Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Filosofía   ·   Metafísica   ·   Teología   ·   Entrevista   ·   Cultura   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Valores   ·   Muerte


1 seguidores

Sociedad Intransigente


Inicio > Cultura
06/06/2018


247 Visitas



¡Buena almohada la duda para una cabeza bien equilibrada! (Michel E. De Montaigne) 


Es muy común que las personas tengan ideas, discursos e imágenes muy fijas en su mente. Se puede decir que estas son necesarias para el ser humano, pues en cierta medida son las que dan sentido, tranquilidad y seguridad para andar por el mundo y por la vida.  Sin embargo, este tipo de pensamiento que se fundamenta a partir de certezas tautológicas (que bien pueden ser falacias), en cierta medida es dañino y perjudicial para el individuo, la sociedad y la democracia.   

Cuando el pensamiento del ser humano se caracteriza por ser intransigente y sus razonamientos adquieren un carácter radical, es poco probable que una crítica o cuestionamiento venido del exterior que sea contrario a su lógica logre inquietar o generar una duda o una inestabilidad interna. Lastimosamente, la mayoría de personas al encontrar tranquilidad y satisfacción en esta "dinámica" del pensamiento, no se permiten la posibilidad de cambio o transformación de sus ideas que en ocasiones puede venir gracias a la investigación, los libros, el debate, la ciencia, los argumentos, el análisis y/o la reflexión.  

Y es que este tipo de pensamiento intransigente tan solo es una consecuencia de la labor que actualmente ejercen la mayoría de instituciones de socialización (escuela, familia, iglesia, medios entre otras). Todas estas fomentan y premian en buena medida el pensamiento pertinaz fundamentado en ideas incuestionables que bien pueden terminar sirviendo como un falso piso desde donde se puede observar, decodificar, interpretar y comprender de mala forma el mundo de hoy. Esto resulta bastante peligroso y lastimero, pues lo que se está describiendo anteriormente es el proceso de reproducción de estereotipos sociales, prejuicios, moralina, falsas estéticas, odios sin fundamento, fanatismos, racismos, extremismos y violencias simbólicas de toda clase.        

Podemos ver el claro ejemplo de lo anteriormente descrito en una institución como la escuela donde la labor de docentes y educadores se centra en la fijación de ideas de carácter “certero” en la mente de sus estudiantes. De hecho, esa es la visión de la educación que se ha legitimado a través de la historia: el docente como portador del saber y el estudiante como ignorante que desea le sean depositadas algunas verdades en su cabeza para dejar de serlo. Educación Bancaria lo denominó Paulo Freire.  Siguiendo esta lógica, lo más importante dentro de la escuela suele ser que los estudiantes logren dar cuenta de unos contenidos o temas de forma literal, tal cual se le ha transmitido. Poco o nada importa el generar habilidades que les permita cuestionar, contradecir, refutar, criticar, problematizar o analizar desde distintos puntos de vista las ideas que se les vende como verdades. Y, los actuales sistemas de evaluación estarán listos a premiar a estos estudiantes cuya memoria se ha ejercitado y responde de buena forma, y castigará a todos aquellos que no han desarrollado y optimizado esta capacidad.  

Como ya se ha señalado, no solo la escuela responde a este tipo de patrón que alimenta y nutre el pensamiento intransigente. Se puede hacer el mismo ejercicio de análisis con cualquiera de las instituciones de socialización primaria y secundaria, y seguramente encontraremos la misma lógica de premio y castigo a determinadas ideas y pensamientos.  

Esta obsesión por “lo claro y lo certero” representa un completo estancamiento –o retroceso- a nivel cultural, pues el pensamiento intransigente es propio de la edad media y se suponía que de allí la humanidad había logrado salir victoriosa gracias a la ilustración y la razón.  Esta se puede decir, es otra de las caras de la falsa idea de desarrollo humano, pues hoy se sigue siendo tan fanático como los inquisidores medievales.  

Ahora bien, el pensamiento intransigente fundado en certezas radicales ha comenzado a caracterizar no solo a unos cuantos individuos, sino a todas las sociedades y países del mundo. He allí a Estados Unidos con su idea de expandir la democracia de forma violenta y a cualquier costo sobre la faz de la tierra. He allí a China pretendiendo controlar los mercados globales. He allí a Israel pretendiendo desaparecer al pueblo palestino en nombre de Jesucristo. He allí, a cada uno de ellos y a muchos otros que no se mencionan (ese no es el asunto aquí), pretendiendo imponer su pensamiento sobre los demás.  

Y así, hoy, pasadas casi dos décadas del siglo XXI, somos testigos de cómo el pensamiento fundado en la razón va perdiendo cada vez más su batalla frente a grandes meta-relatos que se han mantenido (a pesar que se anunció su caída hace ya bastantes años), y nuevos micro-relatos que emergen y responden a la misma lógica simplista de brindar tranquilidad y bienestar a costa de sacrificar lo que antes era beneficio y fuente del conocimiento: la duda.   





¿Y qué resultará de todo esto?  

El ser humano terminará siendo completamente dominado por ideas, pensamientos y discursos cerrados. La obstinación imperará en su carácter. La terquedad se hará evidente en sus palabras. Caminará con los ojos vendados o quizá vendidos. Negará completamente todo aquello que le cuestiona. Reafirmará valores y verdades sin fundamentos. Rechazará todo tipo de posible cambio. Odiará y temerá a todo aquello que se muestra diferente. Será políticamente correcto, es decir sumiso. Apelará a su Biblia en caso de confusión. Hablará y conversará, pero no permitirá debatir. Verá lo que quiera ver. Defenderá a muerte sus dioses. Olvidará siempre la posibilidad de dudar. * 





*Se escribe en tiempo futuro porque el futuro es cada instante que vivimos.

++ Imagen: "El descendimiento del Cristo verde en el mercado de Tepito"  de: Pablozeta.com 



Etiquetas:   Cultura   ·   Sociedad
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
16534 publicaciones
4284 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora