Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Elecciones Municipales   ·   Quintana Roo   ·   Joe Biden   ·   Donald Trump   ·   Poesía   ·   Corrupción   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Sociedad   ·   Tecnología   ·   Escritores



La ratonera de Sánchez y Rivera


Inicio > Política Nacional
01/06/2018

564 Visitas



Decía el otro día que la estrategia de Sánchez era audaz aunque con riesgos. Pues hay que reconocer que la audacia le ha salido bien, aunque buena parte de los riesgos ahí siguen.


A la tercera ha ido la vencida. Sánchez ya ha conseguido entrar en la Moncloa, y no de visita, sino para quedarse. Podría haber subido al estrado a exponer un programa sólido y creíble, y desmarcarse de los que quieren la destrucción de España, pero con eso no hubiera conseguido sacar adelante la moción de censura. Por eso optó por sustituir las propuestas por guiños al nacionalismo antiespañol, que ya veremos si llevan además escondidos acuerdos por debajo de la mesa para sacar de la cárcel a los golpistas catalanes, y para plegarse al resto de exigencias de Puigdemont y sus secuaces. Con ello ha conseguido la presidencia evitando unas elecciones que hubieran sido perniciosas para él y su partido. ¿Pero ahora qué?

Lo que está claro es que Sánchez aguantará en la presidencia todo el tiempo que pueda. Podemos dar por segura la derogación de la reforma laboral, de la prisión permanente revisable, y de la ley de seguridad ciudadana. Es muy probable una vuelta de tuerca a la ley de la memoria histérica, o a la ley de violencia de género, incluso alguna ley para garantizar la paridad incluso en los tríos. No acometerá ni una de las reformas que de verdad necesita España, la economía se resentirá y volveremos a despertarnos preguntando por la prima de riesgo. Pero si se queda ahí, el tiempo puede jugar a su favor en términos electorales.

El problema, más para el PSOE que para Sánchez, serán los posibles pagos a cuenta a los golpistas catalanes por su apoyo de hoy. El problema se planteará si el PSOE sucumbe a la pulsión podemita de derrumbar el régimen del 78. Cada plato que rompa Sánchez en Madrid lo pagará el PSOE en Andalucía, en Aragón o en Castilla-La Macha en las autonómicas de dentro de un año. Y ojo, porque ahí puede estar el suicidio definitivo del PSOE.

En cuanto a Ciudadanos, da la impresión de que esta moción de censura les ha descolocado un tanto. En sus cuentas de la lechera estaban unas elecciones anticipadas y, en el peor de los casos, un final de legislatura desgastando al PP desde la oposición para restarle los votos de un electorado por el que compiten. Rivera y su entorno volvieron a precipitarse creyendo que al retirar su apoyo al gobierno iban a forzar el ansiado adelanto electoral, pero en lugar de eso forzaron la tormenta perfecta, la moción de censura de Sánchez que no quería elecciones ni en pintura, y la deserción del PNV que también había dicho por activa y por pasiva que no le hacía ni pizca de gracia el adelanto electoral tan ansiado por Rivera.

Y al final se han quedado sin elecciones anticipadas y sin año y pico de desgaste al PP. Quizás por eso ellos y sus terminales mediáticas andaban hasta esta misma mañana como locos por pasillos y redes sociales clamando por una dimisión de Rajoy tan innecesaria a estas alturas como inútil para evitar la formación del gobierno Frankenstein de Sánchez (los letrados de las Cortes deben estar aún descojonándose), y que el único rédito que hubiera rendido habría sido una claudicación y humillación postrera para desgastar al PP hasta su último minuto en el gobierno.

Los de Rivera van a tener que cambiar de estrategia. Rajoy ha dejado de ser el pim pam pum a costa del cual seguir arañando votos. Seguirán con su cantinela de las elecciones anticipadas, pero ya no será un gobierno del PP el que esté enfrente. Ahora tendrán que mirarse muy mucho con lo que hacen con su pacto en Andalucía con la Susana de los ERE, y en Madrid con el gobierno de Sánchez, que también es de los ERE. Ahora Ciudadanos va a encontrar al PP por delante de él en la oposición, cuando no soplándole en la nuca, y de momento con el mismo Rajoy que en dos elecciones consecutivas le dio la vuelta a esas encuestas que tan bien pintaban para los naranjas.

En cuanto al PP y Rajoy, la moción de censura ha vuelto a sacar a la superficie sus inconsistencias. El PP no supo enfocar la legislatura, y ver que el equilibrio de fuerzas que llevó a Rajoy por última vez a la Moncloa era tan frágil que podía romperse en cualquier momento. Gürtel fue la coartada para hacer saltar ese equilibrio por los aires, pero lo que estaba detrás era el miedo a unas elecciones que sólo quería Rivera. Por eso resulta absurdo que Rajoy se haya dedicado a seguir maltratando a su electorado para intentar contentar a unos socios que estaba claro que le dejarían caer en cuanto les conviniera. Ahora se ha quedado sin gobierno y con un importante desgaste electoral.

Sin ir más lejos, Rajoy optó, contra las preferencias de sus votantes, por tragarse las imposiciones de Sánchez y Rivera para aplicar un 155 que pudo aplicar él solito con mayor firmeza con su mayoría en el Senado.  Apenas seis meses después de aquello, los socios a los que pretendía contentar le han apuñalado por la espalda, con el agravante de que Ciudadanos tiene incluso la desfachatez de reclamarle ahora la firmeza que pedía entonces no tener.

Ahora al PP le toca rearmarse, e intentar impedir que los que han acabado con el gobierno de Rajoy consigan además acabar con el partido. Las presiones para borrar al PP del panorama político van a ser fuertes. Al ya tradicional cordón sanitario de la izquierda se suma ahora la Brunete mediática de Ciudadanos. Mientras exista el PP existirá techo electoral para el partido naranja. Por eso Rivera y sus lobbys van a intentar eliminar cualquier competencia en su nicho electoral. Hacer con el PP lo mismo que hicieron con UPyD.

En resumen, las prisas de Rivera y la desesperación de Sánchez nos ha metido a todos en una ratonera de la que no está claro cómo vamos a salir. Lo que es seguro es que nos dejaremos unos cuantos pelos en la gatera. 

Y ojalá y sea sólo eso



Etiquetas:   Partidos Políticos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21473 publicaciones
5225 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora