Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Sociedad   ·   Escritores   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Periodismo



El recuerdo de hoy; Una enseñanza no aprendida


Inicio > Educación
30/05/2018

427 Visitas






“…cuando nacemos no sabemos ni siquiera nuestro nombre, ni cual será nuestro sendero ni lo que el futuro esconde, entre el bautizo y el entierro cada cual hace un camino y con sus decisiones un destino…”

Vida. Rubén Blades.

                Días atrás observaba en familia una proyección de estas a los que nos tiene acostumbrado Hollywood en sus libretos; una historia jocosa que al final transmite un mensaje que se agarra de los sentimientos más sublimes del espectador.

En esta oportunidad, un chico con ganas de cantar y con una historia familiar a cuesta, donde su principal obstáculo era quienes le acompañaban en sangre, su propia familia le negaba la oportunidad de soñar, de realizarse,  en su condición de ser humano, a veces cuando tenemos problemas o creemos tenerlos, solo basta con mirar a nuestro lado y darnos cuenta que hay gente que tiene más problemas que nosotros y ¿qué problema puede ser más grande que estar solo en la búsqueda de los sueños? que no tengamos quien nos apoye o escuche cuando de aspirar en esta vida se trata. Solo de esta manera, nos enseña la vida a apreciar la compañía de quienes hoy nos siguen en nuestros sueños, estamos seguros que al bajar del estrado habrá quienes un grito o una lagrima, les brote en nuestro nombre, una vez más, la maestra vida enseñándonos lo que realmente debe aprenderse para ser más humanos.

Ese personaje en su travesía, escuchó máximas de sus acompañantes, algunas retumban en mi memoria por la dimensión de su profundidad, “No mueren las personas, sino hasta que son olvidadas” solo así desaparecen de nuestras vidas. Esta realidad, me llevó a preguntarme, ¿a cuántos no hemos olvidado en esta vida, cuando aún respiran, sienten y padecen? No puede continuarse la marcha ignorando lo que sucede a nuestro paso, antes de ser profesionales somos hombres y mujeres como actores sociales, que miran a su alrededor las cosas que ocurren. Hay mucha gente con problemas y males, que quizás no tengamos la solución a las cosas que les aquejan, pero siquiera una mirada de reconocimiento que están allí, basta para que ocupen un espacio en el recuerdo, en nuestras memorias.

La historia termina con el mensaje del reencuentro en la familia, aquel encuentro necesario en momentos de fractura y crisis social, no basta con irnos y resolver nuestro problema particular, cuando la familia que ayer fue una bendición, en la distancia día a día pasa a ser un tormento, eso no es de profesionales. El profesional no vive del problema, lo afronta y supera como experiencia de vida, esa es la didáctica que la vida misma nos enseña, recuerdo al poeta Rubén Blades que decía que la vida es una puerta donde no te cobran por la entrada y al alma es el piquete que al vivir te rasgan cuando pagas y cada paso crea una huella y cada huella es una historia y cada cual es una estrella en el cielo de la memoria, aquella memoria que comienza a cultivarse hoy, cuando cada cual le otorgue un espacio a este momento de logro, espero que el momento, no alimente el ego de muchos que no sabiendo leer entre líneas, llegan a pensar que ya conocen todo lo que han de vivir, apenas es que comienza este camino compañeros.

El camino que se hace al andar, con momentos malos y buenos, ya decía Arjona que las nubes grises también forman parte del paisaje, mi reflexión no es de catalogar las experiencias, se trata de entenderlas y vivirlas, agradecer el día de estar aquí y ser parte de la memoria de otro, muchos, quedaron en el camino, algunos que quizás quisiéramos retroceder el tiempo para volverlos a ver, pero que la misma vida les tenía otro camino preparado.

Ha llegado la hora del examen final, aquel que se vive como profesional y que comienza con la inevitable pregunta que se hace todo aquel que sube a un estrado a buscar un título, al bajar y asimilar el momento y vivir la emoción de ser llamado por su nombre y apellido, se pregunta, ¿Ahora que viene? Esa es la interrogante que nos recalca que el futuro es incierto, nadie sabe lo que viene, solo debemos aceptar lo que la vida misma depara para nosotros, hoy estamos aquí, mañana es cuestión de fe.

La juventud y la experiencia se mezclan en un mismo recorrer, ante la sociedad, somos profesionales con un titulo y eso es algo que debemos primero entenderlo, creerlo y luego respetarlo. Ya no hay espacio para la inmadurez cuando de afrontar la vida como profesionales se trata, no hay espacio para excluir y mucho menos a los que nos ayudaron, es hora de reivindicar nuestra condición humana y agradecer a quienes creyeron en nosotros, a quienes nunca dudaron que podíamos llegar, a esos, a ellos, le debemos este momento, el resto fue trabajo nuestro.

No somos profesionales por un titulo, esa es la convicción más vacía que alguien pueda tener, somos profesionales porque así lo hemos asumido ante la vida, ante nosotros mismos al mirar nuestro reflejo en el espejo, ¡como hemos crecido desde entonces! aunque algunos todavía nos vean pequeños, no porque, no hayamos demostrado madurez, sino por el temor de desprenderse de nosotros, esa sin duda, será la reflexión cuando  a nuestra apariencia física le sumemos una toga y un birrete. La vida ha de enseñarnos que podemos cambiar nuestras ropas como cada quien quiera, pero vestirse con una toga y un birrete, vale un esfuerzo que solo cada uno de nosotros conoce su precio.

Es tiempo de echar a andar nuestro caminar, ayudando a todo el que se pueda, no pensando en nada a cambio, solo la satisfacción del deber cumplido llena nuestras expectativas, la próxima vez que vivamos este momento de graduarnos, volverán los mismos recuerdos que tuvo aquel joven en la película y volverá el sentimiento que nos une a los seres más queridos, aquellos a los que hoy le dedicamos éste éxito.

Gracias a los que creyeron en nosotros, gracias a los que no lo hicieron, gracias por enseñarme a no quedarme con los brazos cruzados, hoy tengo algo que mostrar; Humildad el titulo que verdaderamente alcance.

Por: Edwars Morillo, Profesor Universitario



Etiquetas:   Reflexión

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora