Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Filosofía   ·   Poesía   ·   Medio Ambiente   ·   Filosofía Social   ·   Solidaridad   ·   Cultura   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores



Un Modelo perverso


Inicio > Economía
10/06/2018


643 Visitas



Pensar como empresario a Macri y su equipo, es lo que más les está boicoteando cualquier intento de aplicar un modelo económico para crecer. 




Pasa que lo que es bueno para las grandes empresas, es fatal para el país. País que hoy gobierna Macri, que fue un gran empresario.



Estar del otro lado del mostrador (y no de los dos) para Macri y sus CEOs, era más fácil, solo debían obtener adjudicaciones, contratos, beneficios, leyes y hasta algunas prebendas para su empresas y listo.  Luego de obtener la vaca atada, cazar en el zoo o que les den un sector cautivo del mercado, solo debían explotar eso y la renta estaba asegurada. No les importaba si el Estado se beneficiaba o perjudicaba con lo que ellos obtuvieron. Tampoco si era competitivo o si les estaban dando un mercado protegido. Menos aún les importaba si dolarizar su renta era bueno o malo para el país, solo buscaban un valor constante y estable para sus ganancias y a veces más que sus ganancias.

Si con el tiempo algo se sobredimensionaba en costos, por acuerdos sindicales o políticos que habían hecho para obtener el beneficio, también era complejo pero a la vez  fácil solucionarlo: se vaciaba la compañia, se transferían sus activos, se protegía su patrimonio líquido fuera del sistema financiero local, se la llevaba a quiebra, se negociaba pagar todo a la baja y en casos el Estado mismo que les había habilitado esa actividad, terminaba asumiendo algunas de sus deudas.(Este modelo hoy se sostiene en la Ley de PPP)

Esta es una apretada síntesis de muchas de las grandes empresas y su relación con el Estado y de las que fueron o son parte, varios de los funcionarios que hoy gobiernan.

El Kirchnerismo en cambio,  intentó someter a los sectores empresarios, con algunos los consiguió, pero también en casos intentó quedarse con sus empresas. Lo que no hizo y ni siquiera intentó, fue cambiar el modelo empresario, generar verdadera competencia en los sectores que más le convienen al Estado y a la sociedad (obra pública, energía y consumo masivo por ejemplo) y con esa competencia y una mayor oferta, conseguir mejores costos, en suma: no tener inflación. Claro que no era lo único que influía y hoy influye en la inflación  la concentración económica, también está la presión impositiva, las cargas fiscales, los costos extralaborales y los costos logísticos, pero la concentración es determinante, porque de haber muchos más actores en juego compitiendo, también habría más recaudación y menos evasión (que a los empresarios cercanos siempre se les permite)

Encomendar a Macri y su Equipo esta tarea, fue por lo menos voluntarista, porque difícilmente puede ser parte de la solución, alguien que fue (y es) parte del problema.

Cada medida que toma Macri, al menos las que tomó estos dos años y medio, dijo que estaban orientadas a que las empresas inviertan. 

La realidad indica que muy por el contrario, lo que hicieron las empresas fue formar precios a la alza, obtener la mayor renta posible y dolarizar esa renta. ¿Son culpables de esto? desde mi mirada liberal diría que no, las empresas están hechas para ganar, si quien impone las reglas de juego las lleva a ese escenario, ellas no son responsables de esas reglas.

Por eso para entender cómo administrar un escenario económico ---que en Argentina siempre pasa del despilfarro a la escasez --- primero hay que entender el escenario. Algunos números básicos pueden servir a entenderlo:

- Más de 70 por ciento del PBI argentino está sostenido en consumo masivo

- Un 68 por ciento del consumo masivo lo producen o comercializan multinacionales 

- Esas multinacionales solo dieron en estos años entre el 9 y el 11 por ciento del empleo formal.

- Más del 70 por ciento del empleo formal y el 80 por ciento del informal, lo dan pymes, comercios, industria manufacturera y cuentapropismo.

Solo con estos datos, aunque podríamos dar muchos más que hacen al problema, pero sería confundir, alcanzan para entender este presente. 

Una comparación que siempre se hace  es de nuestra "cultura por el dólar" y la desconexión total de los brasileños con el dólar pese a que aquí y allá operan prácticamente las mismas multinacionales ¿Alguien se preguntó por qué? 

No es la única pero la respuesta básica sería, que mientras acá el 68 por ciento del consumo masivo lo tienen multinacionales, en Brasil no llega al 25 por ciento. ¿Qué significa esto?  No es muy dificil de ver:  si el consumo de los brasileños de multinacionales no llega a una cuarta parte de sus consumos, las otras tres cuartas partes lo hacen en empresas nacionales, cada vez que sube el dólar solo las multinacionales lo tienen en cuenta para su formación de precios dado que su renta la giran en dólares a sus casas matrices y no así las nacionales. Como solo afecta a las multinacionales que se devalúe la moneda local, y en Brasil deben competir con empresas locales y solo impactan en un 25 por ciento del mercado, por una cuestión de competencia no pueden trasladar automáticamente las devaluaciones.

En Argentina pasa lo opuesto, al controlar las multinacionales más de dos tercios del mercado local, cualquier devaluación, si bien no pasa de modo automático, si a lo largo del cierre del año el nivel de precios relativos termina alcanzando y hasta pasando ---si lo retrasan-- al tipo de cambio del dólar y de paso arrastran con esos aumentos al sector pyme.

Los inmuebles aún de interés solo local o vivienda familiar se piensan en dólares, el consumo masivo sube en dólares, los bienes durables como autos, máquinas o tecnología se actualizan en dólares y ahora hasta la energía y combustibles el gobierno dolarizó completamente ¿Quién piensa en dólares, la gente o las empresas y el gobierno?

Este análisis puede llevar a pensar, que la salida es la dolarización, algo que se viene escuchando de varios sectores. 

Italia quiere volver a la Lira, Inglaterra nunca dejó la Libra e incluso decidió el Brexit, Ecuador la pasa bastante mal dolarizado dependiendo de la volatilidad del mercado internacional y aquí tuvimos 10 años de Convertibilidad, que nos llevaron al peor desenlace económico de la historia. Claramente no es la solución.

¿Cuál es entonces?

De mi parte solo puedo intentar un análisis sostenido en el sentido común, pero es claro que si el consumo masivo, no empieza más a depender de pymes nacionales, ya que grandes empresas nacionales casi no tenemos (salvo Arcor pero ahora es multinacional ) que de multinacionales, todo va a seguir dolarizado.

Vidal y Macri (primo ya en campaña parece), anunciaron descuentos impositivos de 100 por ciento en varios municipios de Conurbano para Pymes. También créditos blandos para pymes con Tasa subsidiada en Banco Provincia de 25 por ciento. Y descuentos de 30 a 10 por ciento de anticipo en Arba para liquidar deudas. 

Poco y bastante tarde el beneficio.

Poco,  comparado con el descuento a cero de las retenciones mineras, que no solo no invierten en infraestructura que le quede al país, sino que se llevan recursos sin separar metales,  a varias veces menos su valor real industrializados.Sin contar además que fueron los que más personal despidieron y no rinden dólares de exportaciones. Poco también comparado con la condonación de deudas que les dieron a las grandes compañías eléctricas, algunas gasíferas y hasta petroleras. Solo las del sector eléctrico se beneficiaron en cerca de 20 MM de pesos (más subsidios que todavía sostienen y más tarifazo) . Y muy poco ---casi nada --- comparado con los millonarios intereses que pagaron a la especulación financiera, para tener acorralados pesos en Lebac y sostener un dólar ficticio.(doble perjuicio, pagaron intereses fabulosos y perdimos competitividad)

Tarde, porque con un estancamiento que comenzó a finales de 2011, ya son miles las pymes, comercios, industrias manufactureras y productores que quebraron. Eso debieron verlo apenas asumieron y notar que no podían resistir más ajuste muchas empresas de ese sector.

Por último agregaría que es contradictorio, dar algún beneficio mínimo dos años y medio después de asumir al sector Pyme, cuando a la vez se los ahoga con costos energéticos,de logística con combustibles, impuestos y peajes. 

La concentración productiva y comercial del consumo masivo, sumada a la concentración demográfica de los factores de poder económico (el 80 por ciento está en el cinturón Santa Fe- Buenos Aires) hacen que cualquier movimiento cambiario o de tasas de interés se traslade a precios, y por estar concentrados en una sola región, se traslade rápido. 

Los precios suben en consumo masivo, por las tasas, por el dólar y aunque ambos no se muevan demasiado, suben por concentración económica y falta de competencia.

De los tres motivos principales (tasas, dólar y concentración), aunque hay secundarios como la energía, los combustibles, la logística y los peajes, de todos es responsable el gobierno. 

No se hacen cargo, hablan de herencia y tienen razón, el modelo es heredado pero ni siquiera  intentaron cambiarlo. 

Ni los empresarios que es lógico siempre quieran ganar, ni la gente que necesita o quiere comprar, son responsables de este modelo y de pensar en dólares. 

Hablan de crecimiento, desarrollo e inversiones, pero las contradicciones hacen inoperante la gestión.

No es posible seguir subiendo tarifas, seguir cobrando impuestos en esas tarifas al 50 por ciento, que las empresas privadas de energía ganen, que a la vez la gente pueda pagar, que no aumenten los precios y que las pymes resistan. Todo eso junto, no es posible.

No es posible si la generación, transporte  y distribución de energía es privada, que esas empresas sean rentables y ganen lo suficiente para invertir, que a la vez el Estado cobre Impuestos en los tres tramos de la cadena de valor del orden del 50 por ciento y que la gente pueda pagarlo. O ganan los privados o gana el Estado de un mismo servicio, el poder adquisitivo de la gente no da para que ganen tanto los dos. 

No es posible tener dolarizados los combustibles y a la vez no querer que su costo pase a precios.

No es posible tener un dólar flotando alto si todo está dolarizado o quienes producen y venden consumo masivo traducen a dólar su renta, y que los precios relativos del consumo no suban al mismo nivel.

Y no es posible que el consumo dependa más de pymes, si no se les subsidia energía, combustible, se le descuentan  impuestos y se les condonan deudas asfixiantes. El cierre de pymes no va a impactar directamente en la recaudación ---en principio--- pero si en el empleo que dan las pymes, que termina haciendo caer la recaudación de todos modos, por caída en el poder adquisitivo y en el consumo.

Si el Kirchnerismo (fuera de la corrupción) fue el gobierno de las oportunidades desperdiciadas, por los capitales que pasaron por el país, hicieron su renta y no se quedaron; el macrismo a esta altura es dificil que no quede como el gobierno de las contradicciones, que fue votado para cambiar un modelo y lo único que hizo fue profundizarlo y sostenerlo con financiamiento a fuerza de deuda.

De no ir a un modelo de dólar alto para que las exportaciones exploten y tasas bajas para que haya inversión y alta actividad, se va a seguir administrando escasez y déficit, mientras alguien lo financie.

El mercado ya no es opción de financiamiento, no al menos a tasas razonables. El FMI era la bala de plata, pero su crédito no sirve para financiar déficit de cuenta corriente (los dólares que nos faltan) sino para no dejar de pagar deudas soberanas. Lo que se necesite de dólares para el funcionamiento de la economía, seguirá saliendo de las reservas, salvo que vuelvan a entrar dólares.

Los grandes planes de cambio de Modelo,  siempre quedan postergados por la urgencia. 

Se viene un semestre muy complicado, con el agro todavía no se sabe si se puede o no contar y hasta dónde va a salvar las necesidad de divisas. Es que hasta en eso, el gobierno se puso sus propias encerronas. Dolarizó energía y combustibles, mucho antes  de que el dólar y la actualización de tarifas, hayan alcanzado un nivel real. Sujetó el nivel de la tasa de interés a las Lebac como si fueran una inversión, tan solo para que no demanden dólares. Y se comprometió a bajar retenciones al Agro a razón de un 0,5 por ciento mensual, cuando además el dólar no encontró su techo de flotación. ¿Alguien vendería toda su producción o acopio de granos, cuando sabe que el mes que viene va a costar un 0.5 por ciento más y quizá tenga un dólar más alto? ¿Y alguien puede culparlos por no vender?

Si entran  dólares para llegar a 2020, pese a las pocas condiciones para que así sea, el gobierno este año y medio seguirá  debatiéndose en solucionar, alguna de las encerronas que él mismo se puso. Si no entran los suficientes o peor aún,  no entran, lo que el gobierno no quiso corregir de arranque ---el tipo de cambio--- y prefirió un gradualismo que ya salió mucho más caro que haber corregido de shock y subsidiar el tipo de cambio a importaciones esenciales, lo va a corregir el mercado como siempre lo hace, de un modo brutal.

El modelo de tener un dólar barato y siempre retrasado, en un país donde las empresas que más venden, giran su renta en dólares al exterior, no hace otra cosa que facilitar la fuga de esos dólares, dólares que metódicamente debemos pedir porque no los producimos. 

Pelear por salarios altos en dólares, dos a tres veces nuestros vecinos de la región como llegaron a estar, no sirve de nada si los alimentos, bienes de consumo masivo, durables e inmuebles, también cuestan el doble o el triple de la región,Tener todo más caro en dólares, desde salarios a consumo y bienes, solo hacen que las empresas multinacionales, se lleven más dólares.

Así la deuda siempre es de la gente y los dólares de las grandes empresas.

Un Modelo perverso, que empobrece y nadie se atrevió ---o quiso --- cambiar





FOTO Presidencia de la Nación

















































Etiquetas:   Crisis Económica   ·   Devaluación   ·   Dólar   ·   Inflación

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18875 publicaciones
4749 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora