo.

 







Etiquetas:   PSOE   ·   Podemos   ·   Pablo Iglesias   ·   Albert Rivera   ·   Pedro Sánchez

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18875 publicaciones
4749 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora